Deportes

Y ahora, la antorcha irá a la cima del Everest

La antorcha olímpica ha iniciado su ascenso a la cima del mundo escoltada por grandes medidas de seguridad. El fuego se encuentra por el momento en el Campamento Base de Avance a 6.500 metros de altura, donde aguarda a que amaine el viento para iniciar su ascenso final.

La llama olímpica empieza su ascenso a la cima del monte más alto del mundo, el Everest. Un equipo de 50 personas entre ellas portadores, funcionarios, entrenadores y técnicos escoltarán la antorcha a lo largo del camino hacia la cumbre, protegido por grandes medidas de seguridad.

Sin duda, una dura tarea que cuenta con un amplio grupo de personas que se han preparado a conciencia. “Se trata de un trabajo colectivo, todo el mundo está haciendo su parte. Hemos preparado a los montañeros, la logística, el prónostico meteorológico, la retransmisión televisiva...”, aseguró Zhang Zhijian, protavoz del equipo chino de Montañismo. El equipo está compuesto por ciudadanos chinos de varios grupo étnicos, han, hui, hu, hujia, e incluso, tibetanos.

El fuego se encuentra por el momento en el Campamento Base de Avance a 6.500 metros de altura, donde aguarda a que amaine el viento para iniciar su ascenso final, por la ruta tradicional, que es la más segura. El entrenador del equipo chino de Montañismo, Sun Bin, aseguró que “si todo va bien, los montañeros pueden llegar a la cumbre en unos cuatro días”.

Temor a más represiones

Mientras, el grupo independentista tibetano Estudiantes por un Tíbet Libre (SFT), declaró mediante un comunicado que la represión militar china en el Tíbet se está intensificando como preparación del paso de la antorcha olímpica por la región en junio. Según SFT, la situación en Lhasa es muy represiva, los residentes no tienen libertad de movimiento por la ciudad y temen que se intensifique el toque de queda impuesto desde las revueltas del pasado 14 de marzo.

La autoridades chinas mantienen cerrada la región autónoma a la prensa y los extranjeros y los fotógrafos foráneos asignados para cubrir la subida de la llama olímpica se han encontrado con una “censura administrativa”.

El pasado lunes las autoridades chinas condenaron a 30 tibetanos a entre tres años de prisión y cadena perpetua acusados de provocar las protestas e incidentes en un “juicio secreto que no cumplía con los estándares internacionales de un proceso adecuado”, según la ONG Human Rights Watch.
Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|02:56
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|02:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic