Publican las cartas entre Abraham Lincoln y Karl Marx

El alemán y el estadounidense intercambiaron una serie de cartas con los temas del fin de la esclavitud y la situación de los trabajadores como ideas comunes.

Marx y Lincoln mantuvieron correspondencia al final de la Guerra Civil estadounidense. Aunque los separaban más cosas aparte del Atlántico, coincidían en la causa de los trabajadores libres y en la urgente necesidad de acabar con la esclavitud.

Si el nombre de Abraham Lincoln es esencial en la historia y en la constitución de los Estados Unidos de América, ahora, a raíz de la película dirigida por Steven Spielberg, su figura adquiere una mayor notoriedad. Como en todo gran personaje, hay pasajes de su vida que no son tan conocidos, ya sea por desconocimiento o por interés en esconderlos.

Capitán Swing publica en castellano, gracias a la traducción de Antonio Lastra, Andrés de Francisco y Javier Alcoriza, la correspondencia que tuvo al final de la Guerra Civil estadounidense con Karl Marx, a priori alguien con el que resulta extraño imaginarse una relación de admiración y comprensión, pero que como descubre el libro, coincidían en algo tan esencial como la causa de los trabajadores libres y en la urgente necesidad de acabar con la esclavitud, según reseña la misma editorial.

Los escritos que recopila la obra indican el importante papel de los comunistas internacionales en oposición al reconocimiento europeo de la Confederación. Frente a la presuntuosa opinión del Londres liberal de su tiempo, que afirmaba que el verdadero motivo del conflicto eran los aranceles, Marx sabía que la crisis tenía que ver con la esclavitud.

Era consciente de que el capitalismo podía fácilmente apoyar e incluso prosperar a costa de ésta y otras formas de servidumbre humana. Sus numerosos escritos sobre la Guerra Civil, lejos de propugnar un socialismo de raza blanca, demuestran una intención universalista: "Sólo el rescate de una raza encadenada llevaría a la reconstrucción de un mundo social".

Poco después, los ideales del comunismo atrajeron a miles de adeptos por todo EE.UU., y la Asociación Internacional de Trabajadores trató de radicalizar la revolución inacabada de Lincoln promoviendo los derechos de los trabajadores blancos y negros, nativos y extranjeros, contribuyendo a una crítica profunda de los magnates que se enriquecieron con la Guerra, e inspirando una extraordinaria serie de huelgas y luchas de clase en las décadas siguientes.

Para leer algunas de estas cartas, seguí este vínculo.

Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|16:56
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|16:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes