Los alemanes, fascinados por los nazis

El interés alemán en el capítulo más oscuro de su historia parece más fuerte que nunca cuando el país cumple varios aniversarios clave vinculados con la era nazi.

Una exposición que describe el ascenso al poder del Partido Nazi recibe decenas de miles de visitantes. Millones de espectadores ven en televisión un drama sobre el Tercer Reich. Una novela satírica en la que Hitler llega inesperadamente al Berlín moderno se convierte en un bestseller de la noche a la mañana.

En debates televisivos, en diarios y en Internet, la gente debate continuamente sobre la época nazi. Se habla de lo que sus propios abuelos hicieron y vieron y también del legado del régimen constriñe las misiones de pacificación en el extranjero hoy en día, o de por qué los manifestantes desempleados griegos y españoles satirizan a la canciller Angela Merkel como una nueva Hitler.

El próximo mes, a los alemanes se les recordará dolorosamente que los nazis  aún pueden suponer una amenaza hoy, cuando una mujer joven supuestamente inspirada por la ideología de Hitler sea juzgada por una serie de asesinatos racistas cometidos desde el año 2000.

"El interés (en los nazis) es especialmente visible ahora por los aniversarios", dijo el historiador Arnd Bauerkaemper.

A 75 años de la noche de los cristales rotos

En enero se cumplieron 80 años desde que Hitler se convirtió en canciller, en mayo se cumplirá el 80 aniversario de la simbólica quema de libros que los nazis consideraban "anti-alemanes" y en noviembre se marcará el 75 aniversario de la matanza de judíos alemanes en la "noche de los cristales rotos".

El hecho de que la generación de la guerra está muriendo ha dado urgencia a las conmemoraciones, ya que la gente joven interesada en lo que ocurrió a menudo tiene que buscar información de otras fuentes.

"Como los muertos vivientes los demonios siguen volviendo a la vida desde la oscuridad de la historia abstracta", dijo el semanario Spiegel en uno de sus últimos y numerosos artículos sobre la era nazi.

"Nunca se acaba", decía el titular del Frankfurter Allgemeine Zeitung en una entrevista con Nico Hofmann, productor de un drama televisivo de tres entregas sobre cinco jóvenes alemanes en 1941-45, Unsere Muetter, unsere Vaeter (Nuestras madres, nuestros padres). La película tuvo más de siete millones de espectadores cuando se emitió en marzo.

Hofmann dijo que produjo la serie en parte por su propio padre, que fue voluntario en el ejército de Hitler con 18 años. El enfoque en historias individuales es típico en el interés actual en los años 30 y 40, según Bauerkaemper.

"Este drama personalizado realmente ha tocado una fibra sensible, especialmente entre la gente joven que se preguntaba cómo se habrían comportado si hubieran estado vivos en esos tiempos terribles", dijo.

La serie no se cohíbe a la hora de reflejar la crueldad de la guerra o de la culpabilidad alemana, lo que llevó al Bild a preguntar: "¿Eran los soldados alemanes realmente tan brutales?". También llegaron críticas desde Rusia y Polonia, mostrando cómo perdura la sensibilidad después de siete décadas.

El embajador polaco se quejó de que mostraba a los combatientes de la resistencia como antisemitas. Alrededor de una quinta parte de la población polaca, incluida gran parte de judíos, murieron bajo la ocupación nazi.

Con su novela Er ist wieder da (Ha vuelto), Timur Vermes se adentra en la fascinación perenne con la personalidad de Adolf Hitler. Ha vendido más de 400.000 copias, está siendo traducido a otros idiomas y adaptado al cine.

La llamativa portada comprime el título del libro en el característico bigote de Hitler, y su precio es de 19,33 euros, una referencia clara al año en el que los nazis llegaron al poder.

En la novela, Hitler se despierta en 2011 para convertirse en una celebridad de la televisión germano-turca y lanzar una nueva carrera política con una campaña contra el exceso de velocidad y los excrementos de perros en las aceras.

"Quiero mostrar que Hitler tendría una oportunidad de tener éxito hoy en día justo como lo tuvo entonces, pero de otra manera", dijo Vermes, reprochando lo que llamó complacencia alemana con los nazis.

"Diversidad destruida"

Durante todo el año Berlín contará con exposiciones, obras de teatro, películas, lecturas y otros eventos bajo la rúbrica "Diversidad destruida" para conmemorar la rica vida artística e intelectual de la Alemania de Weimar destruida por Hitler, y para ofrecer un vistazo en la vida de la gente común.

Una exposición en el Museo de Historia alemana usa posters, noticieros, el jazz, citas de testigos y artículos de las SS nazis como botas, pistolas y cartillas de racionamiento para recrear el drama, el horror y las esperanzas de aquellos tiempos. La comisaria Simone Erpel, dijo que más de 40.000 personas visitaron la exposición en los primeros tres meses.

"Este fuerte interés en los nazis no es nuevo, por supuesto, pero lo que es relativamente nuevo es el nivel de respaldo oficial a este tipo de exposiciones", afirmó.

"Se ha convertido en parte de nuestra cultura política común enfrentarse al pasado nazi. No es muy políticamente correcto recordar a las varias víctimas, los judíos, los rumanos, los homosexuales, a gente discapacitada física y mentalmente y a otros", dijo Erpel.

Los puestos de información de la ciudad rememoran episodios de la época y las historias de quienes se oponían al régimen como Albert Einstein, Marlene Dietrich y los escritores Thomas Mann y Bertold Brecht.

"La diversidad del Berlín cosmopolita de los años 20 y los 30 fue destruido por los nacionalsocialistas en un corto período de tiempo", dijo el alcalde de Berlín, Klaus Wowereit, que es homosexual.

"Que hoy podamos atribuirnos haber conseguido tal grado de diversidad no es una conclusión previsible. Es un logro de parte de nuestra ciudad que debemos tratar de preservar activamente", sentencia.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|12:34
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|12:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016