La comunicación es vital en la prevención

La primera experiencia en convivencia social con pares que tienen los niños es la escuela. Allí, se aprende a escuchar, respetar y convivir con la existencia de otras personas que pueden, o no, tener ideales y actitudes afines a las propias. Siendo así, ¿qué ocurre cuando los niños no pueden procesar la respuesta del otro frente a un estímulo? Últimamente, la réplica más común parece ser el enojo canalizado en violencia. Es decir, la agresividad como respuesta inmediata a la frustración.

Ese tipo de experiencias han estado a la orden del día durante los 43 días de clases –dependiendo de la provincia- del ciclo lectivo 2008. ¿Será que los niños argentinos se están tornando cada vez más violentos? Tal vez, no se trate de un fenómeno nuevo sino de uno que se viene gestando desde hace varios años y sobre el que muchos han advertido, sin lograr que las autoridades y los padres tomen conciencia.

Mendoza, si bien no es una de las provincias que ha figurado en titulares nacionales por casos extremos, tampoco es ajena a la situación. A poco más de dos meses del inicio de clases, se registraron, por lo menos, cuatro casos de violencia escolar protagonizados por estudiantes menores de 15 años. En dos casos, incluso, se trató de alumnos de nivel primario.

Uno de los hechos tiene como partes actuantes a dos chicas, por lo que una posible división en géneros de esta problemática se hace imposible ya que parece afectar a chicos y chicas por igual. Cabe destacar que, estas situaciones son sólo aquellas a los que la prensa ha tenido acceso.

Violencia en las escuelas

El primero de los casos tuvo lugar el lunes 31 de marzo cuando una estudiante de 13 años salió de la escuela Pablo Neruda de Vistalba y fue atacada por una compañera, quien la insultó y la amenazó con una navaja en el estómago. Oportunamente, un compañero que pasaba por allí fue capaz de sacarle el arma propiciándole a la agresora un golpe con una carpeta. En respuesta, ésta se tiró sobre la víctima y le golpeó la cara varias veces provocándole cortes y moretones.

El conflicto se había iniciado la semana anterior, cuando la víctima estaba leyendo unas cartas personales que no había querido mostrarle a su agresora. Los padres de la niña, ante la falta de respuestas de la escuela –desde donde declararon no poder hacer nada porque todo había ocurrido “fuera del establecimiento escolar”- realizaron la denuncia en la Comisaría 11 de Luján de Cuyo.

Los otros tres hechos, de mayor envergadura, tuvieron lugar en un mismo departamento, San Rafael. Allí, se han presentado sólo en el mes de abril, tres situaciones que terminaron con dos menores detenidos, un niño de ocho años con un corte en la cara y otro niño de seis con el tabique roto.

El acontecimiento más serio, tuvo lugar en la escuela Jorge de la Reta el lunes 7 de abril cuando una docente pidió a la policía que se hiciera presente luego de que un alumno la amenazara con pegarle. Sobre los hechos que sucedieron luego, hay versiones cruzadas. Los alumnos aducen que “al negarse a ser requisados los policía los rociaron con gas lacrimógeno”.  No obstante, los agentes aseguraron al diario San Rafael que “se originó un enfrentamiento entre alumnos y uniformados, los primeros arrojando piedras y los segundos dispararon balas de goma al aire a manera de advertencia”.

Tras el altercado uno de los móviles terminó con el parabrisas roto y uno de los uniformados fue lesionado en una pierna por el impacto de un ladrillo. Como resultado, dos jóvenes, de 14 y 15 años, fueron detenidos por “arrojar piedras a un vehículo”.

Consultado por MDZ, un periodista del diario San Rafael aseguró que el episodio fue “bastante confuso porque el director del colegio, si bien habló con nosotros, quiso tapar las cosas y no explicó bien cómo se había dado todo realmente”.

Los otros dos actos violentos involucran a dos niños menores de ocho años. El más alarmante, ocurrió en una escuela de la serranía sanrafaelina donde un niño de siete años le clavó una tijera a un nene de seis. Por ello, el alumno herido tuvo que ser trasladado en una ambulancia al hospital con el elemento incrustado en su rostro.

Unos días después, un niño de seis años, en un establecimiento suburbano del mismo departamento, recibió un golpe de puño de otro compañero de la misma edad que le provocó la fractura del tabique nasal. Tras ser avisado, su padre fue a buscarlo y optó por radicar la denuncia en la Comisaría Octava.

La respuesta de la DGE

Como bien han establecido los datos enunciados, en Mendoza existen conflictos de violencia escolar, y los hechos no parecen ser aislados, ya que si se analiza la información de forma temporal, se puede decir que cada diez días se produjo un hecho de violencia en el ámbito escolar. Llamativamente, tres tuvieron lugar en el mismo departamento.

Ante la consulta de MDZ, la jefa de la Dirección de Apoyo Psicopedagógico Comunitario (DOAPC) en ese departamento, Mercedes Torrecillia, aseguró desconocer “los hechos de violencia que me mencionan, de todas formas, no siempre se contactan con nosotros, la derivación del hecho lo analiza la supervisora seccional”. No obstante, Torrecillia afirmó que “se solicita permanentemente intervención nuestra, todas las semanas, pero no más que en años anteriores. La violencia está presente en la sociedad y la escuela es sólo un lugar más donde se manifiesta”.

Al solicitarle que diera un número estimado de llamadas que se recibían por semana respondió: “No, ese dato no se decirlo”. Sobre la posibilidad de que se registre una tasa más alta de este tipo de incidentes en San Rafael, Torrecillia dijo no creer que “se hagan más llamadas que en el resto de la provincia”.

En definitiva, ante dos casos concretos de violencia en establecimientos primarios          – hay que tener en cuenta que esta sede sólo abarca los establecimientos que van desde jardines de cuatro a 7º grado- la DOAPC no fue consultada, por lo que esos chicos no recibieron por parte de la Dirección la mediación correspondiente. Asimismo, en la sede principal de esta Dirección, la licenciada Stella Quagliarella a cargo del área de Convivencia y Mediación, tampoco estaba al tanto de los hechos mencionados.

Si bien la labor de esta dependencia no es menor, ya que desde su creación en 2004 se han realizado 1.625 intervenciones y se han capacitados 7.248 docentes y 498 alumnos en mediación, persiste la impresión que no se están llevando a cabo tareas “activas” ante la presencia de hechos concretos, por más  que los incidentes no sean significativos.

La información y comunicación permanente entre los directivos escolares y los funcionarios de la Dirección General de Escuelas es vital para comenzar a trabajar en la prevención de este tipo de delitos. A partir de ello será posible elaborar un plan en conjunto para atacar el problema; primero entre las partes involucradas y segundo, entre los compañeros, quienes, por defecto, son receptores y se ven afectados por la agresividad de la situación, provocando así un círculo vicioso que desencadena en más violencia.
Opiniones (2)
21 de septiembre de 2017 | 09:59
3
ERROR
21 de septiembre de 2017 | 09:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Me capacitaron en mediación y los casos que se me presentan junto a las cosas que debo hacer en el aula me impiden usarla. Además, nunca me entero bien lo que está pasado. Gracias que puedo darles algo para que sepan leer y escribir.
    2
  2. No me sorprende que en el ministerio de escuelas esten colgados y no sepan que esta pasando. Si no saben como seguir adelante con la gestion, menos se pueden preocupar por lo que esta pasando lastima que no se pongan las pilas y hagan algo enserio, porque en definitiva se trata de nuestros hijos. Marche una guia de gestion para doña Iris y don celso por aca por favor
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'