Sin pompa: Ricardo III fue enterrado de apuro

Revelan que el rey fue colocado de forma casual en una tumba mal preparada, lo que sugiere que los sepultureros tenían prisa por enterrarlo.

Investigadores de la Universidades de Leicester, en Reino Unido, han descubierto que el rey Ricardo III de Inglaterra fue enterrado en un sepulcro cavado apresuradamente.

Tras nuevos análisis de la tumba descubierta bajo un aparcamiento en Leicester, los arqueólogos revelan en la revista Antiquity que el rey fue colocado de forma casual en una tumba mal preparada, lo que sugiere que los sepultureros tenían prisa por enterrarlo.

Según estos científicos, Ricardo III fue colocado en una "posición extraña" y con el torso hacinado en una tumba "demasiado corta" en la parte inferior para poder colocar el cuerpo de forma convencional. La nueva investigación sugiere que es probable que alguien haya permanecido dentro de la tumba para recibir el cuerpo del difunto, como sugiere el hecho de que el cuerpo está en un lado en lugar de colocarse en el centro.

Además, hay pruebas que sugieren que las manos de Ricardo III pueden haber sido atadas cuando fue enterrado, como recoge el documento escrito por un equipo de los Servicios Arqueológicos de la Escuela de Arqueología e Historia Antigua y el Departamento de Genética de la Universidad de Leicester, que da continuidad a la revelación pública el pasado febrero de que el centro universitario había descubierto el cuerpo del rey Ricardo III.

A ese anuncio siguió un período de tres semanas de excavación, que comenzó en agosto de 2012, en lo que fue una iglesia medieval de los franciscanos o frailes grises (por el antiguo color de su hábito) en Leicester, donde en la actualidad hay un aparcamiento. El documento anuncia que la tumba del rey era demasiado corta para él y tenía forma de rombo desordenado.

La cabeza del cadáver estaba apoyada contra una de las esquinas de la tumba, lo que sugiere que los sepultureros no hicieron ningún intento de reorganizar el cuerpo una vez que se introdujo, además de no haber signos de una mortaja o un ataúd. Todo ello está en marcado contraste con las otras tumbas medievales que se encuentran en la ciudad, cuya longitud es correcta y se cavó limpiamente con lados verticales.

Esto puede indicar que los sepultureros tenían prisa por poner el cuerpo en la tierra o tenían poco respeto por los difuntos, algo que está en consonancia con las explicaciones de la historiadora medieval Polidoro Virgilio, quien dijo Ricardo III fue enterrado "sin ninguna pompa ni funeral solemne".

"El rey en el aparcamiento: nueva luz sobre la muerte y el entierro de Ricardo III en la iglesia franciscana de Leicester, en 1485" es el primer trabajo académico que se publicará por parte de la Universidad de Leicester y en el que se esbozan las principales conclusiones de la investigación arqueológica, incluyendo el análisis de la tumba y explicaciones de las conclusiones sobre el diseño del convento sobre la base de los restos de la iglesia y el claustro.

Según los autores de la investigación, los análisis apuntan a que el sepulcro construido "a toda prisa en el foso 1" está sin duda en el lugar indicado por las fuentes escritas de los siglos XV y XVI como la tumba del rey Ricardo III. "El radiocarbono revela evidencia de escoliosis severa en el esqueleto masculino, traumatismo consistentes con heridas de la batalla y potenciales lesiones de humillación peri-mortem, combinados con el ADN mitocondrial compartido con dos descendientes matrilineales independientes y bien verificados, apuntan claramente a la identificación de este individuo como el rey Ricardo III", aseguran.

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|15:01
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|15:01
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic