Moria viajó a Paraguay en camioneta por el “joyagate”

Aún tiene un pedido de extradición de la justicia paraguaya, y si pisa suelo guaraní va a ser detenida. Ayer viajó de “polizón” a Asunción, por tierra.

Paraguay se ha convertido en la tierra prohibida para Moria Casán. La diva ortomolecular aún tiene un pedido de extradición de la justicia paraguaya, y si pisa suelo guaraní va a ser detenida.

Ayer, Ana María Casanova viajó en calidad de “polizón” a Asunción, por tierra, junto a su abogado Matías Morla y su ¿ex? pareja Bruno Spinetto.

La diva y su grupo de viaje regresaron a Buenos Aires por la misma vía que utilizó Luciano Garbellano para escapar de aquel país.

El rumor fue tomando fuerza en el mediodía de ayer, cuando algunas fuentes allegadas a Moria daban cuenta de que la diva había viajado a Paraguay para comenzar a esclarecer su situación procesal con la justicia paraguaya, pero no obtuvo las garantías que su abogado pretendía para evitar que su cliente quedará detenida.

La causa de las joyas data de fines de julio de 2012, cuando Moria fue remitida a una comisaría de mujeres situada en el barrio Santísima Trinidad, de Asunción, donde pasó la noche.

La diva Moria prestó declaración indagatoria en el marco de la investigación que se realizaba por presunto robo de unas joyas, valuadas en 82.000 dólares, que al parecer la vedette no devolvió a Juan Armando Benítez, propietario de la firma Armando Joyas, con quien había acordado usarlas en un evento realizado el viernes en Asunción.

Según la denuncia, la actriz no habría devuelto un juego de gargantilla de brillantes y zafiros y un par de aros. El préstamo habría quedado asentado por escrito vía escribanía.

El lunes último, Moria, acompañada por Bruno Spinetto, su ¿ex? pareja, y su abogado Matías Morla, decidieron realizar un viaje por tierra hacia Paraguay por el camino que realizó Luciano Garbellano para escapar de la justicia guaraní a fines del año pasado, sin que nadie supiera por dónde regresó a la Argentina.

La diva quiere terminar de una vez por todas con este problema legal que le impide salir del país y volver a hacer sus viajes por el exterior. Por ejemplo, a raíz de este situación procesal no pudo acompañar a Carmen Barbieri y a las mellizas griegas Victoria y Stefanía a Miami y Las Vegas.

Así fue como emprendió un largo viaje en una camioneta, tratando de pasar inadvertida en todo momento, y se lo vio a su abogado por los pasillos de los tribunales paraguayos tratando de negociar garantías que impidieran que se repita el proceso vivido con Alexis Sotto.

El año pasado, el asistente de Moria Casán Alexis Galo Sotto debió permanecer en la cárcel de Tacumbú en Paraguay por el escándalo de las joyas. Pasó una semana detenido por determinación de la jueza Dina Marchuk. El joven recuperó su libertad, regresó al país e hizo declaraciones a la prensa en el aeropuerto de Ezeiza.

“‘No me declaré culpable, obviamente soy inocente”, recalcó Galo a los periodistas, aunque prefirió retirarse sin dar más respuestas. Además, indicó que la diva no iba a quedar detenida si viajaba a Paraguay (hoy aquella declaración quedó en el olvido).

“No fue condenado, no se declaró culpable. Fue preso por una causa que no tenía por expectativa del pago de una multa. Esta causa se solucionaba en un día o en cinco minutos, no en una semana”, concluyó, en tanto, el abogado Matías Morla.

Ayer, la diva estuvo dando vueltas en una camioneta a la espera de una respuesta de Morla, que se presentó en los tribunales paraguayos junto a Bruno Spinetto, y al no obtener una respuesta positiva respecto de las garantías deseadas, el grupo de viaje retomó el mismo camino por el cual ingresaron a Paraguay como “polizones”.



Fuente: PrimiciasYa.

Opiniones (0)
22 de noviembre de 2017 | 10:12
1
ERROR
22 de noviembre de 2017 | 10:12
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia