Asaltan dos veces a un fotógrafo en Luján y le roban 15.000 dólares

La víctima es oriunda de Buenos Aires y estaba en Mendoza trabajando. La pesadilla la vivió el viernes por la tarde cuando, sin saber de la peligrosidad de la zona, se bajó de su auto a sacar unas fotos en el Bajo de Luján. Le robaron equipos valuados en ese monto y el fotógrafo denuncia que la Justicia no ordenó el allanamiento, pese a tener identificada la casa y a los ladrones.

Henry Von Wartenberg tiene 41 años y es de Mar del Plata, pese a que su nombre lo vincule más a un país europeo que a Argentina. Actualmente vive en Capital Federal y hace unos días estuvo en Mendoza, donde fue víctima de un desagradable episodio, pesadilla que se prolongó durante toda la tarde del viernes, cuando fue blanco en dos oportunidades de una patota de delincuentes que le robaron equipos y material valuado en, al menos, 15.000 dólares en la zona del Bajo de Luján.

“Gente de la misma villa, a la que este chico había asaltado unos minutos antes lo identificó con nombre y apellido y dijo donde vivía. Incluso la policía fue y lo detuvo. Pero la Justicia no ordenó que se haga el allanamiento en la casa donde estaba cuando fue detenido, por lo que no se pudieron recuperar las cosas. No entiendo por qué se actuó así si ya se tenía identificado al chico y varios testigos que lo habían visto entrar a la casa con mi bolso, no se encontraron razones suficientes para ordenar el allanamiento”, lamentó el reportero gráfico en diálogo con MDZ, quien más adelante sentenció: “No sé cuando voy a volver a Mendoza. Ojalá que nunca”.

El episodio
Según relató el fotógrafo, el viernes pasado se encontraba en Mendoza por para realizar una producción fotográfica de Mendoza. El objetivo del viaje era retratar los lugares locales, no sólo de la ciudad, sino de todos los rincones de la provincia y que ilustren también el estilo mendocino para el libro “Vivir Mendoza”.

Cerca de las 17.30, Von Wartenberg volvía de Luján con dirección a Chacras de Coria cuando, en el tramo del camino donde se encuentra el Bajo de Luján, una postal despertó el interés y la necesidad de inmortalizar el momento en el reportero: un grupito de diez chicos de entre 15 y 16 años que estaba jugando al fútbol en una canchita.

“La postal no parecía peligrosa. Eran diez chicos, jugando concentrados. Además la canchita estaba linda y la luz estaba justa para sacar una foto. La verdad que fue una pésima idea parar ahí, pese a que fue en plena ruta, y obviamente no sabía que era peligroso”, relató.

Pese a que ya había tomado un par de fotos desde el interior del vehículo, consideró que la situación ameritaba para algo un poco más elaborado, por lo que decidió abandonar el vehículo y bajar el terraplén de dos metros que separaba la calzada de la cancha.

“Cuando bajé, ni bien me puse a sacar fotos vi que el arquero de uno de los equipos abandonaba el arco, y se iba. Pero cuando me di cuenta que se había ido a mi auto y vi estaba sacando un bolso del interior, yo estaba como a cinco metros, además del terraplén, y aunque intenté correr ya era tarde y ya estaba corriendo. Ahí se llevó varios lentes carísimos, además de todo el trabajo que yo había hecho en la mañana. Son objetos muy valiosos para mí, no sólo desde lo económico, sino también desde lo afectivo”, agregó el marplatense que había dejado el auto abierto ya que su plan inicial era bajarse por unos minutos y volver. Pero de seguro no sabía lo que le esperaba.

En medio de la desesperación, tras ver que lo estaba despojando de sus pertenencias más valiosas, decidió ir tras el arquero y adentrarse en la villa. Sin embargo la reacción de varios de los chicos que hasta hacía unos minutos habían estado jugando con él no se hizo esperar y en cuanto vieron que Von Wartenberg perseguía a su amigo, comenzaron a lanzarle piedras.

“Al menos 20 piedrazos me pegaron, por lo que decidí volver al auto para resguardarme, aunque me empezaron a tirar piedras de nuevo. Cuando se calmó la cosa, volví a bajar y uno de los chicos me dijo que conocía a quien se había llevado las cosas y que quería 400 pesos para devolvérmelas. Le dije que sí, que estaba dispuesto a pagar por ellas, pero le dije que primero vaya a buscarlas y después le pagaba. Entonces él me pidió más plata para hacer de nexo y yo le entregué 50 pesos. Los agarró y se fue corriendo, pero nunca volvió, aunque alcancen a ver donde se había metido”, continuó.

Sin embargo, como si esto ya fuese poco, en ese momento se le acercó una chica que le preguntó si el auto que estaba estacionado a unos metros era de su propiedad, ya que otros chicos lo estaban vaciando. Así fue que, cuando volvió al vehículo, vio que le habían robado las cosas que se habían salvado en el primer robo: otra cámara fotográfica, más equipos y una notebook.

Desencajado, el fotógrafo volvió hacia la canchita y allí se encontró con otro de los chicos, que esta vez le dijo que si le daba 1.000 pesos, él le recuperaba todo lo robado. Pero justo en ese momento Von Wartenberg vio que pasaba un patrullero por una calle lateral y le hizo señas para que se detenga.

“Por supuesto que de inmediato desaparecieron todos los chicos. Yo me subí al patrullero y junto a los policías empezamos a recorrer toda la villa. En un momento un hombre se paró adelante del móvil y le dijo que a su esposa también acababan de asaltarla. Cuando este hombre describió al delincuente, me di cuenta que era el mismo pibe que me había robado el bolso a mí. El hombre que se había parado le dio los datos de ese pibe, que es conocido en el barrio, y le dijo al policía hasta donde vivía. Pero cuando enfilamos con el móvil para su casa, volvieron a apedrearnos, por lo que hubo que pedir refuerzos”, manifestó con bronca y preocupación el reportero.

Finalmente los efectivos lograron dar con este chico –cuyos datos se reservan porque es menor de edad- y, tras ser detenido, quedó a disposición de la Justicia de menores. Pero lo robado nunca se recuperó.

“No sé que más necesitaban para ordenar el allanamiento. Había hasta testigos que lo habían visto entrar con mi bolso, pero nadie requisó la casa y yo no pude recuperar nada”, lamentó la víctima.

El peor recuerdo
Por supuesto que volver a Mendoza no está entre los planes de Von Wartenberg.

“Por ahora no tengo ningún interés en volver. Me llevaron todo lo que tenía para laburar. La verdad que fue una vergüenza el accionar de la Justicia, de la policía no puedo decir nada porque nunca estuve con policías tan eficientes como los de Mendoza. Pero tienen un gran vacío legal que les permite actuar y por eso no pudieron allanar”, denunció.

Lo que más le llamó la atención a la víctima de todo es que, pese a que la peligrosa zona está en un lugar muy transitado, no haya presencia policial permanente en el lugar.

“Está en medio de una ruta donde permanentemente pasan autos y hay gente. No puede ser que no haya nadie cuidando o aunque sea no pongan un cartel que diga ‘Señor: no pare’. Le dije eso a la ayudante fiscal y me dijo que sería discriminar. Pero, mientras tanto, la gente que -como yo- no sabe que esa es una zona conflictiva, tiene que exponerse a que los maten a piedrazos. Dentro de todo, yo tuve suerte”, sentenció.
Opiniones (7)
18 de octubre de 2017 | 06:01
8
ERROR
18 de octubre de 2017 | 06:01
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Estas vishas del interior son de cuarta man!!.Asha en la capi te roban y te pegan un tiro es mucho mas fashion!!Esta gente del interior deja mucho que desear.Aca no vengo mas a sacarle fotos a estos negros.
    7
  2. Cómo van a aprender esos chicos que si robas vas en cana, si ven en los noticieros el negociado del TREN BALA, en donde antes de empezar ya se afanan 600 y pico millones. Y en donde la clase dirigente, sea política, sindical y hasta religiosa participa del festín de la corrupción y el robo. Evidentemente en ese barrio de Luján hay muchos chorros, al igual que en el sector empresario, comerciante , profesional, en todos lados hay muchos chorros: Telefónica, OSEP, Autam, etc. Nuestra sociedad es una gran escuela de ladrones, de aprovecharse del otro, de quedarse con dineros y bienes ajenos. Eso de pedir mano dura es no entender el por qué de la delincuencia, es como querer apagar un fuego a martillazos. En el caso del fotógrafo habría que ver por qué la justicia no autorizó el allanamiento, seguir esa pista, tal vez la policía nunca se lo pidió, tal vez el juez desconectó el teléfono, tal vez haya cómplices en el medio, sigan esa pista del no allanamiento y saldrá el dueño del chancho.
    6
  3. Al gobernador, a carlitos el ministro y por su puesto a Omar nuestro intendente, todos los lujaninos conocemos las zonas rojas del departamento y si no hacen algo rapido esto se va de las manos. Cuando el primer ciudadano honesto haga justicia por mano propia ante la inpunidad que hay y la justicia mas apegada a los DDHH que a proteger a quienes pagamos sus sueldos NO quiero ver ninguno de estos funcionarios salir a decir que fue un exceso. TOPADORA al bajo Lujan y se termino... ahhhh claro perdemos votos y el costo politico quien lo asume me olvidava.
    5
  4. PUBLICAR EL NOMBRE DE ESE FISCAL!!! DEBE SER PARTE DE LA BANDA!!!! HAY QUE SACAR A PATADAS A LOS DELINCUENTES Y A LOS INCOMPETENTES
    4
  5. Es la triste y permanente realidad de esta tierra, NO TIENE JUSTICIA. Los jueces y los abogados son patéticos!, negociantes de la miseria y la pobre individualidad. No les interesa la justicia, sino la plata que les provee este trabajo de hacer que tramitan justicia. Tristísimo. Un país sin justicia es un país invialble.
    3
  6. Si no se mete palo y se endereza a los delincuentes como estos pibes, se va generando esa sensación de impunidad que hace que un pibe piense que no le va a pasar nada y que es mas facil afanar una vez por semana que laburar todos los días... Mano dura o mano dura, hay que reprimir el delito actual y trabajar en las generaciones futuras con educación y ejemplo (vale decir=robas y vas en cana o moris en el intento)
    2
  7. Lamentablemente vivimos en una inseguridad total en todos lados y la policia no ayuda demasiado. por desgracia es lo q nos toca vivir a todas las personas que trabajamos a diario y estos delincuntes tienen toda la inpunidad y las leyes estan echas para ellos. Asi no se puede vivir. La policia le abrá dicho no tenemos el movil , no tenemos combustible y cuando se logra que la policia llege al lugar del echo ya no queda nada de lo robado. Es lamentable que a este fotografo lo hallan robado gracias a dios vive para contarlo , y a nosotros esta ciudad tan linda y turistica no la recomendará para que nadie venga a visistarla. Es lamentable y espero que Celso Se ponga las pilas para parar la inseguridad por eso lo votó la gente y realmente no ha echo nada.
    1
En Imágenes
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México
La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
11 de Octubre de 2017
La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes