Con éxito concluyó la maniobra antibarro
A las 18 en punto se abrieron las compuertas en la represa y sólo hizo falta que así estuviera una hora. Desde las seis faltará el agua en el Gran Mendoza.

Toques de sirenas, móviles de seguridad recorriendo los caminos aledaños a la represa Potrerillos, funcionarios expectantes junto a un grupo de periodistas locales y técnicos de la prestataria CEMSA marcaron el escenario de apertura de las compuertas –a las 18- para purgar el sistema por el cual no habrá agua potable hasta el domingo en el Gran Mendoza.                                                                

Ese fue el marco del inicio de la maniobra coordinada por el Ministerio de Infraestructura, con Rolando Baldasso a la cabeza,  la mirada atenta del titular de Aysam, Luis Bohn, el titular de Defensa Civil, Marcelo Dapás, y el Superintendente General de Irrigación, José Luis Álvarez y los encargados de operar la operación que, según los responsables, fue un éxito. La evaluación fue por la calidad del agua vertida en tan sólo una hora. En principio habían calculado que harían falta 120 minutos para mover los sedimentos –de arcilla, limus y bentonita- pero en realidad no hizo falta.

Momento de la apertura de las compuertas en la represa Potrerillos, el viernes a las 18 en punto.

Antes, Gerardo Vaque, Subsecretario de Infraestructura provincial, explicó a los periodistas presentes cómo se completaría la maniobra minutos antes de las 18, cuando iniciaron las sirenas de los móviles recorriendo las rutas y finalmente sonó el silbato que precedió al bramido del agua traspasando la montaña al costado del paredón que contiene el gran espejo de agua que fue afectado por las últimas y fuertes lluvias en alta montaña.

Básicamente, Baldasso, mientras se realizaba el desagote parcial de la represa explicó que “estamos haciendo un operativo que se llama limpieza de las compuertas del recaudador del fondo –del dique- por lo que se va alternando entre las dos compuertas para ir moviendo el barro que se encuentra no sólo en el descargador sino en el túnel de abducción y lo que hemos hecho es seguir sacando lo que quedaba del otro lado de la presa”, marcó.

Satisfacción de los funcionarios mientras el agua fluía con fuerza buscando la pendiente en dirección hacia Cipolletti.

En ese sentido y satisfecho, el ministro de Infraestructura, corroboró que “el operativo ha sido exitoso y luego vamos a evaluar con una batimetría para saber cuánto sedimento ha quedado en el fondo de la presa a partir de esto que estamos sacando hoy y decidir si tal vez en el invierno si debemos hacer un operativo más”, indicó.

Siempre señalando la boca del túnel por donde salía con fuerza el agua marcó: “Lo que estamos viendo es que el agua sale con calidad suficiente y sin tanto sedimento como había ocurrido hace unos días. Esto nos da una mayor tranquilidad que la presa se está manteniendo bien. La semana anterior no se logró esta calidad de agua ya que ahora se observa una espuma blanca lo cual indica que está más limpia. La vez pasada tenía tanta densidad que era como un verdadero chocolate muy espeso”, señaló.

“Esto nos deja más tranquilo porque podremos mantener bien los órganos de seguridad, bien operables, y la represa, porque es fundamental mantenerla con seguridad. Acá estamos en el punto más bajo de la presa y estamos sacando el sedimento para que siempre esté operativa la represa. Sigue saliendo algo de barro, por eso el color marrón, pero no tiene la densidad que en el otro momento”, agregó.

Según el funcionario, “el problema nació cuando ocurrieron las fuertes tormentas de este verano en alta montaña que arrastraron muchísimo limo, arcilla y bentonita dentro del agua de la represa. Son sustancias coloidales que empezaron a salir por los drenajes. Acá en las compuertas se pudieron tomar imágenes que indicaron que había un barro excesivo. Eso es lo que hemos logrado quitar a partir de las operaciones de mantenimiento que se hicieron”, dijo.

A secas

El impacto del agua liberada desde el Dique Potrerillos llegó cerca de las 22 a Cipolletti, desde donde el líquido se debería derivar a las plantas potabilizadoras que alimentan el suministro de agua potable para el Gran Mendoza.

Como dichas plantas poseen una reserva que alcanza para unas ocho horas de provisión es que se espera que cerca de las seis de la mañana del sábado el área poblada afectada se quede sin agua potable y que las cañerías de la red del suministro se observen totalmente secas.

Debido a que no se liberó tanto sedimento como en principio se esperaba es que el corte de agua potable dure menos de lo pensado.

De todos modos es aconsejable juntar agua potable para las necesidades de alimentación de la población y se aconseja no desperdiciarla porque no se restablecerá el servicio en la mayoría del Gran Mendoza durante unas 24 horas. En los barrios al Oeste de la calle Boulogne Sur Mer, podría demorar el restablecimiento aludido hasta unas 36 horas.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (2)
31 de Octubre de 2014|19:41
3
ERROR
31 de Octubre de 2014|19:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
sebasoft16 de Marzo de 2013|00:44
de que se rien los de las fotos ????????? de que toda Mendoza va a estar sin agua todo un dia ????????
2
jvalle15 de Marzo de 2013|22:51
De qué se ríen no entiendo???? De la falta de previsión que llevó a que los aludes paralizaran la ruta 7 y nos dejaran problemas con el agua???? Desde hace años se sabe con exactitud cuáles son los puntos por donde podían producirse este tipo de situaciones
1