Deportes

Barcelona y un título con "Messidependencia" extrema

El campeonato conseguido este fin de semana por los catalanes desnudó al máximo la necesidad de contar con su máxima estrella.

La "Messidependencia" del Barcelona fue tan extrema esta temporada que el equipo se sintió huérfano cuando tuvo que responder sin el argentino en el campo.

Si en las últimas temporadas, bajo el mando de Josep Guardiola, se podría haber dicho que Lionel Messi era la punta del gran iceberg que era el equipo catalán, en el presente curso el argentino se transformó en el iceberg y su equipo, en la punta.

El cuatro veces ganador del Balón de Oro fue clave no sólo en la conquista del título de la Liga española de fútbol, sino también en las sensaciones transmitidas por el grupo.

Messi consiguió la asombrosa cifra de 46 de los 107 goles sumados por su equipo en 35 partidos disputados hasta ahora en la Liga española. Es decir, el 42,9 por ciento de los tantos de su equipo.

"Sin duda que en este equipo hay 'Messidependencia' porque es fundamental para nosotros. Pero no hay 'Messidependencia' porque somos un equipo y él aporta para que los demás hagan goles. Aunque está claro que para nosotros Leo es fundamental e imprescindible por lo que representa", explicó su compañero Andrés Iniesta.

Sin embargo, la transcendencia de Messi fue casi más abrumadora por omisión que por acción. Porque el Barcelona pareció otro equipo bien diferente sin el argentino.

La ausencia del astro la pagó su equipo más en la Liga de Campeones que en la Liga española. En ésta, el equipo azulgrana consiguió fabricar una ventaja sustancial desde el mismo inicio del torneo. Lo hizo agarrado al argentino, quien consiguió un récord más al convertirse en el primer jugador en marcar consecutivamente a todos los equipos del campeonato.

Pero Messi se lesionó en la ida de los cuartos de final de la Champions ante el Paris Saint-Germain y el equipo se desplomó. El Barcelona, acostumbrado a ir de la mano del delantero, se sintió huérfano. También su hinchada.

El Bayern Múnich ganó al Barça las semifinales de la Liga de Campeones por un abrumador global de 7-0, cifra inédita en la ronda de los cuatro últimos desde que entró en vigor el nuevo formato de la máxima competición europea. Ocurrió con un Messi claramente disminuido en la ida y sentado en el banco durante la vuelta.

"Hemos pasado de la 'Barçadependencia' de Messi a la 'Messidepencencia' del Barça", proclamó Evarist Murtra, gran amigo de Guardiola y ex directivo del Barcelona en épocas tan diferentes como la de Josep Lluís Núñez y Joan Laporta.

Pudo resultar una paradoja, pero uno de los pocos momentos en que el Barcelona pudo revertir una situación muy adversa sin el argentino fue precisamente en el partido de hoy contra el Atlético, cuando el título ya estaba guardado en el bolsillo.

La "Pulga" abandonó el campo del estadio Vicente Calderón a los 67 minutos, cuando el Barcelona perdía por 1-0 y ya había realizado los tres cambios. Fue entonces cuando los azulgranas, con un hombre menos y sin la estrella revirtieron el marcador, gracias a los goles de Alexis Sánchez y Gabi, en contra.

Messi marcó esta temporada 60 goles, por 15 de David Villa y 13 de Cesc Fábregas. Estos dos últimos son ahora dos de los jugadores más criticados por la hinchada junto a otro eventual acompañante del argentino, el chileno Alexis Sánchez, una prueba de lo difícil que es encontrarle compañero a Messi.

Con el título ya en el bolsillo, los rumores periodísticos sobre candidatos a salir y entrar en el equipo se multiplicarán. Los españoles Villa y Fábregas están entre los primeros, y el brasileño Neymar entre los segundos.

Lo incuestionable es que Messi gobernó la presente edición de la Liga española y engrandeció todavía más su aura de jugador más influyente del mundo. ¿Quizá demasiado?

Opiniones (0)
22 de enero de 2018 | 14:13
1
ERROR
22 de enero de 2018 | 14:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes