Deportes

Análisis: el racismo vuelve a sacudir al fútbol italiano

Con la Juventus encaminada al título, el fútbol italiano vuelve a centrar sus miradas en el racismo, un flagelo recurrente en el Calcio.

Los tribunales de la UEFA sumaron el lunes un nuevo expediente italiano. Esta vez están en la mira algunos hinchas del Inter, acusados de cantos racistas durante el partido de la Liga Europa del jueves contra el Tottenham jugado en Milán.

"Los cantos se escucharon muy claramente", comentó el entrenador portugués del Tottenham, André Villas-Boas, sobre los gritos dirigidos al delantero visitante Emanuel Adebayor. Algunos colegas del togolés incluso consideraron abandonar el campo de juego.

 El Inter, eliminado de la Liga Europa pese a su victoria por 4-1 en aquel encuentro, podría enfrentarse a una dura sanción, aunque para ello deberá esperar a que el comité disciplinario de la UEFA discuta el asunto el 19 de abril.

Pero no es el primer caso de un club italiano que se ve envuelto en un escándalo de racismo.

Lazio fue condenada a principios de mes a jugar dos partidos a puertas cerradas y a una multa de 40.000 euros (52.000 dólares) tras el saludo nazi que realizaron algunos de sus hinchas en otro encuentro por la Liga Europa.

Y eso pese a que los esfuerzos para combatir el racismo en los estadios se vienen multiplicando en el país después de que el jugador del Milan Kevin-Prince Boateng decidiera abandonar recientemente el campo de juego junto con sus compañeros en un amistoso ante el Pro Patria, de la cuarta división.

Las autoridades ya han aplicado más de 20 multas por diversos casos de abusos raciales en la Serie A. Y las ligas menores no son tampoco inmunes al problema.

El propio Inter ya recibió a fines de febrero una multa de 50.000 euros por los cantos contra el flamante astro de origen ghanés del Milan Mario Balotelli durante el derbi de la ciudad.



Balotteli, que arribó a fines de enero proveniente del Manchester City, también fue insultado por los hinchas de la Juventus. Lo insólito del caso es que Balotelli ni siquiera estaba en la cancha, ya que los cánticos ocurrieron durante un partido entre los "bianconeri" y Catania jugado en Turín. La multa fue de 4.000 euros.

La federación italiana intentó abordar el asunto promoviendo unas pancartas que pedían "echar al racismo del fútbol" e invitar a Boateng al amistoso del próximo jueves contra Brasil en Ginebra.

 Boateng ya estuvo presente en la misma localidad suiza cuando dio un discurso en ocasión del Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial organizado por Naciones Unidas.

El ghanés se reunirá además este viernes en Zúrich con el presidente de la FIFA, el suizo Joseph Blatter, para intercambiar opiniones sobre posibles medidas a tomar contra el racismo.

 Pero pese a las acciones, tanto la federación italiana como la Liga han recibido críticas por su falta de decisión para combatir el problema.

 "Con todas esa cámaras en los estadios, ¿cómo es posible no identificar a aquellas personas y sacarlas inmediatamente?", se preguntó Gianni Ippoliti, ex árbitro y comentarista de Radio 1.

 Lo cierto es que más allá del racismo, en los estadios italianos son también frecuentes los problemas vinculados a proyectiles, bombas de humo y choques entre hinchas o con la policía.

 No sorprende entonces que la cantidad de espectadores se ubique muy por debajo del promedio europeo en los últimos años.

¿Qué sentís?
75%Satisfacción0%Esperanza25%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (1)
5 de Diciembre de 2016|23:50
2
ERROR
5 de Diciembre de 2016|23:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Es la libertad de expresión. Todo lo que se canta en un estadio es discriminador, se trata a la hinchada contraria de pobres o villeros o de extranjeros, amargos, maricones, etc. ¿Qué quieren que canten los hinchas de fútbol?
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016