Las historias paralelas de Pedro y Juan

Pedro es pobre y Juan no. Ambos van a la escuela primaria. Los dos tienen la misma edad, pero no la misma suerte, ni las mismas cosas. Tienen carencias similares, aunque esto no pueda creerse. Ambos están rodeados de oportunidades. El uno, de caer en cualquiera y el otro, al
final, también, pero con más prudencia.

Pedro llevó una cuchilla a la escuela, para sacarle punta al lápiz. Juan, un cuter.

Jugando o peleando o resolviendo cosas de preadolescentes, ambos, cada uno en su escuela, uno en la estatal de un barrio empolvado de Guaymallén y el otro en una privada de Godoy Cruz, hirieron a compañeros de clases.

Juan ve poco a sus padres. Trabajan todo el día. Sus afectos más palpables son el Nintendo y la PC. También sus padres y la señora que los acompaña desde que nacieron.

Pedro una vez fue a un cumpleaños y pudo jugar a uno de esos juegos, pero el tiempo lo mata, en realidad, cuidando hermanos. Sus padres trabajan todo el día haciendo lo mismo que el hijo: la madre cuida chicos, pero ajenos, a cambio de dinero para darle de comer a los muchos propios. Su padre no está nunca; no consigue un puesto fijo y hace changas. El cree que no le va mal.

Las autoridades de las dos escuelas se escandalizaron, obviamente, no es para menos.

En la escuela de Pedro intentaron ubicar a los padres, pero llegaron tarde, en micro y llorando. Le gritaron mucho al chico e hicieron ademanes exajerados; se tomaban la cabeza con la palma de la mano y le pronosticaban la suma de todos los males al llegar a la casa. Llegó la policía y fue un desmadre. Todos los chicos lo señalaban a Pedro. La escuela se paralizó. Alguien llamó a la radio, para pasar la noticia.

Mientras esto pasaba, a 11 kilómetros de allí, en el colegio de Juan lograron la presencia del supervisor regional. El chico agredido, ya estaba en su casa tras ser atendido por médicos y el agresor esperaba sentado en el despacho de la directora el arribo de sus padres. Llegó el padre. Habló primero con las autoridades mientras el chico miraba de reojo. Llegó un señor con corbata y una chica de anteojos con una carpeta sostenida sobre el pecho. El abogado habló con el padre y la directora. El padre y el abogado tenían las manos en jarra, corriéndose para atrás el saco del traje. La psicóloga le sonreía al niño y le hacía algunas preguntas. "Mamá no llegó", pensó Juan, relojeando hacia la entrada del colegio.

Pedro fue a la Comisaría con sus padres. No correspondía, porque es menor de edad. La prensa sacó fotos y las publicaron pixeladas en los diarios.

Juan siguió yendo a la psicóloga durante varios meses.
Opiniones (10)
21 de octubre de 2017 | 02:06
11
ERROR
21 de octubre de 2017 | 02:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Hola, es lamentable que la violencia se haya convertido en algo natural y cotidiano entre los seres humanos. Por otra parte pienso que esta situación ejemplifica perfectamente que la problemática no sólo se presenta por las condiciones de pobreza más bien lo que yo observo es que en ambos casos los niños viven en un abandono emocional.
    10
  2. LOS FELCITO YA QUE ME PARECE QUE ESTE TIPO DE OPINIONES AUTORIZADAS SON LAS QUE DEBEN OCUPAR ESTE ESPACIO!!!!!! GRACIAS.
    9
  3. Soy docente y creo que este panorama descripto es absolutamente real. Muchas gracias por todo el informe y por esta nota. Yoli
    8
  4. mala redacción, malos los ejemplos, y no tiene que ver con la generalidad de los casos. Hacen una presellección de sus escritores?. Tienen todos títulos universitarios o por lo menos terciarios?
    7
  5. ...pero real.En pocas palabras ha resumido todo lo que sucede en las escuelas,públicas y privadas.Y la violencia escolar no es una cuestión de clases sociales,no hay diferencia en absoluto.Me quedo con un párrafo de Paracelso,no creo que el orígen de la violencia sea el mísmo en ambos casos,lo que creo es que la violencia se origina fuera del cole, y se lleva dentro de la mochila.Los valores que la família no enseña, la escuela puede hacer muy poco,ya bastante tiene con lograr una convivencia democrática.La ausencia de los padres es lo que origina ese tipo de conductas, y no me refiero si tienen que salír a trabajar, sino a aquéllos que están como dibujados y no se dan cuenta que la realidad cambia cuando salen de casa. Deberíamos tener más campañas con respecto a este tema.Buena nota.
    6
  6. tenia que decirlo
    5
  7. Quién sabe quién se esconde tras ese nombre... Acompañé como voluntaria de una ONG todas las gestiones de la Dinaadyf y debo decir que el único que se ocupó del tema violencia escolar fue el señor que "Vicenta" ataca. Este gobierno cerró la oficina de control de ausentismo y de la deserción y Vicenta no se enteró. Una lástima. Le sugiero que entre a www.dinaadyf.blogspot.com y vea lo poco o mucho que este señor pudo hacer en la gestión de un gobierno bastante flojo, como Cobos.
    4
  8. El primero no me lo publicaron, va de nuevo....el autor de la nota manifiesta un interes significativo por los niños, no asi cuando fue director de la DINAADyF, a este señor le gusta figurar en los medios a cualquier costo, y hay lamentablemente medios que le dan espacio. Fue otro de los errores de Pinto, tal vez uno de los mas grandes.
    3
  9. Me gustaría debatir este tema en otro lugar con Conte (y con mucha más gente). Muy buena la nota. Marca una resolución diferente para cada situación social. Ahora bien, ¿el origen de la violencia, en ambos casos, es el mismo?. Si como se dice, la familia ocupa un rol central en este tema, ¿estas dos familias son "iguales", es decir sufren la misma patología social que deriva en situaciones violentas, y que los chicos expresan con inigualable dramatismo?. Son preguntas que no logro responder-me, a pesar de haber leído todas las notas sobre el tema.
    2
  10. muy buena la descripcion de la situacion que vemos a diario en los juzgados de familia, yo soy trabajadora social y veo mas abandono por parte de sus padres en los chicos ricos que en los pobres.
    1
En Imágenes
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México