"La elección de Bergoglio cambia el eje del poder"

"Con la llegada de un latinoamericano al Vaticano, el continente deviene en un lugar central del desarrollo político cultural", afirmó Vattimo.

Gianni Vattimo, de visita al país para brindar una serie de charlas en universidades públicas de Buenos Aires, Misiones, Rosario y Córdoba que incluyen un diálogo con el ministro de la Corte Suprema Eugenio Zaffaroni.

“Mucho ya había pasado con Fidel Castro, Hugo Chávez, Luiz Inacio Lula da Silva y Cristina Fernández de Kirchner, pero el arribo del papa Francisco implica una consagración del poder de Latinoamérica”, señaló a Télam este especialista en Nietzsche y Heidegger.

Vattimo insiste que "la asunción del cardenal argentino Jorge Bergoglio como papa significa mucho, porque descubre la importancia del continente en el destino común del universo, algo que no era tan claro antes, y paradójicamente, no sé si Francisco está de acuerdo, gobernantes como Chávez adquieren mayor sentido en la historia del mundo".
 
Ocurre que "los otros mundos nuevos, como la Rusia post Stalin y la China post Mao, no generaron modelos de civilización interesantes para Europa porque replican la lógica del capitalismo occidental sin grandes novedades, mientras que los latinoamericanos efectivamente significan algo”.
 
De este lado del mar, dice, "lo que es importante para el mundo pasó hace poco; sé que puede sonar a mitología personal y quizá me engaño pero básicamente algo verdadero hay aquí: en este territorio hay una democracia más joven, menos gastada y con más participación".
 
"Con toda mi autocrítica e interés por limitarme para no tomar demasiado en serio ese ideal latinoamericano de grandes épicas, me convenzo de que este mito es muy importante”, afirma el filósofo de 77 años que el próximo miércoles recibirá el doctorado Honoris Causa de la Universidad de Buenos Aires (UBA).
 
Verdad y realidad, un tópico que retomará en sus charlas, “son una cuestión política desarrollada en la filosofía occidental como un esfuerzo por volver al orden", sostiene por otro lado.
 
"En Italia tuvimos recientemente un gobierno de técnicos, gente que era economista y pretendía comandar en nombre de la ciencia abstracta como si fuera la de Dios, una ciencia exacta independiente de los intereses de los seres humanos. Esto es lo que me llama la atención sobre realidad y verdad", dijo.
 
"La verdad es la realidad enunciada, nombrada, descripta, elegida y construida con esquemas mentales, con presupuestos de quien habla: los hechos no hablan por sí mismos, necesitan alguien que los diga, el problema es que el mundo tecnocrático —tecnología, bancos— intenta gobernarnos sin ideología, sólo con la idea de que existen hechos puros, pero los hechos no están solos", se queja Vattimo.
  
"La verdad es una construcción, depende del punto de vista y del interés, es el resultado de negociaciones entre grupos, individuos y sociedades mientras que la realidad es lo que permanece antes que se hable de ella", diferencia el filósofo.

En Imágenes