Los diez objetos más extraños y fuera del tiempo

Conocidos como "Oopart" estos objetos han aparecido en diferentes partes del planeta. Su comprensión desafía a los historiadores y científicos.

OOPArt es el acrónimo en inglés de Out of Place Artifact (literalmente, artefacto fuera de lugar). El término fue acuñado por el naturalista estadounidense Ivan T. Sanderson para denominar a un objeto de interés histórico, arqueológico o paleontológico que se encuentra en un contexto muy inusual o aparentemente imposible que podría desafiar la cronología de la historia convencional.

Muchos de estos objetos pueden ser explicados, pero otros se mantienen aun entre la duda y el desconcierto para los científicos. Esta lista la componen sólo diez de estos objetos que se cuentan por decenas en todo el mundo.

1. El minitúnel de Noruega

Los descubridores de este hallazgo fueron Buddy Broyt y Ole Gunnar Krovel mientras realizaban una excavación en Noruega bajo las órdenes de la empresa KA Aurstad Volda para la construcción de un Centro Quiropráctico. La excavación se hizo cerca de un acantilado de piedra sólida. Cuando estaban a varios metros de profundidad y al retirar sedimento suelo, Krovel, encontró con un desconcertante agujero en forma de estrella de siete puntas, de 6 centímetros de diámetro y muy suave y pulido. El extraño agujero se adentraba en las montañas de los fiordos del Noroeste. Los geólogos no pueden más que mostrar su perplejidad ante el enigmático y diminuto túnel.

2. Tubos metálicos de Saint-Jean de Livet

En 1968 cuando Y. Druet y H. Salfati anunciaron el descubrimiento de unos tubos metálicos semiovoides de idéntica forma pero de longitud variante, en un lugar donde no debían estar, un estrato de tiza cretácea. Ese estrato se localizó en una mina de Saint-Jean de Livet en Francia y se calculó su antigüedad en la época del Cretácico, hace 65 millones de años. La información actual sobre los resultados de las investigaciones realizadas por Universidades francesas es actualmente ambigua o desconocida.

3. Los esqueletos de Guadalupe

Estos esqueletos son restos humanos encontrados en una isla de las Antillas, pero con la peculiaridad de que fueron hallados en un estrato con una datación geológica de al menos 28 millones de años, es decir de la época del Mioceno, mucho antes de que los seres humanos modernos aparecieran en la isla. Para muchos investigadores la datación no es correcta, pero el debate sigue abierto.

4. Las huellas fósiles de Meister

En 1968 William J. Meister encontró en Delta, Utah, Estados Unidos, una losa de unos cinco centímetros de espesor que al partirse en dos mostró una huella. Ambos lados del bloque muestran la marca de una sandalia, una en positivo y la otra en negativo, del tamaño normal de un pie humano. Esta pisada es muy particular, porque ha aplastado bajo su suela ni más ni menos que trilobites. Su análisis demostró que esa capa en el periodo Cámbrico, entre 550 y 590 millones de años. Continúa sin explicación.

5. La lupa egipcia de 4.800 años

Se trata de un objeto de cristal de roca encontrado en Heluan, Egipto, en la tumba del faraón Semempses. El objeto se considera actualmente como una lupa y está expuesto en el Museo Británico. Es una lupa de perfección absoluta y se cree que se utilizaba para observar el cielo, pero en lugar de ofrecer respuestas, ofrece muchas preguntas, puesto que lo necesario para pulir el cristal, el óxido de cerio, que no se descubrió hasta 1803 por el alemán Jakos Berzelius.

6. La copa de Hierro de Wilburton

Esta pieza perfecta de metal fue descubierta en 1912 en una mina de Wilburton, Oklahoma, por Frank J. Kennard, dentro de un bloque de carbón. Estas minas tienen una antigüedad estimada de 300 millones de años. El objeto está en la actualidad perdido.

7. El Stegosaurio de Angkor

En el complejo arqueológico de Angkor Wat, próximo a la ciudad de Siem Riep, se puede observar sobre uno de los muros la figura labrada de un dinosaurio, el Stegosaurio. El conjunto de construcciones se inició a principios del siglo XII y no fue hasta bien entrado el siglo XVI que Angkor Wat comenzó a caer en el más completo de los olvidos. No se entiende cómo los antiguos pobladores de Angkor plasmaron la imagen de un animal extinguido hace millones de años que sólo la ciencia del siglo XX ha logrado recuperar. Lo extraño es que los talladores de estos relieves del siglo X reprodujeron Stegosaurios extintos hace más de 65 millones de años con la misma precisión que los monos, búfalos, ciervos y otras especies presentes en la época.

8. Nanotecnología en Los Urales

Entre 1991 y 1993 mientras se hacían prospecciones para la búsqueda de oro, en un área al este de los Urales fueron apareciendo uno tras otro pequeños objetos de escasos centímetros  (0,003 milímetros los más pequeños), en estratos geológicos datados entre los 20.000 y los 318.000 años. Sorprende el tamaño milimétrico de muchos de estos objetos pues exigen una tecnología muy desarrollada para su fabricación, que incluso hoy está en desarrollo: las “nanomáquinas”, pequeños robots destinados a actuar donde la mano del hombre es inoperante.

9. La pila de Bagdad

En 1936, durante unas excavaciones en una colina de Kujut Rabua, una aldea al sureste de Bagdad (Iraq), los trabajadores descubrieron una vieja tumba cubierta con una losa de piedra. Durante dos meses se extrajo un total de 613 abalorios, figurillas de arcilla, ladrillos cincelados y otras piezas. Fueron fechados en el período de los partos (casi quinientos años entre 248 a. C. y 226 d. C.). También hallaron unos recipientes de arcilla, con forma de jarrón y de color amarillo claro. En su interior había un cilindro de cobre, fijado con asfalto a la embocadura del cuello. Dentro del cilindro había una vara de hierro. El recipiente medía 13 cm de alto por 4 cm de diámetro, mientras que el cilindro de cobre medía 9 cm de alto por 2,6 cm de diámetro. La vara de hierro sobresalía 1 centímetro y daba la impresión de haber estado revestida de una fina capa de plomo. El arqueólogo alemán Wilhelm König lo identificó como una probable pila eléctrica. El informe oficial decía que este objeto se comportaba exactamente igual que una pila eléctrica moderna.

10. Mapa de Piri Reis

El mapa de Piri Reis es una carta náutica elaborada supuestamente por el almirante otomano Piri Reis en 1513 y publicada en 1523 como parte de su obra El libro de las materias marinas. Aunque Piri Reis vivió en un tiempo anterior, se suele decir que dibujó los mapas posteriormente al “descubrimiento de América”, aunque bien es cierto que la fecha de su creación fue en el mismo siglo de los viajes de Colón, Piri Reis se basó en mapas con antigüedad de 1.500 años. Contiene representaciones de tierras entonces desconocidas, ha suscitado gran interés como enigma y se le suele considerar un oopart. El original se conserva en el Museo Topkapi Sarayi de Estambul pero no suele estar expuesto al público.

En Imágenes