América Latina presente en la Bienal de Venecia

Casi todos los países latinoamericanos están presentes en la 55a. Bienal de Venecia que abre hoy al público hasta el 24 de noviembre. Todas las expresiones.

Así ocurre con la Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, Cuba, Uruguay y Venezuela pero no con México, representado sólo por Ariel Guzik con su obra Cordios, que se exhibe en la iglesia desconsagrada de San Lorenzo.

Argentina presenta en su pabellón propio en el Arsenal, Eva-Argentina, una instalación de la joven artista rosarina Nicola Costantino mientras en el IILA  (Instituto Italo-Latinoamericano) está presente Guillermo Srodek Hart.

Lo mismo sucede con Brasil, donde conviven vivos y muertos, brasileños y extranjeros, en el pabellón del país en los Jardines de la Bienal, mientras en el IILA exhiben Juliana Stein y un abultado pelotón de jóvenes convocados por los alemanes Harun Farocki y Antje Ehmann.

Curiosa la amalgama ideada por el comisario Luis Terepins de la Bienal de Sao Paulo, donde junto a dos jóvenes artistas como Hélio Fervenza y Odires Mlászho se yuxtaponen grandes leyendas del arte del siglo XX como la brasileña Lygia Clark (1920-1988), el alemán Max Bill (1908-1994) y el italiano Bruno Munari (1907-1998).

Chile también tiene pabellón propio en el Arsenal, donde Alfredo Jaar presenta "Venezia, Venezia" mientras León y Cociña exponen en el IILA.

Por su parte Costa Rica se introduce en los Depósitos de la Sal (Magazzini del Sale) con la colectiva Democracy & Dreams y en el IILA con Lucía Madriz.

La perversión de lo clásico: anarquía de los relatos es el pomposo título del programa elegido por un grupo de artistas cubanos, abierto a los extranjeros como el austríaco Hermann Nitsch, lider del Accionismo, el chino Wang Du y el malayo H. H. Lim, mientras Humberto Díaz se presenta en solitario en el IILA.

Paraguay debuta en la Bienal con cuatro artistas: Pedro Barrail, Félix Toranzos, Diana Rossi y Daniel Milessi, que se apropian del lema de la edición de este año y en Palacio Carminati la adaptan al propio gusto mientras Fredi Casco hace lo mismo en el IILA.

Con pabellones propios en los Jardines, Uruguay y Venezuela están representados respectivamente por Wilfredo Díaz Valdés con Time (Time) Time y con el Colectivo de Artistas Urbanos Venezolanos con El arte urbano. Una estética de la subversión mientras en el IILA lo hacen Martín Sastre y Susana Arwas.

El pabellón del IILA fue inaugurado hoy por el viceministro de Estado de Asuntos Exteriores Mario Giro con dos performances del uruguayo Martín Sastre con U From Uruguay y del panameño Jhafis Quintero con Prótesis, especialmente creadas para la Bienal.

El primero rematará una de las tres botellas originales de un perfume, U como Uruguay, extraído de las flores y yuyos de la chacra del presidente del Uruguay, José Mujica, que vive modestamente en su campo en vez de la residencia presidencial, vende sus flores en el mercado y dona el 90 por ciento de su salario para la construcción de viviendas sociales, destaca Ernesto Pérez para la agencia Ansa.

Bajo el título El atlas del Imperio (inspirado en un libro de Jorge Luis Borges), el IILA se propone subrayar "las interrelaciones entre Europa y América Latina y la dinámica de los enlaces entre los artistas de ambos continentes".

La comisaria Sylvia Irrazábal y los curadores Alfons Hug y Paz Guevara han seleccionado obras de la boliviana Sonia Falcone, el colombiano François Bucher, los ecuatorianos Miguel Alvear y Patricio Andrade, el salvadoreño Simón Vega, el nicaragüense Marcos Agudelo, el peruano David Zink Yi y el colectivo de la República Dominicana Quintapata compuesto por Pascal Meccariello, Raquel Palewonsky, Jorge Pineda y Belkis Ramírez, además del italiano Luca Vitone.

¿Qué sentís?
100%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|09:01
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|09:01
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes