Botero donó pinturas inspiradas en las torturas de Irak

El artista colombiano, famoso por pintar en sus cuadros a personas gordas, regaló hoy a la Universidad de Berkeley en California una serie de obras que retratan los momentos que vivieron los prisioneros iraquíes cuando sufrieron tormentos por los soldados estadounidenses en Abu Ghraib.

El artista colombiano Fernando Botero donó este miércoles a la Universidad de Berkeley en California una serie de pinturas inspiradas en los vejámenes que padecieron los presos iraquíes en la cárcel de Abu Ghraib.

La colección esta valuada en una suma que oscila entre los diez y los quince millones de dólares, según especialistas locales, informó la agencia italiana ANSA.

Las obras del más internacional artista plástico colombiano consta de 47 piezas, 25 de ellas pinturas en óleo sobre enormes lienzos y 22 dibujos a lápiz, carbón y acuarela que retratan los momentos que vivieron los prisioneros iraquíes cuando fueron torturados por los soldados estadounidenses en Abu Ghraib.

Una de las obras muestra a tres iraquíes desnudos, maniatados, encapuchados y amontonados en una pirámide humana detrás de los barrotes de una celda. El único color en el dibujo es el rojo de la sangre que brota de uno de los prisioneros.

En otra pintura, un soldado estadounidense golpea con un bastón ensangrentado la cabeza de un iraquí indefenso y medio desnudo. Muchos de los personajes tienen la gordura habitual que se ve en los trabajos de Botero, pero también hay algunos con el físico de levantadores de pesas sobrealimentados.

Abu Ghraib estuvo en el centro del escándalo de los abusos contra prisioneros que estalló en el 2004, cuando se hicieron públicas fotos que mostraban a soldados estadounidenses amontonando detenidos desnudos y sometiéndolos a humillaciones sexuales. El resultado del escándalo opacó la imagen de los soldados estadounidenses en el mundo y propició investigaciones sobre los abusos a los detenidos.

Esa cárcel ya había sido centro de detención y torturas durante la dictadura de Sadam Hussein.

Botero, de 73 años, aseguró que sus pinturas están más inspiradas en descripciones escritas de los abusos que en las fotografías. Las obras se titulan sencillamente "Abu Ghraib", seguidas por los números 1 a 50 para identificarlas.
Opiniones (1)
10 de Diciembre de 2016|09:48
2
ERROR
10 de Diciembre de 2016|09:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. opino que el accionar de botero estuvo bien ya que cada persona tiene diversos medios para expresar sus ideas y una de gran liberacion espiritual es la pintura. es increible pensar que aun en el siglo XXI las personas nos comportemos peor que personas de la edad de piedra. me produce indignacion que la idea de desarrollarnos mas siempre tare aparejado un sentimiento de competencia dolor y brutalidad. esto es nuetsra realidad y aun sabiendola no la keremos cambiar.
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic