El nazismo, la propaganda y los falsos arqueólogos

Germania fue el concepto para su megalomaniaca estrategia de marketing: un territorio, un pueblo, una raza superiores debían legitimar el discurso de Hitler.

Material de respaldo y documentación (pseudo) científica que cristalizara estas ideas fue fundamental. El Museo Focke de Arte e Historia Cultural de Bremen, al noroeste deAlemania, se ha atrevido a sacar a la luz el conjunto de aquel material que buscaba probar científicamente la existencia de Germania y crear una mitología a su alrededor.

"La exposición supone una contribución al estudio del capítulo más oscuro de nuestra historia y subraya la elevada importancia de la libertad en la ciencia y la investigación", dijo el ministro de Cultura alemán, Bernd Neumann sobre esta exposición titulada Graben für Germanien (Excavaciones para Germania), que hace referencia a los falsos hallazgos arqueológicos para legitimar el mito, demostrar la supremacía de la Alemania nazi y legitimar las pretensiones anexionistas del régimen.

Así, en tiempos del nacionalsocialismo, los arqueólogos trabajaron al servicio de la política obligados a presentar pruebas científicas de una civilización germánica muy desarrollada, así como del extenso territorio que habitaba, escribe José Pablo Jofré en su nota para el diario abc.es.

Desde 1939, arqueólogos y pseudocientíficos se desplazaron por los territorios conquistados por las tropas de Hitler para buscar objetos atribuibles a la civilización germánica. Usaron incluso a trabajadores forzados y a presos de los campos de concentración en esta labor. En Europa del este los arqueólogos al servicio del régimen saquearon museos y expulsaron de sus cargos a los expertos locales, mientras en las zonas norte y occidental trataron de ganar colaboradores remitiéndose a un supuesto pasado común.

Pero Germania fue un término inventado por los romanos para referirse a los pueblos que habitaban el lado derecho del Rin. "A pesar de no existir ningún pueblo que se autodenominara germánico o que se refiriera a su patria como Germania, este concepto ha estado ligado a ideas y asociaciones diversas", precisó la curadora del proyecto expositivo, Karin Walter.

La creación en los laboratorios nazis del mito de Germania -que sigue presente en la extrema derecha internacional- argumentó simbólicamente la creencia en una raza superior aria y terminó legitimando los crímenes cometidos por el Tercer Reich. Diseñado el concepto, inventado su respaldo histórico con objetos arqueológicos, el paso siguiente fue su difusión: la muestra presenta murales escolares, distintivos y cromos con los que se transmitía a los niños la noción de Germania, omnipresente en clase o en el tiempo libre.

También se exhiben películas, fotografías, programas de radio, libros, carteles y revistas de la época que nos recordaban que Germania era una civilización altamente desarrollada; muy superior a la griega y romana.

Más de 750 objetos muestran la estrecha relación entre la política y la arqueología en tiempos del nacionalsocialismo. Cada "descubrimiento arqueológico" servía a la propaganda nazi, como fue el caso de una urna de 1.400 años de antigüedad con una cruz gamada, procedente del cementerio de Bremen-Mahndorf e ilustrada en la prensa nazi.

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|05:56
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|05:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic