El rol de los medios a la hora de informar

La violencia escolar no sólo ganó lugar como un fenómeno social, sino que se transformó en un fenómeno mediático. Las peleas entre alumnos pasaron a ser uno de los temas preferidos de cierto sector del periodismo que encontró la veta comercial en este tipo de noticia. Las grescas mostradas por televisión generan el mismo rating como la cantidad de lectores en los medios gráficos, que buscan en las fotos la misma dosis de violencias que ofrecen los videos subidos a YouTube.

En este punto, los medios de comunicación convirtieron en noticias hechos que hasta hace años formaban parte de la vida cotidiana de los alumnos. Las peleas entre chicos son tan viejas como la escuela misma, aunque, es cierto, nunca habían mostrado este grado desmesurado de agresividad. Del mismo modo, nunca antes un periodista se había acercado a una escuela para entrevistar a los pendencieros o a sus padres.

Tanto en los casos de violencia escolar como en todos los sucesos policiales donde hubo menores de 18 años involucrados, el periodismo cayó en la grosera tentación de dar más información que la permitida por la ley.

Se trata de un mea culpa para poner en relieve el valor de lo contemplado por la Ley Nacional 26.061, de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescente. Allí están detallados los derechos y las garantías que entran en escena cuando ocurren casos con estas características. Sin embargo, desde los medios, la ley se viola una y otra vez con el falso argumento de que el derecho a información es prioritario.

Un solo hecho alcanza como ejemplo. Sucedió en Argentina, en 2004, en una escuela de Carmen de Patagones. Un chico de 15 años abrió fuego contra sus compañeros, asesinó a tres e hirió a otros cinco.

En cuestión de minutos, los medios dieron a conocer los nombres de las víctimas, la dirección de la escuela y el apodo del culpable: “Junior”.

Pero... ¿qué dice la ley 26.061 al respecto? Habla del derecho de la dignidad y expone: “Se prohíbe exponer, difundir o divulgar datos, informaciones o imágenes que permitan identificar, directa o indirectamente a los sujetos de esta ley, a través de cualquier medio de comunicación o publicación en contra de su voluntad y la de sus padres, representantes legales o responsables, cuando se lesionen su dignidad o la reputación de las niñas, niños y adolescentes o que constituyan injerencias arbitrarias o ilegales en su vida privada o intimidad familiar”.

La lectura del artículo 22 de la ley no deja lugar para segundas interpretaciones. Y así como ocurrió en aquella ocasión, en Mendoza se repitió con noticias policiales que tuvieron a menores de 18 como protagonistas. Luego del asesinato de la maestra Claudia Oroná, también en 2004, todos habían identificado al principal sospechoso como “Pitu”.

Si bien es cierto que la ley fue sancionada en el año 2005, las provincias contaban con legislaciones propias que promocionaban los mismos conceptos.

Los medios cumplen un rol fundamental a la hora de evaluar el papel que les cabe en la violencia escolar. En ocasiones, reproducen un modelo que es tomado por los adolescentes para ser parte del mismo. Lejos de advertir sobre las consecuencias de las riñas urbanas, muestra como novedad la tendencia de captar las peleas con cámaras digitales –generalmente de teléfonos celulares- para luego subirlas a internet. En el mejor de los casos, quienes retransmiten estos videos tienen la precaución de pixelar los rostros de los protagonistas.

En la vorágine de la primicia, se deforma la realidad para convertirla en noticia. Se toma como un caso de violencia escolar extrema a dos chicos que intercambian golpes de puño en la puerta del colegio, o bajo el título “Un chico llevó un arma de fuego a la escuela” se tergiversa la historia de un adolescente que, efectivamente, encontró un revólver en la calle y lo llevó para entregárselo a su maestra. Este último caso ocurrió en Córdoba.

De todos modos, aún con estas fallas, los medios sirvieron para desnudar la falta de previsión y de planes de contingencia en los organismos estatales. Las medidas adoptadas por las autoridades son dispuestas recién después de que se conoce un caso puntual de violencia escolar. Y sólo ocurre si existió repercusión mediática. De lo contrario, la información sólo quedará asentada en una carpeta que dormirá en un archivo.
Opiniones (3)
25 de septiembre de 2017 | 14:54
4
ERROR
25 de septiembre de 2017 | 14:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Mientras no haya una Ley de Ética Periodistica, como si la tienen otras profesiones, el único rol de los medios es ver como hacen para ganar más dinero, lo que no esta mal en si mismo, pero de ninguna manera es el único objetivo. Informar no informan, ayudar al debate, tampoco. Quien escucho al Sr. Andrés Gabrielli ayer en la mañana hablando tan bien de la gestión actual de Gobierno no puede menos que preguntarse: ¿y la objetividad para cuando? Lo de Gabrilli ya es paupérrimo, entonces, cual es el rol a,la hora de informar?
    3
  2. EL ROL DEL ALGUNOS PERIODISTAS,ES DIGNO DE SER CUESTIONABLE POR LA OPINIÓN PUBLICA,EN LA PROVINCIA ME HA DESILUSIONADO TOTALMENTE xxx ,Y xxx, EN SU PROGRAMA DE LA MAÑANA POR RADIO xxx. CUANDO UN OYENTE OPINA Q NO ESTÁ DE ACUERDO CON LAS MEDIDAS Q ESTÁN TOMANDO LOS GOLPISTAS DEL CAMPO,NO LO SACAN AL AIRE.
    2
  3. Pareciera ser la consigna en algunos medios de comunicación.Es común ver la influencia que puede tener una noticia tratada con todos los detalles, casi en simultáneo y en el lugar del hecho.Pero también es cierto que muy pocos han reconocído este tipo de error a la hora de informar.La competencia por un punto más de rating, juega en contra cuando se quiere mantener una credibilidad al momento de dar a conocer la noticia.La prensa necesíta de estos "Mea culpa",y nosotros,desde nuestro lugar,tenemos el rol de hacer una buena lectura, entre lo cierto y lo mediático.Y es verdad,aún con fallas,los medios sirvieron para mostrar la carencia en varios organísmos para aportar soluciones a este problema.
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'