Y una noche, The Cure volvió a la Argentina

Fue un histórico recital a 26 años de su primera presentación. Robert Smith ensayó 40 canciones ante más de 50 mil fanáticos de la banda dark.

La banda inglesa The Cure, liderada por el cantante y guitarrista Robert Smith, puso fin a 26 años de ausencia en la Argentina con un histórico show de más de
tres horas de duración en el estadio de River, donde repasó lo mejor de su extensa carrera.

Pioneros del rock oscuro o gótico, la banda de la ciudad de Sussex interpretó prácticamente todos los hits de sus 35 años de trayectoria, que demuestran lo injusto que es etiquetar al grupo con ese genero musical cuando ha entregado canciones clásicas que abarcan una ecléctica paleta sonora que incluye también el pop más ganchero y alegre, el punk o incluso la electrónica.    

Luego de los accidentados recitales en el estadio de Ferro en 1987 y de una presunta promesa de Smith de no regresar al país (desmentida de manera tajante por el propio cantante en estos últimos días), The Cure volvió a pisar suelo argentino en el marco de la gira "Latinoamerican Tour 2013".

Y vaya si la banda se resarció después de someter a sus fánaticos de estas tierras a tanta abstinencia: 40 canciones de todas sus etapas durante tres horas y quince minutos de concierto con un sonido impecable no pudieron dejar disconformes a ninguna de las 50 mil personas que asistieron al Monumental de Nuñez.

Minutos antes de que se cumplan las 21.30, las luces del estadio se apagaron y una animación de un cielo oscuro con estrellas en la pantalla del fondo del escenario acompañó el inicio del show con "Plaisong", tema de uno de sus discos más exitosos, "Disintegration", de 1989, que además fue el más visitado durante la noche.

"Gracias ¿Como están?", exclamó al concluir la primera canción Smith, quien durante toda la velada evitó dar largos discursos ante el público para focalizarse en lo suyo: tocar la guitarra y deleitarnos con su reconocible voz.  

El cantante, a punto de cumplir 54 años, luce con la misma apariencia de casi toda su carrera, vestido íntegramente de negro, con el pelo batido, maquillaje pálido, labios pintados y una cintura bastante más ancha que la de aquel flaco que en la década de los 80 fue inmortalizado en los ingeniosos videoclips del
director Tim Pope.

"Pictures of You", junto a la dupla hitera "Lullaby" y "Lovesong" del álbum "Disintegration" y el éxito más cercano "The End Of The World", sonaron en el primer tramo.  

Simth y el otro violero, Reeves Gabrels, van de la guitarra eléctrica a la acústica, pero es Simon Gallup, el segundo miembro del grupo en concentrar las mayores miradas con su omnipresente bajo y su despliegue.

Sobre el escenario (cuya única escenografía constó de una pantalla en cada costado, otra más grande en el fondo que proyectaba animaciones alusivas a cada canción y un preciso juego de luces) la banda, de cinco miembros, se completa con Jason Cooper en batería y Roger O Donnell en teclados.

Tres gemas pop de su catálogo de mediados de los 80, "Push", "In Between Days" y "Just Like Heaven" desataron las primeras reacciones de real euforia del público, y luego encadenaron varios de sus mejores temas darks, extraídos de sus discos de los primeros años de aquella década, entre ellos "Play For Today",
"Primary", "Charlotte Sometimes" y "Bananafishbones".

Uno de los momentos más altos de la noche fue la interpretación del clásico "A Forest", con una base machacante de bajo y batería y esa atmósfera oscura junto a la desesperada voz de Smith, quien termina el tema bajo una intensa luz verde, con los brazos en alto y los ojos cerrados para recibir la ovación de los fans.

Luego, retomaron su veta más bailable con la casi electrónica "The Walk", y con uno de los pocos hits que lograron tener en la segunda mitad de los 90, "Mint Car", segmento de la noche que fue rematado con aquel megaéxito de 1992, "Friday I m In Love", quizás la canción que mejor sintetiza el costado pop de The Cure.

Volvieron a sumergirse, a continuación, en su cancionero más denso y oscuro ("Fascination Street", "Wrong Number", "One Hundred Years") hasta incluso el primer tramo de los bises.

La segunda tanda de bises, en cambio, fue una nueva batería de hits a través de "Close to Me", "Hot Hot Hot", "Let s Go To Bed" y "Why Can t I Be You?".

La seguidilla de "The Lovecats" y "The Caterpillar" dio lugar a que el público de las plateas bajas se ponga a bailar como nunca, más que nada para afrontar el brusco descenso de la temperatura que comenzó a registrarse a la medianoche.  

Paradójicamente, o no, el final del concierto fue con los tres primeros singles que editó The Cure, cuando sus integrante ni siquiera habían cumplido los 20 años de edad: el clásico "Boys Don t Cry", coreado a morir por la multitud, "10:15 Saturday Night" y "Killing An Arab".

"Gracias. Nos volveremos a ver", fue la promesa con la que se despidió Smith en su regreso triunfal a la Argentina.

A través de este link, ver una parte del recital, grabado por el canal Todo Noticias.

Opiniones (0)
24 de noviembre de 2017 | 05:28
1
ERROR
24 de noviembre de 2017 | 05:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia