El Día de los Enamorados y vos: los ganadores del concurso de MDZ

Los lectores respondieron en calidad y cantidad a la propuesta literaria de MDZ. Elegimos tres textos, cuyos autores ya pueden retirar su premio: buenos libros.

Para celebrar de una manera distinta el Día de los Enamorados, invitamos a los lectores a escribir un microcuento cuya  historia tuviera al sentimiento amoroso como tema.

Entre el más de centenar de textos que recibimos por correo electrónico o como comentario en la nota de la invitación, destacaron tres relatos breves, de gran eficacia narrativa y espesor imaginativo, que responden perfectamente a las características de la microficción: contar una historia con el menor número de palabras.

Los ganadores son -en esta convocatoria, las premiadas son mujeres- en orden de mérito, Caro Fernández, Elena Leal y Florencia Fernández.

Por sus cuentos se hicieron de un premio con muy buenos libros, una obra de ficción y un ensayo, en todos los casos:

Primer premio: La Perla. Historia y testimonios de un campo de concentración, de Ana Mariani y Alejo Gómez Jacobo (Aguilar) y Coronadas de gloria, de Alejandra Laurencih (Norma).

Segundo premio: Éxodo jujeño. La gesta de Manuel Belgrano y un pueblo para construir una nación, de Hernán Brienza (Aguilar) y La trampa del sueño americano, de Ruth Ramanauskas (Aguilar).

Tercer premio: Autonomía y neutralidad en la globalización, de Roberto Russell y Juan Gabriel Tokatlian (Capital Intelectual) y Hilo de sangre azul, de Patricia Lara (Norma).

 Celos

Sé del sortilegio de las mujeres arañas. Al coincidir los tres en el ascensor, me aferré a su brazo cual bandera de un país perfectamente delimitado. La muy ladina no se dio por vencida y salió al ataque. Mi presa  sudaba, la zoosemiótica hacía efecto. En afán de interponerme entre ambos, descuidé la retaguardia y en un astuto movimiento sugerente, lo envenenó. Temblaba como una hoja, era claro que en su interior se desataba una poderosa lucha de instintos. No tuve opción, apunté mi aguijón y se lo enterré en el pecho por varios segundos para garantizar los efectos. Funcionó, él quedó inmovilizado, aturdido y a mi merced. Al descender pude saborear el triunfo, pero mi paz duró muy poco, a escasos metros revoloteaba con su oscura vestimenta una mujer buitre, y esas nunca comen solas.

Caro Fernández

 

Dijo:- Cuando me necesites no voy a estar. Cumplió su palabra.

Elena Leal

 

Desbaratadora

Le sonrió. Luego, siguió su camino. Él sonrió, pero ya no pudo retomar el suyo. 

Florencia Fernández

 

Las premiadas pueden pasar a retirar sus libros por MDZ OnLine (Bandera de Los Andes 350, Guaymallén, Mendoza), desde hoy jueves, de 8 a 15.

Gracias a todos por participar.

En Imágenes