Cuando los sonidos se hacen palabras

¿Cómo se escriben en español las onomatopeyas "clic", "claque" y "crac". La lingüista Nené Ramallo explica los usos correctos de estos términos.

Una gran parte de nuestro vocabulario cotidiano está formada por voces que imitan sonidos; son palabras totalmente transparentes pues, a partir de su significante (porción material de todo vocablo), es posible adivinar su significado o concepto. Esas voces constituyen onomatopeyas y son muchas más de lo que podemos imaginar. Precisamente, me referiré a tres voces onomatopéyicas que conocemos y utilizamos en nuestras comunicaciones orales, sin saber cómo materializar su escritura: CLIC, CLAC O CLAQUE y CRAC.

El término CLIC es una onomatopeya usada para reproducir un sonido seco y breve, generalmente metálico: El clic seco de la llave en la cerradura me despertó repentinamente. Este vocablo es muy usado en el ámbito de la informática, en donde toma el sentido de “pulsación que se hace en alguno de los botones del ratón de la computadora”. Se pluraliza CLICS: Hice tres clics sobre el término subrayado, pero no obtuve resultado alguno. No debe escribirse CLICK, pues esa grafía corresponde al inglés. Según indica nuestro Diccionario argentino de dudas idiomáticas, la acción derivada de la onomatopeya puede ser CLICAR o CLIQUEAR, pero es preferible y más recomendable la locución HACER CLIC.

 

La segunda palabra que analizaremos es CLAQUE: se trata de una voz tomada del francés claque, para nombrar al “grupo de personas a las que se paga para aplaudir en un espectáculo” y, por extensión, “grupo de personas que aplauden o animan a alguien incondicionalmente”. Se trata de un sustantivo femenino: Era irritante el accionar de la claque en ese acto. En los actos escolares, los padres formábamos una claque siempre presente. Existe y se admite la variante CLAC, adaptación al español a partir de la pronunciación de la voz francesa original.

 

En cuanto al vocablo CRAC, se trata también de una voz onomatopéyica con que se imita el sonido de algo que se quiebra: Estaban los niños husmeando la parte superior del placar de sus padres, cuando un ¡crac! anunció que la banqueta se había quebrado por el peso. Esta onomatopeya existe también en inglés, donde es CRACK.

Hay también otro sentido para este término, referido al quiebre financiero o comercial; pero, en este caso, es preferible usar el vocablo español que designa ese concepto: ‘quiebra’: En ese triste momento de nuestro país, hubo numerosas quiebras, no solamente comerciales sino inclusive personales y familiares.

Cuando un deportista o artista de gran calidad sobresale por sus dotes, se lo puede llamar ‘crac’; sin embargo, en este caso y en esos contextos, es preferible la sustitución de ese vocablo por ‘fuera de serie’, ‘número uno’, ‘as’ o ‘fenómeno’: El “balón de oro” por cuarta vez consecutiva confirma que Messi es un fuera de serie.

El plural, en todos los casos, es CRACS: Era hermoso dar clases a ese conjunto de geniecillos: se habían juntado allí todos los cracs de la institución.

* Nené Ramallo es la directora del Departamento de Letras, de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNCuyo; es lingüista, especialista en dialectología.

Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|18:16
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|18:16
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic