Por sospechas sobre su muerte, exhuman cadáver de Neruda
El escritor será exhumado el lunes de su tumba en Isla Negra. A 40 años de su muerte, en Chile persisten las dudas sobre su muerte.

Neftalí Reyes, más conocido como Pablo Neruda, será exhumado el lunes de su tumba frente al mar de Isla Negra, ante la atónita mirada de los chilenos que a 40 años de su muerte no se convencen de las contradicciones que asoman sobre su deceso, el 23 de septiembre de 1973, doce días después del Golpe de Estado, informa Ansa.

Hasta ahora, la versión oficial aceptada por todos era que el Premio Nobel de Literatura 1971 falleció de un cáncer a la próstata agravado por la insurrección militar que derrocó al gobierno del presidente socialista Salvador Allende. Pero Eduardo Contreras, abogado del Partido Comunista que presentó el año pasado una querella por asociación ilícita y homicidio del autor de las "Odas elementales", contó a ANSA que en mayo de 2011 recibieron el testimonio de Manuel Araya, chofer de Neruda, y "nos convencimos de que su versión era verdadera". En la querella se recuerda que Neruda volvió a Chile desde Francia, donde se desempeñaba como cónsul, a raíz de su enfermedad, pero que recibía frecuentemente a amigos y que "para tratar de protegerle se hizo público que estaba más delicado de salud de lo real, pensando que así no sería agredido personalmente ni invadida su casa por los golpistas". Sin embargo, a pocos días del golpe ingresó violentamente a su residencia un grupo numeroso de militares primero y de marinos después, que maltrataron y ofendieron a Neruda y saquearon su casa, robando objetos valiosos y destruyendo otros, tal como hicieron además con su casa en Valparaíso (La Sebastiana) y la de Santiago (La Chascona).

En la residencia de Isla Negra está la tumba de Pablo Neruda.

Los militares tomaron virtual posesión del inmueble y despidieron y enviaron a sus casas a la cocinera, el jardinero y la empleada doméstica, disponiendo que sólo podían quedarse con Neruda su esposa Matilde Urrutia y Manuel Araya, su chofer y hombre de confianza, En esas condiciones pasaron los días inmediatamente después del 11 de septiembre en la casa de Isla Negra, continúa el escrito, "pero una vez que se recibió el ofrecimiento del gobierno de México para sacar a Neruda del Chile invadido por fascistas y llevarlo a ese país en que Neruda vivió durante varios años, en el que había sido Cónsul de Chile y en el que era profundamente apreciado, Manuel Araya y Matilde Urrutia hicieron los arreglos necesarios para llevarlo a Santiago a la espera de la llegada del avión que habría de transportarlo". Relata Contreras en la querella, que siempre sosteniendo la tesis de su gravedad, Araya contrató una ambulancia particular en la que, tras un mortificante viaje de cerca de 6 horas en que el poeta fue humillado y vejado en cada control policial del camino entre Isla Negra y Santiago (100 kilómetros), finalmente llegaron a la Clínica Santa María, el mismo centro asistencial donde nueve años después moriría el ex presidente Eduardo Frei Montalva.

El sábado 22, Neruda recibió la visita del entonces embajador de México en Chile, Gonzalo Martínez Corbalá, amigo del poeta y que conversó largamente con él los detalles del vuelo. Para Contreras, lo importante de este encuentro, es la evidencia de que, como asegura Araya, la condición de Neruda era normal y muy distante de las características que le atribuyó el certificado médico que antecede al certificado de defunción.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó8/10
Opiniones (0)
3 de Septiembre de 2014|03:58
1
ERROR
3 de Septiembre de 2014|03:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"