De Jeremy Irons al papa Francisco, los jesuitas en América Latina

La congregación, fundada en 1540 por el español Ignacio de Loyola y seis compañeros, ha tenido en la historia del continente un fuerte compromiso.

En la película "La Misión" de 1986, Jeromy Irons interpreta a un sacerdote jesuita, el padre Gabriel, que protege a indígenas guaraníes en una misión perdida en la selva sudamericana en el siglo XVIII y choca con los poderes terrenales.


La historia dramática y de aventura del director británico Roland Joffé, en la que actúa también Robert De Niro como un ex traficante de esclavos, retrata mucho de la historia en América Latina de la Compañía de Jesús, que ahora tiene por primera vez un papa y además latinoamericano, en la figura de Francisco.

La congregación, fundada en 1540 por el español Ignacio de Loyola y seis compañeros, ha tenido en la historia del continente un fuerte compromiso con la justicia social, en algunos casos llevada al extremo con un compromiso militante como ocurrió en la Centroamérica de los años setenta.

"La Compañía de Jesús llegó a finales del siglo XVI. En toda Hispanoamérica, en las Indias Occidentales, tuvo dos papeles importantísimos", dijo a dpa el investigador Jorge Traslos Heros del Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

"Por un lado, fueron los grandes educadores y tuvieron colegios que vinculaban a empresas agrarias. Entonces incidían en el desarrollo económico porque tenían las haciendas mejor administradas y con eso financiaban la educación. Y luego tenían sus misiones, que es la segunda gran obra relevante de la historia de los jesuitas en las Colonias".

Los jesuitas fueron expulsados en 1767 por las monarquías católicas europeas por la gran influencia que llegaron a tener y que era vista como un desafío. Así tuvieron que abandonar también su labor en América.

Hubo idas y venidas en los años que siguieron, con regresos y expulsiones, hasta que se restablecen a finales del siglo XVII y principios del siglo XIX.

Con los aires de renovación del Concilio Vaticano II (1962-1965) y la Conferencia del Consejo Episcopal Latinoamericano en Medellín (1968), hay una fuerte toma de conciencia de algunos sectores de la Iglesia, entre ellos los jesuitas, de la pobreza en América Latina.

"Acá se separan los caminos", dice Traslos Heros, especialista en historia de la Iglesia.

Algunos sectores entran en "franca contradicción con la Santa Sede" y abrazan con entusiasmo la Teología de la Liberación, otros se mantienen más apegados a la doctrina social de la Iglesia, comprometidos con los derechos humanos y la opción por los pobres, pero sin una "politización de la fe".

Un hecho histórico de sangre que marcó a la Compañía de Jesús fue el asesinato de seis jesuitas el 16 de noviembre de 1989 por parte de una unidad del batallón del Ejército en la Universidad Centromericana (UCA) de San Salvador, entre ellos el rector Ignacio Ellacuría.

"El padre Ellacuría era un hombre muy afecto a estas causas sociales pero inmensamente ortodoxo, pero también nos podemos encontrar hombres de genuina fe, que se alejaron de la línea del Vaticano, como el teólogo Jon Sobrino", señala.

En Sudamérica los jesuitas "sin dejar la dimensión liberadora del evangelio, en general mantienen una línea de armonía con la doctrina social de la Iglesia", dice Traslos Heros, pero señala que el caso es distinto entre jesuitas de México, Estados Unidos o España.

El cardenal Jorge Mario Bergoglio, ahora papa, es un hombre comprometido con los principios tradicionales de la Iglesia, aunque mantiene el carisma de la justicia social y la formación cultural.

"El impacto va a ser brutal para los jesuitas", consideró el experto. "¿Se van a pelear con él, con su primer papa? En realidad, es un reto a los jesuitas. En Europa son muy liberacionistas, muy sociales. Bergoglio tiene mucha firmeza en las líneas maestras de la Iglesia, siendo él mismo un hombre de profunda vocación social".

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (2)
5 de Diciembre de 2016|01:46
3
ERROR
5 de Diciembre de 2016|01:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. "En la película "La Misión" de 1986, Jeromy Irons interpreta a un sacerdote jesuita, el padre Gabriel, que protege a indígenas guaraníes en una misión perdida en la selva sudamericana en el siglo XVIII y choca con los poderes terrenales." JeROmy?? es JEREMY!!
    2
  2. después de conocer las Cataratas de Iguazú y las ruinas de San Ignacio, en Misiones, logré entender la hipocresía de la campaña evangelizadora de los jesuitas. Como en la pelicula La Mision" bien lo dice, llegaron para mostrarles el paraíso a los nativos.... ¿cuál paraiso? ellos ya vivían ahí.... Se necesitaron 4 generaciones de guaraníes para edificar San Ignacio...... a eso, le llamaron evangelización
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016