Este es el misterioso anillo que inspiró a Tolkien

El "anillo de poder", que en la ficción portaba Sauron, fue analizado por el escritor en 1929 a petición del arqueólogo Mortimer Wheeler.

Tolkien estuvo investigando la maldición que pesaba sobre un anillo romano dos años antes de escribir El Hobbit. Y precisamente esa pieza se expone ahora en Inglaterra, con la ayuda de la Fundación Tolkien, que plantea la posibilidad de que sea el que inspiró la famosa saga del escritor.

Antes de escribir El señor de los anillos, el autor era profesor en Oxford y conocía la historia de la maldición y el anillo. Éste pertenecía desde hacía siglos a la colección de la familia Chute -propietaria de The Vyne, el palacio donde se celebra la exposición- antes que la casa pasara a manos de National Trust (fundación británica dedicada a preservar los lugares de interés histórico o de belleza natural) en los años treinta.

La pieza fue encontrado en 1785 por un granjero a pocos kilómetros de distancia de Silchester, uno de los yacimientos romanos más enigmáticos del país. No hay detalles de cuándo fue descubierto exactamente, pero los historiadores dar por sentado que el granjero se lovendió a la familia Chute, que residía en The Vyne.

La maldición

Se trataba de un objeto sorprendentemente extraño, un anillo de oro enorme, decorado con una cabeza con el cabello de punta adornada con una diadema y con la inscripción en latín que reza "Senicianus vive bien en Dios".

Unas décadas después, a unos kilómetros de allí, en un lugar denominado "La colina del enano" una tabla en la que estaba inscritala maldición. Un romando llamado Silvianus contaba al dios Nodens que su anillo había sido robado. Conocía al responsable y le pedía al dios que hiciera justicia: "Que aquel que lleva el nombre de Senicianus no tenga salud hasta que traiga de vuelta el anillo al templo de Nodens".

El arqueólogo Mortimer Wheeler avisó en 1929 a Tolkien de la extraña deidad encontrada en la tabla y también estableció la conexión entre el nombre de la maldición y el de la inscripción del peculiar anillo perteneciente a la familia Chute. Al parecer, Senicianus solo pudo llegar hasta Silchester antes de perder su botín.

Lynn Forest-Hill, de la Fundación Tolkien, ha afirmado que el escritor recurría a fuentes literarias para su inspiración, entre las que se encuentran las leyendas de los Nibelungos (el rey de este pueblo mitológico poseía un anillo que tenía poderosas propiedades mágicas y atraía la desgracia a su portador). "Por ello resulta tan fascinante ver la evidencia física del anillo de the Vyne, asociado con la inscripción de la maldición".

El anillo se expone ahora con la primera edición de El Hobbit y una copia de la maldición. La sala de la exposición ha sido creada con la ayuda de la Fundación Tolkien y el palacio The Vyne cuenta con un nuevo parque infantil con túneles circulares y lomas verdes que recuerdan a casa de Bilbo Bolsón.

Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|13:43
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|13:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes