Deportes

La pasión por Messi no conoce de fronteras

La devoción por la Pulga fue total en su estadía en Bolivia durante el encuentro por Eliminatorias rumbo al Mundial.

La pasión que despierta en la gente el crack argentino Lionel Messi no conoce
de límites geográficos ni físicos, por eso, los hinchas bolivianos deliraron con la presencia del fenómeno del Barcelona y se dieron cita en el estadio "Hernando Siles" de La Paz, para poder disfrutar de su magia.

Messi no puede pasar desapercibido en ningún lado, menos en la previa de un partido del seleccionado argentino de fútbol, donde los simpatizantes, argentinos o no, quieren ver su gambeta eléctrica que deja rivales desparramados en el camino.

La devoción por la "Pulga" es total, nadie lo discute, basta con ver bajar por las calles que desembocan al estadio a los hinchas bolivianos enfundados en su camiseta, la única de `albiceleste` que se vende en los alrrededores.

"Yo vine a ver a Messi. Es el mejor del mundo", aseguró Alcides Salcedo Quispe mientras esperaba firme en la puerta 4 del Siles la llegada del plantel que comanda Alejandro Sabella, confirmando que todos quieren ver en acción al joven de 25 años.

En el ingreso al Siles se multiplicaban las camisetas `albicelestes` o del Barcelona con la `10` y el nombre Messi inscripto arriba, sobretodo en los más jovenes.

Nada de Agüero, Higuaín o Mascherano, todo Messimanía, salvo entre los argentinos que también dijeron presentes, donde además de camisetas nacionales con otros nombres, incluyendo el de Diego Maradona, no faltaron la de los clubes.

Hinchas con camisetas de Gimnasia y Tiro y Juvenud Antoniana, ambos del Salta, Gimnasia de Jujuy, San Martín de Tucumán y las infaltables de Boca y River llegaron desde diferentes puntos del país para hacerle el aguante a la selección.

Los argentinos se hicieron notar en el estadio, porque agotaron el total de las entradas que se le habían asignado, pero no conforme con ello se entreveraron con sus camisetas `albicelestes` entre las verdes de los bolivianos.

Una tenue silbatina decoró la salida del equipo de Sabella para el precalentamiento, pero inmediatamente, ese gesto quedó de lado y los flashes de las cámaras fotográficas y los celulares hicieron centro en Messi.

Tal fue el magnetismo del `10` que una cámara siguió su calentamiento previo y la imagen del mediocampista se vio en la pantalla gigante del autotrol, que vigila el estadio desde lo alto.

Después, tras el pitazo inicial, cada vez que el rosarino tocó el balón la tensión se hizo presente en el aire y el público siguió cada uno de sus arranques con ansiedad y esperando ver alguna perla digna de su talento sobre el campo de juego.

Aunque no fue su mejor partido, debido a los condicionamientos de la altura de La Paz, el astro ofreció algunas pinceladas de su inagotable talento.

Pudo convertirse en el verdugo boliviano con la clarísima ocasión que dispuso a los 39 minutos para darle la victoria al equipo de Sabella pero, la falta de justeza por su evidente cansancio, dejó el resultado en un salomónico empate

Opiniones (0)
23 de enero de 2018 | 03:42
1
ERROR
23 de enero de 2018 | 03:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes