Caso Ángeles: "Atrás del crimen hay alguien muy fuerte"
El expediente que investiga el asesinato de Ángeles Rawson empieza a tomar un rumbo novelesco luego de que se conocieran nuevas amenazas al encargado Jorge Mangeri. Su esposa reveló que detrás del crimen "hay alguien muy fuerte". Mensajes crípticos y una curiosa anécdota familiar.

A medida que pasan las horas, la situación se pone más y más espesa. Aprietes, denuncias cruzadas y acusaciones crípticas se dan en el marco del asesinato de Ángeles Rawson, ocurrido el pasado 10 de junio.
 
Por caso, Miguel Ángel Pierri, abogado del portero Jorge Mangeri, aseguró "no tener dudas" de que su cliente, detenido por el crimen de la adolescente Ángeles Rawson, "sufrió aprietes".

"Creo absolutamente que Mangeri sufrió una situación de apriete", dijo el letrado en diálogo con Radio 10, aunque puso en duda que los responsables de eso hayan sido policías. "Ahí hay que investigar muy claramente quiénes actuaron, creo que están cerca de quienes amenazaron a su cuñado", manifestó.

El comentario de Pierri hizo referencia a lo sucedido con el cuñado del encargado ayer jueves. Diana Saettone, su hermana, denunció que su familia fue amenazada tras la marcha a favor de su marido y relató que su hermano recibió una amenaza a las 2 de la madrugada en el teléfono de su casa, cuando se estaba por quedar dormido, por parte de una mujer a la que no reconoció.

Luego, dijo una frase elocuente: “Yo sé que atrás de esto hay alguien muy fuerte, alguien que tiene más poder que un encargado seguro”.

Y avanzó aún más: “La persona que tiene este poder seguramente está cercano a nosotros porque por algo lo involucran a mi esposo, por ser la cara visible del edificio, pero así como lo acusaron injustamente a mi esposo, yo tampoco puedo acusar”.

Saettone también reveló una curiosa anécdota ocurrida el viernes pasado cuando se cruzó con la familia de Angeles en la fiscalía y le contó a la madre, María Elena, que habían golpeado a su marido. Según ella, la mujer le pidió perdón a ambos.

“Le pidieron perdón a Jorge, le dieron un beso, lo abrazó el hermano, la mamá, y ya se lo llevaron adentro (detenido). Yo le dije que no me pidiera perdón porque los que estaban sufriendo eran ellos”, relató.


Más detalles sobre los aprietes

Anoche, un portero amigo de Mangieri llamado Jorge García habló con el periodista Samuel "Chiche” Gelblung y contó cómo fue el momento en el cual recibió a su colega completamente golpeado. Aseguró que un automóvil lo persiguió y que le aseguraron que les daba lo mismo matarlo.

"A las 19 se presenta una pareja de policía y me dicen que querían ver a Diana, su mujer, porque Jorge no se presentó a declarar y querían que ella lo haga. Se fueron ellos dos policías y a los diez minutos tocan el timbre. Atiendo y pregunto quién es y me dicen ´hola soy Jorge´. Se me vino el alma al cuerpo porque no sabíamos nada de él. Lo veo medio raro, parecía un ciruja, una persona abatida, una persona que estaba con un gorro. No parecía Jorge", aseguró García.

El portero amigo de Mangieri contó: "Jorge estaba todo flojo, como que se caía. Le dije ´decime que te pasó´ y el balbuceaba. Era difícil de entenderle. Me mataron, me mataron, me dijo. Me quemaron todo loco. Yo le saque la ropa y me di cuenta que estaba todo marcado. Dentro de mí ignorancia tenía como marcas de pucho. Tenía ampollas".

"Quiero hablar con vos a solas. No quiero ver a Dianita. Nos fuimos al sótano para hablar y ahí se largó a llorar. Me asuste y no paraba de llorar. Lo abrace. Decime que te pasa le pregunte y el sólo me decía cuídame a Dianita. Eso repetía todo el tiempo".

Así le describió Mangieri a su colega cómo fue el apriete que recibió: "Me apretaron, me apretaron. Salí de casa cuatro y medio de la mañana para hacerme los estudios y ahí me cruzaron un coche sin patente. Era un Polo negro. Me hablaron. Me dijeron ´vos sos Jorge, el encargado de Ravignani. Para un poquito. Empecé a correr y me gritaron para un poquito que me da lo mismo matarte. Capaz te salvo matándote. Me sacaron un arma e intentaron disparar. Me dijeron que me estaban haciendo la cama".

Después no supo decirme más nada. Él no quería volver a la casa", finalizó García.

Finalmente

A 11 días de ocurrido el crimen de Ángeles, el misterio se va apoderando del expediente. Para la fiscal Paula Asaro, cuando la joven volvió de su clase de gimnasia, no llegó a ingresar a su departamento, por lo que habría sido atacada en el hall de entrada.

Sin embargo, los últimos estudios conocidos determinaron que no fue violada ni mantuvo relaciones sexuales antes del crimen. El resto de los exámenes estarán listos para la semana próxima y recién entonces podrán ser cotejados con la cadena de ADN tomada de la sangre, cabellos y saliva de Mangeri.

Mientras tanto, el abogado Pierri no tiene dudas al hablar de la posible culpabilidad del encargado: "Mangeri dice que es inocente".

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó8/10
Opiniones (0)
23 de Octubre de 2014|16:51
1
ERROR
23 de Octubre de 2014|16:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"