Fea belleza: la turbia historia de la cosmética

Un libro repasa las vidas de Helena Rubinstein y de Eugène Schueller, fundador de L'Oreal, y revela historias de codicia, corrupción y antisemitismo.

La judía polaca Helena Rubinstein (1870-1965) y el químico francés colaboracionista, Eugène Schueller (1881-1957), fundador de L'Oreal, antagonistas y ambiciosos, tuvieron existencias paralelas. Estas dos biografías entrecruzadas inauguran la historia de los grandes imperios cosméticos contemporáneos.

En la trastienda de estos dos perspicaces y triunfadores empresarios de los tintes y las cremas se esconden historias de codicia, corrupción y antisemitismo. La cara oculta de la belleza, de Ruth Brandon (Tusquets) no sólo se adentra en las biografías de los dos protagonistas, que pasan de pobres diablos a influyentes magnates creadores de cientos de productos para el consumo femenino. También asistimos al proceso de paulatina corrupción de los poderes económicos.

Las ramificaciones oscuras de estas dos dinastías cosméticas, Rubinstein y L'Oreal, fundadas un siglo atrás en humildes cuartuchos de Melbourne y París, persisten hoy en los conflictos judiciales de Liliane Bettencourt, hija de Schueller y dueña del emporio L'Oreal, firma que en 1988 adquirió la marca Rubinstein, uniendo ambas sagas, destaca Lourdes Ventura en elcultural.es.

Hoy, el entramado financiero de la octogenaria multimillonaria sufre acusaciones de blanqueo, complicaciones hereditarias y otras imputaciones que llegan hasta Nicolas Sarkozy, acusado en el “caso Bettencourt” de aprovecharse de una persona vulnerable y conseguir capital de L'Oreal para la presunta financiación de la campaña que le llevó al Elíseo. 

Lo que identifica a Schueller y a Rubinstein es que ambos nacieron pobres, trabajaron duro y vieron en el embellecimiento femenino un filón inagotable. Adivinaron a comienzos del siglo XX la importancia de la propaganda.

Una crema de fantasía

Chaja Herzl Rubinstein escapó de la miseria sombría de Kazimierz, el gueto judío de Cracovia, donde su padre vendía huevos en los mercados, para instalarse en Australia y más tarde cambiar su nombre por el de Helena y abrir en 1903 un pequeño local en Melbourne donde comercializó sus propios tarros de crema milagrosa.

La pomada Valaze, elaborada, según la fantasiosa Helena, por un inexistente Doctor Lykusky, contenía unas hierbas mágicas de los Cárpatos. En realidad, el ungüento que elaboraba la propia Chaja Rubinstein consistía en goma ceresina, aceite mineral y ajonjolí. En 1915, madame Rubinstein ya era millonaria, tenía negocios en Londres y París y lanzaba su primer salón de belleza en Nueva York.

Tiñéndose el pelo con un nazi

El descubrimiento de Eugène Schueller para amasar una fortuna fue comprender que las mujeres, capaces de teñirse el pelo con tinturas peligrosas para la salud, necesitaban tintes que no fueran nocivos. Schueller era un químico brillante que dejó atrás trabajos más serios para aliarse con un peluquero y fabricar coloraciones capilares eficaces en dos habitaciones de la parisina Rue d'Alger.

En 1907 encontró la fórmula inocua que buscaba, y en 1909 fundó la sociedad L'Oréal para comercializar sus tintes capilares. El nombre de la marca pudo inspirarse en un peinado de la época llamado l'auréole. 

A esas alturas, Eugène Schueller se relacionaba con muchos compañeros de pupitre, pertenecientes a la clase alta francesa. Ese hecho, fundamental en su expansión, debía agradecérselo a su padre, pastelero en una confitería de Neuilly, quién, consciente del talento de su hijo, lo matriculó en un colegio privado pagando los costes escolares con pasteles. Posteriormente, en el Instituto de Química Aplicada, el propio Eugène financió sus estudios trabajando de noche como pastelero.

El conservadurismo y las ambiciones políticas de Schueller, su alineación la Alemania nazi y el antisemitismo de muchos de sus colaboradores, algunos miembros de la cagoule, la rama más extrema y violenta del nazismo francés, se tradujeron, terminada la guerra, en acusaciones y procesos contra L'Oreal. Sin embargo, el alcance de sus productos siguió aumentando con la producción masiva. André Bettencourt, esposo de la única hija de Schueller, Liliane, y vicepresidente del grupo, ministro de gobiernos de izquierdas y derechas, estuvo siempre bajo sospecha de colaboracionismo antes de pasar a la resistencia. 

Al recorrido por la historia de la belleza y al pintoresco retrato de Madame Rubinstein, se une la seria documentación sobre la construcción del imperio L'Oreal. Ruth Brandon, rigurosa como historiadora cultural y con vivacidad de novelista muestra sin disfraces a sus dos protagonistas, concluye Ventura.

Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|06:52
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|06:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic