Bunge, los jesuitas y el papa argentino

Mario Bunge es uno de los científicos más famosos de los últimos 200 años. Su opinión sobre el papa y el rol de los jesuitas.

Mario Bunge es autor de 50 libros de ciencia y es considerado uno de los científicos má famosos del mundo de los últimos 200 años. Está vivo, a punto de cumplir 94 años, pero vive en Canadá. Polémico, sus dichos nunca han pasado desapercibido. Imaginemos las consecuencias de una muy extensa entrevista realizada por Juan Claudio de Ramón, pqara la revista online española Jot Down.

Allí, tan célebre como el papa Francisco, Maradona o Messi en su mundo, Bunge se refirió al ex arzobispo de Buenos Aires tras una charla sobre la educación jesuírica de su padre.

"¿Ha sentido alguna vez la tentación religiosa?", le preguntaron y fue lacónico: "No, nunca".

Al fundamentar su respuesta, el científico señaló: "No, porque, fíjese, mi padre fue educado por los jesuitas el Colegio del Salvador y conservaba muy buenos recuerdos de él. Nunca le oí hablar mal de sus profesores. Al contrario, les tenía cariño y respeto. Porque, a su vez, lo respetaban. Los jesuitas estaban bajo observación en ese momento. Los liberales argentinos eran muy anticlericales. Habían llegado a quemar la escuela donde asistió mi padre, lo que me parece desde luego una salvajada. En todo caso, le hicieron estudiar tanta teología, según él, que esos estudios, el estudio de la teología le mostró la inexistencia de Dios. Era el alumno más sobresaliente de su promoción. Y esperaban que en el futuro fuera el gran teólogo argentino. Entonces a la edad de catorce años se dirigió a su profesor de teología y le dijo ´lo lamento mucho, padre, pero he dejado de creer en Dios´. ´¿Cómo es posible que digas algo así?´. ´He encontrado tantos disparates y tantas contradicciones que yo no puedo creer en eso`. Y no por eso lo castigaron. Al contrario, se sacó todas las medallas habidas y por haber".

Los jesuitas son especialistas en educar a ateos ilustrados. Voltaire fue uno de ellos.

- Ah, no sabía que Voltaire…

Voltaire era alumno de jesuitas, sí, sí.

- Bueno, pero los jesuitas que siguieron después no eran así. Los jesuitas que enseñaban en la escuela de los hermanos cristianos de mi barrio afuera de Buenos Aires sometían a tortura a los chicos. A los chicos que se portaban mal los encerraban en un cuarto oscuro y los obligaban a hincarse sobre granos de maíz. Entonces cuando salían, venían a jugar a la pelota conmigo, se les veían las marcas de los granos de maíz en las rodillas. No eran lo mismo. Mi padre tuvo la suerte de tener jesuitas ilustrados como profesores. Y ya le digo, siempre conservó buen recuerdo de ellos.

Ahora tenemos un papa jesuita y argentino ¿alguna opinión sobre él?

- Bueno, la opinión que tienen todos los argentinos liberales: que durante la dictadura hizo lo mismo que hizo la Iglesia argentina. Colaboró. Por lo pronto no habló en contra y hay constancia de que apartó de sus tareas a dos de sus cofrades que se dieron a la llamada teología de la liberación. Fue una dictadura horrenda y la Iglesia argentina, lo mismo que en otras actuaciones, la apoyó. Usted sabe que en 1810 casi todos los sacerdotes argentinos se plegaron a la revolución por la independencia. Y por consiguiente el Vaticano los excomulgó a todos. Y fue recién el tirano Juan Manuel de Rosas, 20 años después, que consiguió que se levantara la excomunión. Durante veinte años estuvieron excomulgados por levantarse contra el imperio español.  Pero no prejuzguemos al  nuevo papa, porque acaso nos sorprenda. Recordemos que es porteño, de modo que tal vez se siente a la diestra del Señor y se anime a corregir la corrupción de la Iglesia, que se está vaciando rápidamente incluso en Irlanda, que fuera su baluarte durante siglos.  En todo caso, le deseo suerte en cualquier tentativa de hacer el bien.

En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic