Ciberespías: las mejores películas sobre la NSA

La Agencia de Seguridad Nacional (NSA), denunciada por Edward Snowden, ha salido en varios filmes y en algunos ha desempeñado el papel de villano.

"No quiero vivir en un mundo donde todo lo que hago y digo queda grabado". De esta forma defiende Edward Snowden su "traición" a su país, Estados Unidos, al filtrar a la prensa informes de la secreta y poderosa Agencia Nacional de Seguridad (NSA).

Traición entre comillas porque para el ciberespía arrepentido no existe como tal porque él se ha limitado a denunciar las supuestas actividades ilegales de la NSA, que espiaría las comunicaciones de millones de ciudadanos. Parece un argumento de cine, pero esta vez parece que la realidad ha superado, otra vez, a la ficción

Para Hollywood, la NSA no es una desconocida. Esta agencia que adquirió un poder tremendo después de los atentados del 11-S ha aparecido en varias películas, y en ellas se ha reflejado la capacidad que tiene para controlar las comunicaciones dentro y fuera de los Estados Unidos, pero también para, supuestamente otra vez, espiar a los ciudadanos en todo momento. Esto último se vio en el cine con Enemigo público, película de 1998 del director Tony Scott.

En ese film, agentes renegados de la NSA asesinan a un congresista y persiguen a Will Smith, que sin saberlo posee la prueba de ese crimen. Por suerte para él, contará con la ayuda de Gene Hackman, un ex miembro de la NSA, porque los villanos siguen sus pasos en todo momento gracias a las cámaras de seguridad, de tráfico, el uso de teléfonos móviles, etc. Le tienen vigilado en todo momento y Smith al principio no es consciente de cómo pueden hacerlo.

Ese mismo año, llegó a las carteleras otro largometraje con la NSA haciendo de malo. Se trató de Mercury Rising. El argumento muestra a un niño autista que descifra un código de encriptación gubernamental en teoría indescifrable, y la NSA hará todo lo posible por eliminar a quienes ponen en peligro el sistema. De evitar el infanticidio de Miko Hughes se encargará Bruce Willis, que hace de agente del FBI, otra de las agencias gubernamentales de EEUU.

En el cine de animación también ha aparecido el lado oscuro de la NSA. Fue en El gigante de hierro, película de 1999 del director Brad Bird en la que un niño oculta a un robot gigante al que persigue un paranoico agente de la NSA. Una vuelta de tuerca a la Guerra Fría porque se piensa que el robot puede haber sido enviado por el enemigo.

Seguí leyendo aquí, la nota de Jorge Ramírez Orsikowsky para lainformacion.com.

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|07:48
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|07:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic