Moda y arte indignos

La segunda edición de Indigna, la feria de diseño y arte que convoca a artistas locales, superó las expectativas tanto del público como de los organizadores. El encuentro tuvo lugar en Óptimo y contó con la participación de diseñadores de indumentaria, artistas visuales, músicos y fotógrafos. Un espacio colmado y abierto para todos, en la tarde del domingo.

Conformes con lo ocurrido en 2007 pero aún con 'ganas de más', los creadores de Indigna apostaron por un lugar amplio; corrieron el riesgo y salieron victoriosos.

El domingo pasado cerca de las 19, el restó-bar Optimo se vistió con las telas de una troupe de diseñadores locales con ganas de mostrar el trabajo creativo que emprenden y que, por falta de espacio, muchas veces no alcanzan a exhibir.

A la creatividad de este importante número de entusiastas, se sumaron fotógrafos, artistas visuales y musicalizadores. La disco de Chacras de Coria se transformó entonces, en un espacio colmado, abierto a la moda y la originalidad. La entrada fue libre y gratuita.

El lugar donde funciona habitualmente el restó fue el predilecto de Indigna. Quienes prefirieron disfrutar de la música, los exquisitos tragos y los audiovisuales, lo hicieron en una carpa montada en el patio, y ambientada con silloncitos y puffs.

La feria

Indigna tuvo su primera edición el año pasado en La Reserva y nació como una feria de diseño de indumentaria, fotos y audiovisuales.

El objetivo de ayer y de hoy, es abrir el espacio del diseño independiente y del arte local, generar la difusión y darle a los creadores la posibilidad de exponer sus trabajos.

Indigna tiene un leit motiv, "existen jóvenes creativos, talentosos y originales que carecen del espacio y la atención que se merecen".

Y también tiene una respuesta, "revertir esta situación e invitar al mundo entero a conocer la variada, humilde y talentosa troupe de diseñadores que se fusionan con otras ramas del arte".

En Imágenes