Recuperan la única voz del inventor del teléfono

Nueve años después de hacer la primera llamada de teléfono, Alexander Graham Bell intentó otro experimento: grabó su voz en un disco de cartón cubierto de cera.

Fue el 15 de abril de 1885 y le dio una firma de audio: "Oíd mi voz: Alexander Graham Bell". El frágil disco permaneció en silencio durante 128 años como parte de la colección de sonidos históricos grabados del Museo Smithsonian, hasta que las imágenes digitales, la informática, una transcripción escrita a mano y un poco de trabajo de investigación archivística lo confirmaron como la única grabación conocida de la voz de Bell.

Carlene Stephens, conservadora del Museo Nacional de Historia Americana del Smithsonian, vio por primera vez este disco y otros 400 artefactos de audio donados por Bell cuando ella llegó al museo en 1974, pero no se atrevió a reproducirlos.

"Su carácter experimental y frágil condición ... los hacen inadecuados para la reproducción", dijo Stephens. "Nos dimos cuenta de que estos materiales fueron significativos no solo para la historia temprana de la grabación de sonido, sino porque se les consideraba imposibles de reproducir, por lo que se les guardó a la espera de que la tecnología de reproducción pudiera algún día permitir conocer el contenido", escribió.

Ese día llegó en 2008, cuando Stepehns se enteró de que los científicos del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley en California habían recuperado 10 segundos de la canción popular francesa Au clair de la lune de una grabación de 1860 de las ondas de sonido que se garabatearon en un papel cubierto de hollín. Eso fue hace casi dos décadas antes de la grabación reproducible conocida más antigua de Thomas Edison, hecha en 1888.

Si los científicos de Berkeley podían conseguir sonido de un papel tiznado, Stephens calculó que tal vez se podrían descifrar esos registros silenciosos que había guardado durante décadas.

Se puso en contacto Carl Haber en Berkeley y con Peter Alyea, un especialista en conversión digital de la Biblioteca del Congreso. Escogieron seis grabaciones de la colección, incluyendo el que resultó ser el audio de Bell, e hizo imágenes en tres dimensiones y ultra-alta definición de los mismos.

El escáner de Berkeley capturó gigapixels de información, y no sólo de anchura y altura, sino de la profundidad de las ranuras, con mediciones a 100 nanómetros, o 250 veces más pequeño que el ancho de un cabello humano.

La profundidad es importante en estas viejas grabaciones, dijo Haber, porque una gran parte de la información acerca de la forma en que suena se almacena en las partes profundas de los surcos.

Haber y su colega Earl Cornell utilizaron un algoritmo para convertir esa imagen en sonido, sin tocar el delicado disco. El sistema es conocido como IRENE/3D, acrónimo de Imagen, Reconstruir, Borrar ruido.

La mayor parte de la grabación corresponde a la voz de Bell con acento escocés diciendo una serie de números, y luego cifras en dólares, como "tres dólares y medio", "siete dólares y 29 centavos", y por último, "$ 3,785.56". Esto sugiere que Bell pensaba en una máquina para la grabación de negocios, dijo Stephens.

Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|15:01
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|15:01
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic