¿Qué opinan los psicoanalistas del matrimonio igualitario?

Un libro reúne una serie de textos que analizan un vínculo civil capturado por la religión. El amor y las leyes, lo simbólico y lo natural, el Estado y la Iglesia, en debate.

El libro El matrimonio y los psicoanalistas reúne una serie de textos de analistas europeos y latinoamericanos que recrean una problemática que la sociedad civil capturó de las garras de la religión, aunque aún persiste una condena sobre las variantes más extremas de esa captura por grupos de presión que insisten sobre la violación de una imaginaria naturaleza humana.

El libro, publicado por Grama, en coedición con la editorial francesa Navarin y la revista La regle du jeu, lleva un prólogo firmado por el psicoanalista Jacques-Alain Miller y el escritor Bernard-Henri Lévy, que sin hacerlo, formula la pregunta por la relación entre el Estado y la Iglesia.
 
“Sí, es legítimo que las autoridades religiosas digan lo que piensan sobre el asunto del matrimonio gay. No, la legislación no debe conformarse a los dogmas y prescripciones de las religiones”, escriben.
 
Y agregan: “Ejercer una presión excesiva en ese sentido no puede más que perjudicar a la paz civil. El creyente no podría prevalecer sobre el ciudadano y dictarle su conducta”. Frases dichas en ocasión de la reciente disputa en Francia por la aprobación del matrimonio igualitario, que finalmente se aprobó.
 
“Los adversarios del proyecto de ley no vacilan, contra toda verosimilitud, en valerse de la recomendación del psicoanálisis, asimilando sin vergüenza el orden simbólico a la familia del tipo «papá más mamá», y la función del Nombre del Padre a la figura judeocristiana de la Divinidad”, argumentan Miller y Lévy.
 
“Vilipendiado desde su nacimiento por todos los tradicionalismos, el psicoanálisis no se ve actualmente integrado al proceso de validación de las creencias. Insistente e intolerable impostura, que disfraza a la experiencia analítica, y que lo perjudica”.
 
Y avanzan: “Jacques Lacan subrayaba que los seres humanos, puesto que son hablantes, deben cada uno, uno por uno, arreglarse con su sexualidad como pueden, sin que la libertad de sus invenciones sea obstaculizada por un condicionamiento invariable del tipo animal”.
 
A eso se refieren con el sintagma naturaleza humana y a ciertas variantes que -ignorando todo lo escrito por el etólogo Konrad Lorenz y por el filósofo Maurice Merleau-Ponty- se ha puesto de moda bajo el subterfugio de un humanismo animal.

Miller es psicoanalista, albacea de las obras de Lacan; es uno de los fundadores de la Asociación Mundial de Psicoanálisis (AMP) y autor de cantidad de libros. Henry-Lévy es ensayista y escritor; ex discípulo de Louis Althusser, dirige la revista La regle du jeu.
 
La psicoanalista argentina Graciela Brodsky también hace su aporte a la cuestión: “El matrimonio igualitario hace hincapié en la igualdad de derechos y se pronuncia contra la discriminación de los ciudadanos, no prejuzga sobre su sexualidad”.
 
Y resalta algo que fue sorpresivo. “La edad promedio de los nuevos contrayentes: un alto porcentaje está por encima de los 50 años. No están preocupados por su identidad sexual sino por cuestiones que hacen al destino de los bienes adquiridos durante la convivencia en caso de divorcio, muerte, etcétera”.
 
Entre los expositores también figuran Eric Laurent, Jean-Pierre Klotz, Clotilde Leguil, Francois Regnault, Gil Caroz (que se ocupa de Israel), Fouzia Liget (Marruecos), Renné Rasmussen  (Dinamarca), Dossia Avdelidi (Grecia), Philippe Hellebois  (Bélgica), Francesca Biagi-Chai (Italia) y Marga Augé y Carmen Cuñat (España).
 
La cuestión del matrimonio retorna (como retorna la del amor) acaso por la inestabilidad de los lazos sociales que se ha introducido en un mundo casi sin fronteras comerciales ni culturales, por la relajación de la sexualidad como experiencia iniciática y por los avances de la mujer en la esfera pública y la revolución científico-técnica.
 
Pero quizá sea Daniele Hervieu-Léger quien aclara el escenario y lo sitúa en la actualidad: “Para rechazar la idea de matrimonio homosexual, la iglesia invoca una antropología que le da títulos suficientes para dirigirse a todos los hombres y no sólo a sus fieles”.
 
“El nudo de este mensaje universal es la afirmación por la cual la familia conyugal -constituida por padre (macho), madre (hembra) y los niños que juntos procrean- es la única institución natural susceptible de aportar  al lazo entre padres e hijos, las condiciones de realización”.
 
¿Cuál es la actualidad de este debate en un momento donde proliferan las sexualidades, las familias ensambladas, las monoparentales, los femicidios y el abuso de menores? Intentar detener el drenaje de fieles, por un lado, y la investigación sobre reproducción artificial por el otro.
 
Pero ni una cosa ni la otra pueden detener al acontecimiento amoroso, al deseo ni a la ciencia. Si ese es un combate perdido por la Oglesia, sin embargo no está claro todavía qué discurso o quiénes serían los ganadores en esta cruzada epocal.

Opiniones (5)
8 de Diciembre de 2016|17:46
6
ERROR
8 de Diciembre de 2016|17:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. marsupilami9 : mis parámetros para decir que eso no es normal es simple: 1 gay + 1 gay = no hay bebés. por ende se acaba la raza humana, cachai?
    5
  2. arvb: Que tiene que ver el estrés con todo ésto? La homosexualidad no enferma a nadie! El ano no es una vagina... esa pregunta es muy estúpida! Y que tiene que ver las estructuras celulares con el matrimonio igualitario? lucbullo32: Cual es tu prueba científica acerca de la enfermedad de los homosexuales? Cuales son tus parámetros para definir la normalidad? La soberbia es el signo visible de los imbéciles.
    4
  3. Yo puedo opinar? son unos enfermos, se gay es una enfermedad, no son NORMALES, son anormales y quien dice que es normal y que no? YO. y los trolos son anormales.
    3
  4. Ya el hecho de usar al psicoanálisis como intérprete y comunicador de una opinión sobre homosexuales en arrancar mal. Ya que el psicoanálisis en sí tiene una falsa y errónea base en occidente y si a ésto le sumamos el hecho de que como en la O.M. de la Salud, ante la primer (original) consulta médica sobre la homosexualidad emitió un dictamen con nombre y apellido de la enfermedad y luego como el dictamen no satisfizo a los homosexuales, aparece una segunda opinión contradiciendo la primera. O sea, buscan una opinión genuina siempre y cuando ésta les sea favorable, caso contrario, es rechazada por no erudita.-
    2
  5. La homosexualidad no es una enfermedad... pero...¿La Homosexualidad enferma? ¿El ano es una vagina? ¿Una estructura celular que no es usada para lo que es, se estresa? ¿El estrés enferma?
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic