Lo acusan de abusar de una menor, casi lo linchan y le queman la casa

La batahola se registró ayer por la noche, en el barrio Buenos Vecinos de Gutiérrez (Maipú). Una mujer aseguró que un vecino había abusado de su hija y los otros comenzaron a apedrear la casa del hombre. Sin embargo una fiscal correccional ordenó el retiro de los uniformados ya que no se había radicado la denuncia por el caso.

Todo comenzó cerca de las 22 de ayer, cuando a la sede de la comisaría 29 de Gutiérrez llegó una mujer con una grave acusación: uno de sus vecinos habría abusado de su hija de 10 años, tocándole sus partes íntimas en el barrio Buenos Vecinos.

Ante la gravedad del episodio, y dado que en esa dependencia no se reciben denuncias, los efectivos pusieron un móvil a disposición de la mujer y la trasladaron a la Oficina Fiscal 10, para que radique la denuncia allí, según informaron fuentes policiales. Pero la mujer nunca formalizó la denuncia -prefirió no hacerlo-, y esto fue lo que originó los consecuentes malos entendidos, ya que en este tipo de delitos -de instancia privada- la Justicia no está autorizada a actuar de oficio.

Apredreados

Sin embargo, minutos más tarde de haber dejado a la mujer en la puerta de la décima, un llamado ingresó al 911 notificando que en la casa 18 de la manzana F de ese barrio de Gutiérrez, una enardecida turba de vecinos estaba atacando a piedrazos el frente de la vivienda, con su propietario –de apellido Barzola- en su interior. A raíz de las averiguaciones, los efectivos confirmaron que el hombre que estaba siendo atacado era el presunto abusador, él mismo al que la mujer había querido denunciar más temprano en la 29.

De inmediato el móvil policial llegó al lugar indicado, pero no obtuvieron un buen recibimiento por parte de los vecinos quienes no querían que nada se interponga entre ellos y su objetivo: linchar al hombre. Ni bien vieron aproximarse al móvil, comenzaron a largarle piedras, por lo que fue necesario que lleguen refuerzos.

La situación cada vez se volvía más caótica, ya que al lugar habían llegado 9 patrulleros, y el centenar de vecinos estaba cada vez más furioso. Tras un intenso forcejeo en el que, según informaron fuentes policiales, 10 efectivos resultaron con heridas leves, finalmente los policías lograron poner en resguardo al presunto abusador. Pero la situación no se calmó. Lejos de esto, los vecinos se enfurecieron aún más, por lo que la policía decidió dar actuación a la Justicia.

Quien se constituyó en el lugar fue la fiscal correccional Anabel Orozco, quien –llamativamente- ordenó que los efectivos policiales que participaban del procedimiento se retiraran, ya que no existía ninguna denuncia concreta contra Barzola ni sobre el supuesto episodio.

Como era de preverse, a la media hora de retirarse los uniformados, nuevamente ingresó un llamado al 911 denunciando que esa misma vivienda –ya no se encontraba el propietario- estaba siendo atacada nuevamente por los vecinos quienes la estaban saqueando y la habían prendido fuego. Pero cuando los uniformados y los bomberos trataron de constituirse nuevamente en el lugar para apaciguar el clima y sofocar el incendio, nuevamente fueron recibidos con piedrazos.

Sin denuncia

Según informaron desde la fiscalía de Luján-Maipú, efectivamente la mujer se presentó a las 22.47 de ayer en la sede de la Oficina Fiscal 10. Allí relató el episodio ante el ayudante, pero cuando se le preguntó si iba instar la acción -fundamental para dar intervención a la Justicia-, la mujer desistió y no radicó la denuncia. De igual forma, se notificó a la fiscal Ríos sobre el episodio

La falta de denuncia imposibilitó entonces que la Justicia pueda intervenir, por lo que cuando la fiscal Orozco se presentó en el lugar, debió disponer el retiro de los uniformados.

Desmantelada

Por la mañana, el panorama en el barrio Buenos Vecinos estaba alterado. Mientras que todos los vecinos no hacían otra cosa que hablar del aberrante episodio, todos señalaban con bronca el domicilio donde habitaba -al menos hasta ayer- Barzola.

Y un recorrido por la calle bastaba para figurarse lo que venía sucediendo en el lugar desde la noche de ayer. Las paredes destrozadas, se caían a pedazo, mientras que varios niños, jóvenes y no tan jóvenes se habían agolpado en la puerta de la vivienda, haciendo caer todo lo que se encontraba en pie y había sobrevivido a la arremetida de anoche.

Otros tantos, quizás un poco más oportunistas, aprovechaban para terminar de saquear material de construcción y otros elementos que encontraron como útiles. Ese es el caso de un grupo de adolescentes que se colgaron de una construcción de madera, sobre la que el dueño de casa tenía una enredadera y una vid. Tironeando y organizándose cada uno por su lado, el grupito de jóvenes logró hacer desmoronar las tablas.

En tanto, ante la llegada de algunos medios de comunicación, prefirieron responder con piedrazos -la misma forma con que repelieron a los uniformados ayer- para evitar dar precisiones.

Opiniones (1)
22 de octubre de 2017 | 15:24
2
ERROR
22 de octubre de 2017 | 15:24
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. No es la misma que impidió al Dr. Fayad el desalojo de las calles de los vendedores ambulantes?, si creo que sí.
    1
En Imágenes
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México