Deportes

"Ningún árbitro te manda al descenso"

Lo afirmó el mediocampista de Quilmes Pablo Garnier, quien volvería a la titularidad ante Colón.

El mediocampista de Quilmes Pablo Garnier, quien el fin de semana volvería a la titularidad ante Colón de Santa Fe, afirmó que no es positivo para el clima del plantel polemizar por las decisiones arbitrales ya que "ningún árbitro te manda al descenso".

"No hay que darle demasiada trascendencia a los fallos, porque errores cometen siempre. Eso es natural y lo fundamental es que tu equipo juegue bien. Si tu equipo juega bien, no puede incidir un árbitro en el resultado", dijo Garnier en diálogo con la prensa.

Y agregó: "Ningún árbitro te manda al descenso. Todo pasa por lo que los jugadores podemos hacer dentro de la cancha".

El mediocampista, que se rompió los ligamentos cruzados de la rodilla derecha durante un entrenamiento, en octubre del año pasado, jugó unos minutos en la victoria 1-0 ante Estudiantes de La Plata.

 "No hay que darle demasiada trascendencia a los fallos, porque errores cometen siempre. Eso es natural y lo fundamental es que tu equipo juegue bien. Si tu equipo juega bien, no puede incidir un árbitro en el resultado", dijo Garnier.

"Estoy ansioso por volver a ser titular", manifestó el jujeño, que se perfila para ser titular en reemplazo del suspendido Jacobo Mansilla, en el partido ante Colón, el domingo a las 18.20, en Santa Fe.

Por su parte, el entrenador "cervecero", Omar De Felippe, hizo borrón y cuenta nueva tras la derrota de la fecha pasada y apuntó al encuentro del fin de semana, donde su equipo debe sumar para no comprometer aún más su situación con el promedio.

"El plantel se recuperó después de la derrota con San Lorenzo. Trabajamos intensamente pensado en el partido en Santa Fe. Estamos mentalizados en sumar de a tres, que es lo que necesitamos, ya que para nosotros son todas finales", apuntó el técnico.

Quilmes, con un coeficiente de 1,161, solo supera en la tabla de los promedios a Independiente (1,140), San Martín de San Juan (1,101) y Unión de Santa Fe (1,000), los tres que hasta el momento pierden la categoría.

"Lo bueno es que no dependemos de otro en esta pelea. Aunque el mayor el enemigo que tenemos son las lesiones, que están achicando nuestro plantel", puntualizó De Felippe, que no puede contar con varios jugadores, en su mayoría titulares.

A Joel Carli y Wilfredo Olivera, ambos operados, Jorge Serrano, Martín Giménez, Cristian Menéndez y Jacobo Mansilla, todos con problemas musculares, esta mañana se sumó Pablo Matos (distensión del recto anterior derecho).

En la práctica de fútbol de hoy, en el estadio, De Felippe paró un equipo con Emanuel Trípodi; Ismael Quílez, Sebastián Martínez, Cristian Lema y Ernesto Goñi; Gustavo Oberman, Sebastián Romero, Juan Manuel Cobo y Garnier; Fernando Elizari; Martín Cauteruccio.

Además de la variante obligada, el técnico dispuso que Oberman, que ante San Lorenzo jugó de enganche junto a Elizari, se retrasara como mediocampista por derecha para formar una doble línea de cuatro, con un solo enlace y un punta.

Mañana el plantel quilmeño volverá a trabajar en el estadio y llevará a cabo otra jornada de fútbol, trabajo táctico y de pelota parada, en tanto que por la noche viajará a Santa Fe.

La dirigencia ya inició conversaciones con el representante de Elizari, cuyo vínculo vence el 30 de junio próximo, para que pueda renovar contrato con la entidad y, en caso de no conseguirlo, el volante quedará libre.

Asimismo, también comenzaron a hablar para renovar el contrato del arquero Trípodi y el préstamo del uruguayo Cauteruccio.

Opiniones (0)
22 de enero de 2018 | 16:59
1
ERROR
22 de enero de 2018 | 16:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes