Aseguran que habrían existido 42.500 campos nazis

Bajo el dominio de Hitler entre 1933 y 1945, habrían existido miles de campos de exterminio según aseguran académicos.

Investigadores del Museo del Holocausto de EEUU iniciaron hace más de diez años una tarea vertiginosa y oscura, catalogar todos los guetos, sitios de trabajo esclavizado, campos de concentración y fábricas de la muerte organizados por los nazis de esa época.

En el informe se supo que existieron unos 42.500 guetos y campos nazis distribuidos por toda Europa, según un informe publicado en el diario norteamericano The New York Times.

Estos oscuros sitios estaban distribuidos en las zonas tomadas por los nazis en Francia, Rusia y en la misma Alemania.

Durante enero los investigadores dieron a conocer el informe en el Instituto Histórico Alemán en Washington y tuvieron que repetir la cifra porque nadie podía creerlo.

“Los números son mucho más altos de lo que pensamos originalmente”, afirmó Hartmut Berghoff, director del instituto, luego de haberse enterado de estos nuevos datos. “Sabíamos lo terrible que había sido la vida en los campos y los guetos”, precisó, “pero estos números son increíbles.” Los campos documentados no son solamente los “centros de exterminio”, sino también miles de campos de trabajos forzados, donde los prisioneros fabricaban abastos para la guerra; campamentos de prisioneros de guerra; sitios llamados eufemísticamente “centros de atención”, donde a las mujeres embarazadas se les obligaba a abortar o se mataba a los bebés después del parto; y burdeles, donde las mujeres eran obligadas a tener relaciones sexuales con el personal militar alemán.

Auschwitz y un puñado de otros campos de concentración llegaron a simbolizar la maquinaria nazi de la muerte en la imaginación popular. Igualmente, el sistema nazi de encerrar a las familias judías en los guetos de sus respectivos pueblos quedó asociado con un solo lugar, el gueto de Varsovia, famoso por el levantamiento de 1943. Pero esos sitios, por infames que hayan sido, representan apenas una minúscula fracción de toda la red nazi, según salió dolorosamente a la luz con las nuevas investigaciones.

Los mapas elaborados por los investigadores para identificar a los campos y los guetos convierten a amplias secciones de la Europa en tiempos de guerra en negros racimos de muerte, tortura y esclavitud, que estaban centrados en Alemania y Polonia, pero que llegaban a todas las direcciones.

Los editores principales del trabajo, Geoffrey Megargee y Martin Dean, calculan que de 15 a 20 millones de personas murieron o estuvieron encarceladas en los sitios que han identificado.

Dean indicó que los hallazgos no le dejan dudas de que muchos ciudadanos alemanes debieron haber sabido de la existencia tan generalizada de los campos nazis en ese tiempo. “Prácticamente no se podía ir a ninguna parte en Alemania sin toparse con campos de trabajos forzados, de prisioneros de guerra o de concentración”, aseguró. “Estaban por todas partes.”

En Imágenes