Subastarán un óleo alemán que perteneció a Hitler

La pintura fue creada por el artista Karl Walther y formó parte de la decoración de la Cancillería del III Reich.

En Alemania, un cuadro pintado por el posimpresionista Karl Walther y que formó parte de la colección artística que adornaba las oficinas de Hitler, será puesto en subasta por una casa de ese país, luego de que el gobierno alemán la declarara como prescindible.

Según informó el diario alemán Süddeutsche Zeitung y publicó Télam, la pintura, que posee el número de lote 4629, muestra la Catedral de Naumburgo en un día soleado de otoño y presenta en su reverso una etiqueta de "Gran exposición de arte alemán", aludiendo a las ocho grandes muestras que se realizaron en la Alemania nazi.

Esta obra, calificada por el diario de "mediocre" y que la casa Wendl saca a subasta por un precio de salida de 650 euros, fue comprada por Hitler en 1939 por la cantidad de 3.500 marcos del Reich, que en la época era equivalente a un salario y medio anual.

Walther (1905-1981) llegó a exponer y a poner a la venta entre 1937 y 1944 un total de 28 de sus cuadros en las diversas ediciones de la "Gran exposición de arte alemán". Con la caída del régimen del III Reich, en 1945 las tropas estadounidenses escondieron la obra junto a otras joyas artísticas de los nazis en la mina de sal de Bad Aussee (Austria).

Posteriormente, la trasladaron al Central Collection Point (CCP) de Múnich (Baviera), lugar en el que se inventariaban los bienes artísticos confiscados por los nazis para restituirlos a sus propietarios originales o a sus herederos, donde fue catalogada con el número 11739.

En 1952, las obras adquiridas ilegalmente por los nazis entre 1933 y 1945, así como los varios miles de casos sin esclarecer de bienes confiscados, pasaron a estar bajo custodia del Ministerio de Asuntos Exteriores, cuando el Comité Alemán de Restitución concluyó sus labores de investigación.

La "Catedral de Naumburgo" reposó durante años diversos despachos y embajadas, hasta que en 2001 el Ministerio decidió que la obra ya lucía anticuada y era "prescindible", por lo que decidió venderla a un módico precio, pues "se podía descartar cualquier pretensión de restitución".

Dicha postura no es compartida por Stephan Klingen, del Instituto Central de Historia del Arte en Múnich, quien aseguró que el Estado debería considerar su idea y entregar el legado nazi al Museo Alemán de Historia (DHM), en vez de permitir su venta y contribuir a que se convierta en objeto de devoción de la ultraderecha neonazi.

¿Qué sentís?
75%Satisfacción17%Esperanza0%Bronca0%Tristeza8%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|06:06
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|06:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes