Deportes

Messi llegó en silencio a la Argentina y partió a Rosario

La Pulga recibió el permiso de Barcelona para llegar a la Argentina, en donde será evaluado por una lesión para ver si juega las fechas de Eliminatorias.

Siempre queriendo estar apartado de los flashes y medios de comunicación, Lionel Messi a las 8 de la mañana arribó a Argentina sigilosamente, para no llamar la atención, descargar su equipaje con comodidad y luego alistarse para emprender viaje hacia su Rosario natal, en donde descansará el fin de semana antes de comenzar con los preparativos con la Selección, de cara a los próximos compromisos.

La “Pulga” se ausentará al choque del Barcelona de hoy (por la última fecha del campeonato español en el que ya dio la vuelta recibirá al Málaga) y con el permiso de la institución catalana se tratará de una distensión que padece en el bíceps femoral de su pierna derecha. Desde el 12 de mayo que no tiene competencia oficial, pero le apunta a los partidos por Eliminatorias.

Horas atrás, el entrenador de la “Albiceleste” ya anunció que iba a tenerle paciencia y aguardarlo cuanto sea necesario. “Hasta que no esté acá, no lo vea y no hablemos, no voy a confirmar que no jugará. Lo vamos a esperar hasta último momento, la ilusión de que esté la tenemos todos”, expresó Alejandro Sabella, quien se deshace en elogias al hablar de Leo.

Lo cierto es que el rosarino tendrá 7 días para mejorar respecto a su dolencia, ya que el viernes que viene la Selección se medirá con Colombia en el estadioMonumental, en otro encuentro vital por la clasificación a Brasil 2014. Sabido es que a Messi no le gusta faltar a ninguna cita en la que corra un balón, pero no sería descabellado pensar que lo preserven para estar presente en Ecuador, el otro cotejo de esta Fecha FIFA (será el martes 11 en condición de visitante).
Opiniones (0)
20 de enero de 2018 | 03:25
1
ERROR
20 de enero de 2018 | 03:25
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El ciclón que congela a los Estados Unidos
    4 de Enero de 2018
    El ciclón que congela a los Estados Unidos