Reinventando a Sergio Berni
La flamante designación de Arturo Puricelli como ministro de Seguridad le permitirá al secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, extender su capacidad operativa dentro de la cartera, ya que a partir de ahora contará con un aliado, luego de los cruces que mantuvo desde su llegada con Nilda Garré. Los detalles, en esta nota.

Sergio Berni ocupa un lugar estratégico en cuanto a la relación con las fuerzas de seguridad, ya que es el encargado de definir junto al jefe de cada una, sobre todo de la Policía Federal, los ascensos, pases a retiros y cambios de puestos. Todo con la posterior firma del ministro del área y sobre todo de la presidenta, Cristina Kirchner.

El secretario de Seguridad siempre trató de estar cerca de las cúpulas y ya sin Nilda Garré podrá tener una estrecha relación con los jefes, sin que haya resistencia por parte de Arturo Puricelli, quien le tiene más confianza que su antecesora para delegar tareas.

Berni podía decir y hacer lo que quiera, pero la que tenía que poner la firma era la ministra y ella no iba a permitirle cualquier toma de decisiones", señaló un jefe de la Federal, graficando los cruces que había entre ambos.

Ya sin tener la resistencia de Garré, Berni tal vez no se reporte directamente a Cristina Kirchner, como lo hacía hasta la semana pasada, sino que consensuará con Puricelli para que sea el ministro quien se dirija a la mandataria.

Por lo tanto, el secretario buscará acercarse más a los jefes de las cúpulas como en su momento hicieron Carlos Corach durante el menemismo o el propio Néstor Kirchner primero y Aníbal Fernández después con Néstor Valleca.

Durante esta nueva etapa, el secretario de Seguridad tendrá dentro de la PFA a un hombre clave como es el comisario inspector Guillermo Calviño, titular de la Dirección de Operaciones.

Calviño, quien espera la firma de la Presidenta para ascender a comisario mayor, es el encargado de los operativos que se realizan ante marchas, protestas u otros actos en la vía pública y es quien se reporta ante el secretario de Seguridad.

Justamente, por este tipo de cuestiones hubo una discusión entre Berni y el anterior jefe de la Federal, Enrique Capdevila, que derivó en la renuncia del uniformado.

Por lo tanto, a partir del crecimiento de Berni dentro del Ministerio también es probable que Calviño adquiera mayor importancia y ya muchos en la fuerza lo señalan como el futuro  superintendente Metropolitano, o sea el número 3 de la Policía.

Otros desafíos que tendrá la dupla Puricelli-Berni, además de solucionar el problema de la inseguridad, es el de continuar con las investigaciones a jefes policiales que incurran en actos de corrupción que se habían iniciado en la etapa previa.

Antes cuando uno denunciaba a los jefes en Asuntos Internos, apenas entraba el denunciado ya se enteraba, pero con Garré no pasaba y nos sentíamos protegidos", sostuvo un suboficial de la Federal.

Esa es una de las apuestas principales que deberá llevar adelante el secretario de Seguridad para darle continuidad a uno de los puntos más importantes que hubo en la gestión de Garré.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó7/10
Opiniones (0)
2 de Septiembre de 2014|15:45
1
ERROR
2 de Septiembre de 2014|15:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"