Le otorgaron el arresto domiciliario a Ricardo Barreda

El Tribunal de Casación Penal bonaerense le otorgó el beneficio del arresto domiciliario al cuádruple homicida Ricardo Barreda, de 72 años, al tomar en cuenta su edad, el tiempo que lleva preso y que tiene conducta "excelente" en la cárcel.

Barreda fue condenado a reclusión perpetua en 1995, por el crimen de su esposa, Gladys Mac Donall; su suegra, Elena Arreche; y sus dos hijas, Adriana y Cecilia.

De acuerdo con la resolución, la Cámara Penal de La Plata deberá dar cumplimiento a la orden de su superior y tal vez hoy mismo el odontólogo pueda abandonar la cárcel de Gorina, donde se encuentra recluido.

En una novedosa resolución, los jueces de la Sala I del máximo tribunal con competencia penal de la Provincia, Benjamín Sal LLargués, Horacio Piomo y Carlos Natielo, le ordenaron a la Cámara que haga efectivo lo dispuesto por la alzada, "previo cumplimiento de los requisitos legales".

Sin embargo, esta última frase de la resolución de Casación podría dar lugar a una nueva negativa para el cuádruple homicida. En ese sentido, fuentes de Tribunales explicaron que si el Servicio Penitenciario bonaerense (SPB) informa que el condenado no está en condiciones psíquicas y, que sería un peligro para sí o terceros fuera de la cárcel, la Sala I de la Cámara Penal, la misma que en 1995 lo condenó a reclusión perpetua, no haría efectiva la medida dispuesta por su superior.

Sin embargo, otros voceros consultados descartaron esa posibilidad al considerar que si la Cámara se aparta de lo dispuesto por Casación esto podría ser considerado un "alzamiento" y podría ser recurrido por la defensa, según lo indicado en la edición de la fecha del diario El Día de esta ciudad.

También expresaron que esos "requisitos legales" que Casación exige que sean cumplidos, son solamente que el condenado no haya cometido otros delitos, que fije un domicilio y se presente periódicamente, siempre es una vez al mes, ante el Patronato de Liberados.

En la resolución, la Casación optó por un camino distinto al planteado por la defensa, que había pedido la excarcelación al considerar "ilegítima, arbitraria e infundada" la detención de Barreda, al entender que el fallo que emitió en junio de 2006 Casación ordenaba hacer un nuevo cómputo con aplicación de la ley del "dos por uno".

"Si tenemos en cuenta -agregó la defensa- que fue detenido el 16 de noviembre de 1992, y que los dos primeros en preventiva deben computarse simples, Barreda lleva ahora casi 30 años en prisión, excediéndose el plazo de 20 años que se requiere para la libertad condicional".

La posible liberación de Barreda comenzó a barajarse el 18 de junio de 2006, cuando la Sala I de Casación declaró la inconstitucionalidad del artículo 24 del CP.

Para la Cámara Penal, en función de ese fallo de la alzada, el cómputo debe hacerse 1 a 1, pero la defensa insistió ante Casación para que se aplique el beneficio del 2 por 1.

En la resolución de ayer, los jueces Natielo y Piombo se mantuvieron firmes en que a Barreda no le da el cómputo para acceder a una condicional, con voto en disidencia del juez Sal Llargués.

Este último magistrado, al final de su voto, destacó que "independientemente de lo propuesto" por sus colegas, "toda vez que el pedido excarcelatorio incluye también la posibilidad de una morigeración del encierro -quien pide lo más, pide lo menos-, en el supuesto de no alcanzarse las mayorías necesarias para la excarcelación del imputado por plazo razonable, propongo, conforme a la edad de Barreda y las circunstancias antes señaladas -conducta excelente en el penal-, se le otorgue la prisión domiciliaria".

La iniciativa de Sal Llargués fue acogida favorablemente por los jueces Natielo y Piombo. De esta forma, finalmente los magistrados resolvieron
concederle el beneficio del arresto domiciliario al odontólogo.

Según las fuentes de Tribunales consultadas el citado beneficio comenzaría a instrumentarse hoy en la Cámara Penal platense, que en principio librará oficios al SPB para que informe sobre el interno.

Barreda fue condenado a reclusión perpetua en 1995 por los jueces de la Sala I -Pedro Soria, Eduardo Hortel y María Rosentock-, por el crimen de su esposa, Gladys Mac Donall; su suegra, Elena Arreche; y sus dos hijas, Adriana y Cecilia.

En el fallo del juicio oral, el tribunal condenó a Barreda por los delitos de triple homicidio calificado y homicidio simple, cometidos el 15 de noviembre de 1992, en la casa del odontólogo de calle 48, entre 11 y 12.
Opiniones (0)
11 de diciembre de 2017 | 16:27
1
ERROR
11 de diciembre de 2017 | 16:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho
    Incendios en California
    6 de Diciembre de 2017
    Incendios en California