Una mendocina fue destacada por la revista Forbes

Se trata de la artista Natalia Sánchez Valdemoros, cuyas obras ya se cotizan en la prestigiosa galería Zurbarán Selección.

Audacia, inteligencia, talento, empuje… las virtudes no tienen edad y se pueden encontrar emprendedores exitosos de 20 o de 60 años. Pero así como nos gusta homenajear a empresarios maduros, Forbes alienta la garra de los más jóvenes… Así comienza la editorial de la última edición de la revista Forbes, que en la nota de los 35 sub 35 más destacados de la Argentina –esto es, 35 personas menores a los 35 años- ha incluido a una talentosa mendocina.

“Son jóvenes que hace rato se hacen escuchar, pero con el tiempo serán más y más reconocidos. Forbes enciende apenas una sirena para que estén todos atentos, por si no los conocían”, reza la publicación.

Natalia pinta en la Redacción de MDZ Online, en ocasión de su visita para el día del periodista 2012.

Todo el edificio en donde funcionaba el primer
taller de Natalia fue intervenido por artistas.

La artista

La única mujer mendocina de la lista de Forbes es deliciosa, amiguera, sociable y a todas luces creativa. Se trata de Natalia Sánchez Valdemoros, una pintora que se recibió de arquitecta pero nuca ejerció. Siempre se dedicó al arte, encarando distintos proyectos que la llevaron a experimentar tanto en la pintura de caballete como en la instalación.

Natalia fue una de las creativas que participaron en la producción vendimial "Princesas del bosque". Fue la responsable de transformar a la reina de Las Heras en una doncella pop que se paseaba por un parque General San Martín totalmente intervenido por el color y la fuerza vibrante de esta rubia artista.

Una anécdota que grafica su pasión por el mundo de las relaciones, la diversidad de personas, etnias, costumbres y la temática de la urbe fue la historia de su primer taller, ubicado en pleno centro de Mendoza y abierto al público, por el cual cualquier interesado o curioso que pasaba (mendocino o extranjero) podía pasar, verla trabajar e incluso conocer sus obras y charlar con la artista.

Ese taller fue casi mágico: me sirvió para conocer a mucha gente del ambiente del arte de acá de Mendoza, pero también de otros lados. Y fue también un lugar de comunicación y expansión para mi obra. Tuvo un final a toda orquesta: como era de adobe, debía ser demolido. Antes de que eso sucediera, muchos artistas amigos de Natalia pintaron murales, crearon instalaciones e hicieron una fiesta que se extendió a la calle: la esquina de Belgrano y Rivadavia todavía recuerda esa explosión de color.

Julieta, de Las Heras, bajo el ojo creativo de Nati.

Actualmente tiene su nuevo taller en el Centro Cultural Ciudad, las antiguas oficinas del ferrocarril, en un sótano que le presta la Municipalidad de Mendoza.

“Investigo buscando nuevos soportes y nuevos desafíos. Tengo dos series fuertes de pintura: una es ‘Urbana’, y la otra es ‘Globalización vs. Identidad’. El entorno influye en la creación de cada una de mis obras. Lo global, lo local, lo social se presenta en mis pinturas e instalaciones y me considero una artista del color. Tengo una intención comunicativa a través de mi obra que se traduce de muchas formas y maneras. Deseo evolucionar y producir cada día”, resume la artista.

En Mendoza he participado de muestras colectivas e individuales, y actualmente vende y expone en la prestigiosa galería porteña Zurbarán Selección, donde su cotización aumenta día a día.

En Imágenes