Problemas en el sector de la construcción en Estados Unidos

Los bancos centrales esperan que esto sea pasajero, pero la crisis del mercado está afectando a cada vez más empleadores y ya son más de 60.000 los que perdieron sus trabajos en el mercado hipotecario.
Los créditos "basura" ha generado temores en los mercados.

Es la peor caída en 20 años del precio de la vivienda en EEUU, el aumento de las casas vacías y la pérdida de confianza de los consumidores sobre-alimentan una incipiente crisis financiera que, con independencia de que desemboque en una recesión, ya se ha cobrado más de 60.000 empleos en ese país.

Los bancos centrales apuestan a que sea sólo un reflejo de una situación coyuntural perfectamente manejable y en las últimas semanas han inyectado liquidez en el sistema monetario para que las entidades bancarias tengan más efectivo y puedan lidiar con más agilidad con los impagos de créditos hipotecarios y la falta de confianza de los inversores, cada vez menos dispuestos a poner la carne en el asador si las palabras "crédito hipotecario" están de por medio.

Sólo durante agosto la Reserva Federal de EEUU ha inyectado hasta 188.750 millones de dólares en el sistema en operaciones a corto plazo (la mayoría de un día), de los que 103.789 millones se ingresaron mediante la compra de instrumentos financieros que precisamente estaban respaldados por créditos hipotecarios.

La abundancia de "créditos basura" o de alto riesgo ("subprime") lleva meses despertando los temores de los inversores dispuestos a comprar la deuda que las entidades crediticias emiten utilizando como garantía las hipotecas.

Sin embargo, en las últimas semanas, esos temores están recibiendo todo tipo de alimento para crecer a marchas agigantadas, como el dato de que la confianza de los consumidores en agosto era la más baja en los dos últimos años o que el sector hipotecario es la principal preocupación para la economía estadounidense, por delante del terrorismo, según un reciente sondeo entre empresarios.

Y el lunes la crisis se agudizó al saber que el número de casas sin vender en EEUU alcanzó en julio su mayor nivel en 15 años o que, según Standard & Poor's, los precios de casas y apartamentos durante el segundo trimestre sufrieron su mayor retroceso desde al menos 1987.

Tampoco ayudan anuncios como el de Merrill Lynch de bajar su recomendación de compra sobre títulos de firmas que como Bear Stearn o Lehman Brothers tienen actividad en el sector crediticio.

Lehman, el mayor suscriptor estadounidense de bonos con hipotecas como colateral, se convirtió la semana pasada en la primera firma de Wall Street que anunciaba el cierre de su división de créditos de alto riesgo.

Por lo pronto, ya se ha cobrado cerca de 60.000 puestos de trabajo en el mercado inmobiliario y de crédito hipotecario en lo que va de año en EEUU.

Entre las más perjudicadas está Masco, uno de los mayores fabricantes del mundo de materiales de construcción, que despedirá a 8.000 personas y la firma hipotecaria American Home Mortgage, que eliminará 6.000 empleos, tras declararse en bancarrota.

También han suspendido pagos First Magnus, que despedirá a 5.940 personas y New Century (con 5.200 despidos), al tiempo que Capital One Financial liquidará su división de créditos hipotecarios GreenPoint Mortgage (1.900 empleos menos) y Ameriquest Mortgage (de ACC Capital Holdings) cerrará 229 locales de atención al público y suprimirá 3.800 empleos.

SunTrust, Residencial Capital, Pulte Homes, ABN Amro Mortgage, Accredited Home Lenders, WMC Mortgage, Lehman Brothers y USG Corp son otras entidades del sector que han anunciado recortes superiores al millar de trabajadores, según datos recopilados por MarketWatch, un servicio de la compañía Dow Jones, que cifra en al menos 36 el número de empresas del sector que han anunciado despidos de más de 200 personas.

La consultora Challeger, Gray & Christmas considera, sin embargo, que la pérdida de empleos es mucho mayor y que sólo en el sector financiero supera este año los 90.000 puestos de trabajos.

El temor de los expertos es que esto no sea más que la punta de un iceberg que termine por emerger, generando una recesión económica generalizada, algo que sólo el tiempo dirá.

La crisis alcanza a Gran Bretaña 
Otra de las empresas afectadas es EquiFirst Corp., una unidad de préstamos hipotecarios a clientes de alto riesgo del banco británico Barclays Plc, dijo el martes que reducirá un número no especificado de empleos para adecuarse a la caída del mercado de viviendas en Estados Unidos.

"EquiFirst tomó esta decisión en respuesta a la contracción de la industria", dijo la portavoz de EquiFirst, Jennifer Sharpe, en una entrevista.

Los recortes fueron anunciados menos de cinco meses después de que Barclays adquirió EquiFirst a Regions Financial Corp, que tiene su sede en Birmingham en Alabama, por 76 millones de dólares.

El precio fue un tercio del precio acordado originalmente en enero, de 225 millones de dólares, antes de gran parte del deterioro sufrido por el mercado hipotecario estadounidense.

EquiFirst, que tiene su sede en Charlotte en Carolina del Norte, empleaba a cerca de 1.400 personas antes del último recorte.
Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 15:13
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 15:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial