Deportes

La Paz, la ciudad conflictiva para la Selección

Las últimas visitas de la Argentina a Bolivia han estado manchadas por conflictos que hasta supieron ser catalogados como "papelones".

Si bien la principal preocupación, de cara al duelo que la Selección argentina afrontará esta tarde, desde las 17, en el estadio Hernando Siles ante Bolivia, pasa por los efectos negativos que los 3650 metros sobre el nivel del mar puedan tener sobre los jugadores; los últimos antecedentes marcan que dicho reducto siempre ha sido por demás complicado y también conflictivo para la ‘albiceleste’. De hecho, las últimas cuatro visitas han dejado diferentes marcas en el fútbol argentino.

Uno de los peores recuerdos es el de 1997. El 2 de abril se disputó el encuentro correspondiente a las Eliminatorias del Mundial de Francia y dicho duelo quedó en el recuerdo por un escándalo que hasta el día de hoy no ha sido aclarado y que casualmente lo tuvo a Alejandro Sabella como uno de los testigos principales.

En ese entonces el entrenador era Daniel Alberto Passarella y había decidido preparar a os jugadores instalándolos durante dos semanas en La Quiaca, ya que allí había 3500 metros de altura. La previa del encuentro ya había comenzado con demasiada polémica, debido a que el ‘Káiser’ supo declarar que era ‘inhumano’ jugar en La Paz y hasta se levantó y abandonó una conferencia de prensa por disgustarse con la consulta de un periodista boliviano.

¿El partido? Terminó con triunfo del local por 2 a 1 (expulsaron a Nelson Vivas y a Gustavo Zapata), pero estuvo completamente opacado cuando sobre el final Julio Cruz fue a buscar una pelota cerca del banco de suplentes local y recibió un golpe de puño en el pómulo derecho por parte del chofer del micro del combinado ‘verde’.Todo terminó en un verdadero descontrol con el ‘Tolo’ Gallego’ (uno de los ayudantes de Passarella) enfrentándose con los rivales y un ‘Pachorra’ (el otro colaborador) intentando separar a sus futbolistas del conflicto.

Lo peor llegaría luego, cuando el ‘Káiser’ hizo pasar al vestuario a los periodistas para que vieran el rostro ensangrentado del jugador atacado. Pero había algo raro,el golpe había sido del lado derecho, pero el corte y la sangre estaban en el izquierdo. Un verdadero papelón, que hasta el día de hoy nunca pudo ser aclarado.

  

Opiniones (0)
8 de Diciembre de 2016|20:56
1
ERROR
8 de Diciembre de 2016|20:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic