Deportes

El estadio de Brasilia se estrenó pero hubo problemas

Con una goleada, sin terminar y con muchos problemas, fue estrenado el estadio Mané Garrincha.

El Estadio Nacional Mané Garrincha de Brasilia, palco de la apertura de la Copa Confederaciones, fue inaugurado con una goleada por 3-0 del Brasilia sobre el Brasiliense, con varios sectores inacabados y diversos problemas pendientes, entre ellos el estado del césped, lo que según medios locales "preocupa a la FIFA".

En relación a la logística de la nueva arena, varios reportes de prensa indican que la llegada al estadio, inaugurado hoy en forma oficial por la presidenta Dilma Rousseff, fue complicada para los hinchas que llegaron para asistir a la final de la liga provincial, conquistada por el Brasilia.

El público tuvo problemas para encontrar la puerta de entrada que le correspondía y, una vez dentro del estadio, no podía encontrar sus respectivos lugares. Esos problemas provocaron largas y molestas filas, que llevaron a que el choque comenzara con 20 minutos de atraso, y aún así mucha gente entró después de que el partido hubiera empezado.

Para el partido de hoy fueron habilitadas 22.000 plazas, de un total de 71.000.

El partido con tribunas llenas será realizado el próximo fin de semana, cuando el estadio, cuya construcción atiende al cuidado del medio ambiente y su diseño respeta las líneas curvas características del creador de la ciudad, el fallecido Oscar Niemeyer, reciba el choque entre Santos y Flamengo, en la primera fecha del Campeonato Brasileño.

Entre los problemas más preocupantes que aun afectan a la nueva arena, es el del césped de la cancha, que según el diario "Folha de Sao Paulo" deberá ser sustituido al término de la Copa Confederaciones a pedido de la FIFA. Esta sustitución, necesaria para estar preparado para recibir partidos durante el Mundial de 2014, insumirá un costo extra de unos 2,25 millones de dólares.

Según "Folha", la FIFA permitió, a modo de excepción, que algunos estadios que recibirán partidos durante Confederaciones -como el Maracaná, de Río de Janeiro, y el Arena Pernambuco, en Recife, además del de Brasilia- instalaran en forma "artificial" el césped en lugar de plantarlo, que es lo recomendable.

La arena de Brasilia fue la que más demoró en instalar el césped, agrega la versión periodística, lo que provoca que la cancha no posea la estabilidad requerida por la FIFA, lo que aumenta el riesgo de que los jugadores sufran lesiones y además afecta el drenaje.

Asimismo, otra de las áreas que no están terminadas, según la prensa, es la sala de prensa, que tiene capacidad para que trabajen 260 periodistas y que todavía no fue abierta.

Pese a los problemas presentados, sumados a que la inauguración del estadio fue aplazada en dos oportunidades y a que el presupuesto inicial de la obra, de unos 745,3 millones de reales (unos 372,65 millones de dólares), aumentó a 1.200 millones de reales (unos 600 millones de dólares) al día de hoy, Rousseff exaltó la apertura del "mejor estadio del Mundial" y criticó a los "pesimistas de guardia" por no confiar en el éxito de la Copa Confederaciones y del Mundial.

"Este estadio muestra la capacidad que nosotros los brasileños tenemos, juntos, de realizar aquellos que muchos pesimista dicen siempre que no somos capaces (de hacer). Por eso vamos acumulando victorias", dijo Rousseff, quien dio un simbólico puntapié inicial en la nueva arena, la quinta inaugurada de las seis que recibirán partidos durante la Copa Confederaciones.

En la ceremonia participaron además el gobernador de Brasilia, Agenelo Queiroz; el ministro de Deportes, Aldo Rebelo; el presidente del Senado, Renan Calheiros; y el gerente ejecutivo del Comité Organizador Local (COL) de Brasil 2014, Ricardo Trade, entre otras autoridades.

La construcción de la "ecoarena", llamada "el coliseo de esta nueva Roma" por el ministro Rebelo, prevé el aprovechamiento de la energía solar y del agua de lluvia, y ostenta mecanismos que ayudan a absorber, y por tanto disminuir, la cantidad de gases contaminantes de la atmósfera.

Para reducir los gastos con equipamientos para refrigeración y ventilación del estadio, la fachada es abierta entre el techo y las tribunas, lo que permite la circulación de viento dentro de la arena, mientras que el área cubierta, de 68.000 metros cuadrados, mantiene el estadio sombreado, lo que reduce el volumen de calor absorbido por sus muros.

Asimismo, la cobertura del estadio está fabricada con una membrana de origen japonés, hecha de dióxido de titanio, que ayuda a retirar los gases contaminantes de la atmósfera y combate la acumulación de polvo y otras suciedades, facilitando su mantenimiento.

Su cobertura, en tanto, está diseñada para captar el agua de las lluvias y conservarla en enormes reservorios para ser usada luego en los baños y otros servicios de limpieza del estadio.

Por último, para captar y optimizar el uso de la energía solar, serán instaladas en el techo 9.000 placas fotovoltaicas con capacidad estimada de producción de 3,2 millones de kilowatt-hora por año.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó7/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|16:45
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|16:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016