Aquí funcionó un centro de detención durante la dictadura
El Palacio Policial fue señalizado como lugar de la memoria. Ahora, los organismos de DDH piden que la policía deje de tener oficinas en ese edificio.

Es uno de los lugares más siniestros de la historia reciente de la provincia. A partir de ahora, el Palacio Policial, conocido por haber albergado un centro clandestino de detención y tortura durante la dictadura, está señalizado con tres pilares: "Verdad, Memoria, Justicia". Para los organismos de DDHH, el gesto es significativo, pero también pidieron la refuncionalización del edificio donde actualmente se encuentra la Dirección de Investigaciones de la Policía.

Se trata de la primera señalización en Mendoza, que forma parte de la Red Federal de Sitios de Memoria. 

Así, el ex D2 se integra a los 59 espacios en todo el país.  "Es un símbolo de la tortura y de la muerte", indicó Fernando Rule. En ese edificio, Rule estuvo detenido por razones políticas hace más de 30 años.  

 

Ángela Urondo fue un poco más allá de las caracterizaciones y pidió a las autoridades que el edificio donde también funciona Contraventores sea recuperado para otros fines, en lugar de ser ocupado por la policía.

"Es la recuperación de este espacio para la gente, un espacio de vida y no de represión", señaló la hija del escritor y militante montonero abatido en Mendoza por el Ejército.

 

La iniciativa de los tres pilares fue llevada a cabo por el Gobierno de Mendoza. Para la subsecretaria del área de Derechos Humanos, María José Ubaldini, la señalización del D2 "es un paso fundamental, porque la memoria tiene un sentido de reparación y también de transmisión". La responsable de la Red Federal de Sitios de Memoria también recalcó la importancia de la educación en derechos humanos sobre las nuevas camadas de policías.

"Hay que transmitirles a las fuerzas de seguridad lo que pasó acá y por qué no tiene que volver a pasar. Si no, va a quedar simplemente en la monumentalidad", ensayó Judith Said.

Los tres pilares fueron descubiertos por las autoridades junto a las madres de Plaza de Mayo.

Más demandas y un mal momento para los funcionarios

El marco del 24 de marzo también sirvió a los organismos de derechos humanos para cuestionar algunos aspectos que todavía el Estado provincial tiene como materia pendiente. Si bien la relación con el Gobierno provincial actualmente es buena y hay colaboración, principalmente por la voluntad política a nivel nacional para llevar adelante los juicios contra ex represores -en Mendoza, el viernes se dictó sentencia en el tercer proceso-, se dejó en claro que la función de los organismos será criticar, investigar y denunciar. 

Esta postura -no exenta de reconocimientos hacia la gestión kirchnerista- dejó "mal sentados" a varios funcionarios que asistieron al acto frente al Palacio Policial.

El gobernador Francisco Pérez decidió enviar una nutrida comitiva: además de Guillermo Elizalde -responsable máximo del área-, también estuvieron en primera fila los ministros Marcelo Costa y Marcelo Barg; el subsecretario de Trabajo, Ariel Pringles; el secretario de Transporte, Diego Martínez Palau, y el titular de Aysam, Luis Böhm.

El Ejecutivo no termina de desprenderse de policías torturadores, de operadores -del ex Cose- torturadores y de carceleros torturadores", cuestionó Rule, que abogó por una provincia con "tortura cero", parafraseando a Francisco Pérez.

El reclamo apuntó directamente a la clase política sobre algunos proyectos que ya se están empezando a escuchar como plataforma de campaña electoral. "No podemos aceptar que -los candidatos- enarbolen que haya que aumentar las penas a delincuentes a pedido de la clase media que apoyó la dictadura", destacó Tule.

Fue, precisamente, Alejandro Abraham -intendente de Guaymallén- quien adelantó una de estas iniciativas en su carrera al Congreso de la Nación. Pero también apunta a la responsabilidad del Gobierno por nuevas denuncias de torturas cometidas por guardiacárceles en la penitenciaría de Boulogne Sur Mer y un llamado de atención de la Suprema Corte para que se mejoren las condiciones del Sistema de Responsabilidad Penal Juvenil o ex Cose.

La reacción de la primera fila de funcionarios reflejó su incomodidad. Después de algunos segundos, algunos se animaron a aplaudir.

En la segunda fila, Emilio Caram -subsecretario de Seguridad y uno de los funcionarios que escucha asiduamente los reclamos de los vecinos- y el supremo Mario Adaro, optaron por un gesto serio y sin aplausos.

"No es cosmética"

La respuesta política a Rule llegó de la mano de Elizalde.

El ministro de Desarrollo aseguró que "esto no es cosmética. Estamos jugando fuerte", y agregó: "No podemos estar en la chiquita, tenemos claro quiénes son los adversarios y en el campo popular no podemos fragmentarnos". 

Los fundamentos del funcionario responsable de las políticas sociales marcaron un espectro que empezó con la defensa del modelo nacional y popular. 

E incluso citó a Estela de Carlotto, referente de Abuelas de Plaza de Mayo, para confiar en que el papa Francisco "ayudará a encontrar los cuerpos de compañeros desaparecidos" si abre los archivos del Vaticanos que registran la actuación de la Iglesia argentina durante la Dictadura.

Marcha

Los actos por la memoria continuarán por la tarde. A partir de las 18, está prevista una marcha desde San Martín y Garibaldi hasta los tribunales federales. 

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó5/10
Opiniones (0)
2 de Septiembre de 2014|10:59
1
ERROR
2 de Septiembre de 2014|10:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"