Un gendarme caminó 20 kilómetros para ayudar a los aislados
El jueves en la noche Mauro Quiroga caminó en medio del barro desde Polvaredas hasta Uspallata. En el camino socorrió a las familias que quedaron atrapadas por los aludes.

El gendarme Mauro Quiroga caminó más de veinte kilómetros en medio del barro, para socorrer a las personas que quedaron atrapadas por los aludes que se produjeron el jueves en la noche.

Mauro es uno de los gendarme que está apostado en el Escuadrón de Punta de Vacas, el lugar al que el jueves alrededor de las 21 llegó un hombre para avisar que un tramo de la ruta estaba tapada por la tierra y el barro.

Mauro, junto al jefe del Escuadrón, Armando Amado y a uno de sus compañeros, Lucas Agudo fueron a verificar qué sucedía. Cuando llegaron al alud que tapó el camino a la altura de Polvaredas se dieron cuenta que estaban ante un desastre mayor y el jefe decidió volver al escuadrón para buscar ayuda.

Amado destacó la predisposición de sus hombres para ayudar a los damnificados.

Mauro y Lucas continuaron caminando bajo la lluvia, cruzaron los aludes por el medio, porque como no se diferenciaba cuándo comenzaba y cuándo terminaba el camino tenían temor de caer al precipicio.

Cuando llegaron al túnel ubicado a la altura de Cortaderas se encontraron con el peor de los escenario. Cuatro vehículos enterrados hasta la mitad en el barro, y sus tripulantes sentados sobre el techo, asustados y muertos de frío.

Los jóvenes intentaron tranquilizar a los nueve adultos y a los cuatro niños, que lloraban sin parar. Después de mucho hablarles lograron convencerlos de que no podían quedarse en el lugar, porque podía haber otro alud.

Con los gendarmes a la cabeza, las catorce personas caminaron en plena noche con el barro a la cintura hasta donde divisaron las luces de un vehículo. Era una tráfic de la empresa Grajales, a cuyo conductor también sorprendió el alud, aunque logró encontrar un reparo. Mauro le pidió que dejara entrar a las personas, a lo que el hombre accedió de inmediato.

Como veía más luces a lo lejos, Mauro decidió continuar para saber si había más damnificados. Los dos gendarmes decidieron que Lucas se quedara en la tráfic con los asustados turistas, que pasaron toda la noche en el vehículo soportando el frío.

Aunque sentía el cansancio y el ruido ensordecedor del agua y el barro que se deslizaban a su alrededor, Mauro siguió caminando. Sólo tenía una linterna y un silbato que le dio su compañero.

Unos metros más adelante se encontró con un alud aún mayor al primero y cuando intentó cruzarlo se cayó a una zanja de la que por un momento pensó que no saldría. Finalmente logró superar ese inconveniente y se encontró con otro grupo de personas. Las llevo a un lugar seguro y les pidió que se quedaran ahí, ya que iría por ayuda. Le pidió la campera a uno de los hombres, porque estaba empapado y congelado y siguió adelante.

Mauro contó a MDZ ON Line que la luz de una linterna lo guió para continuar camino, aunque nunca encontró a la persona que lo ayudaba.

“Estaba congelado y no tenía más fuerzas, a lo único que atiné fue a rezar. El frío era impresionante y no paraba de llover”.

“Estaba congelado y no tenía más fuerzas, a lo único que atiné fue a rezar. El frío era impresionante y no paraba de llover”.

Cerca de las tres de la mañana Mauro llevó exhausto a Uspallata donde divisó las luces de una ambulancia y de un vehículo de la policía. Se desesperó cuando vio que se retiraban del lugar, les hizo señas con la linterna y finalmente lo divisaron.

En Uspallata conoció al gobernador, Francisco Pérez y a algunos de sus ministros, a quienes convenció de no intentar un rescate por tierra. Les dijo que la única posibilidad de que nadie resultara herido era que el operativo se hiciera con un helicóptero. Finalmente lo escucharon.

Mauro se bañó, pidió ropa prestada y alrededor de las 6 de la mañana empezó a caminar hacia donde estaban las personas aisladas, ya que era el único que sabía dónde se encontraban. Poco después llegó el helicóptero, al que se subió con las autoridades para rescatar a las familias.

El jefe del Escuadrón, Armando Amado y el gendarme, Mauro Quiroga.

El jefe del Escuadrón de Punta de Vacas, Armando Amado, destacó la predisposición de todos sus subalternos para socorrer a las familias, sin pensar en las consecuencias para su propia vida.

Amado aseguró que el espectáculo con el que se encontró esa noche fue increíble, porque las paredes de barro llegaban a los siete metros. El hombre, que hace doce días llegó a Punta de Vacas ya que toda su carrera estuvo apostado en Chaco, Corrientes y Formosa, confió en sus hombres y en el conocimiento que tenían del terreno para intentar rescatar a las víctimas.

Mauro fue uno de las personas en las que confió y no lo defraudó. El gendarme que nació en El Bolsón y hace dos años llegó a Punta de Vacas caminó más de 20 kilómetros en medio del barro para ayudar a las familias sorprendidas por los aludes.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó10/10
Opiniones (12)
18 de Diciembre de 2014|09:23
13
ERROR
18 de Diciembre de 2014|09:23
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
pmccarthy7 de Octubre de 2013|16:48
Buenas tardes. Soy una de las personas a las que Mauro ayudó a salir junto a mi Mujer, el nene y otras personas mas. Estoy tratando de contactarlo desde hace meses pero no puedo comunicarme por teléfono al destacamento. El diario tiene algún teléfono de contacto que puedan brindarme? Muchas gracias.
12
narigoncas15 de Febrero de 2013|13:21
FELICITO AL SUBALFEREZ QUIROGA POR SU ACTO DE VALENTIA... EXCELENTE LA NOTA PERO NO SE POR QUE SE LE DA MERITOS AL JEFE (AMADO) SI NO HIZO NADA COMO PARA QUE LO SACARAN EN LAS FOTOS... ES MAS TRABAJE CON EL EN LAS VILLAS DE CAPITAL Y PUEDO AFIRMAR QUE EL MIEDO GOBIERNA SU VIDA.. NO ME ES EXTRAÑO QUE NO HAYA SIDO ÉL QUIEN SALIO A CAMINAR Y QUE SE HAYA VUELTO A "BUSCAR AYUDA".. EL PEOR JEFE DE SECCION QUE TUVE.. LEJOSSS
11
sergi13 de Febrero de 2013|23:02
Che no se apuren en felicitar, no sería de extrañar que este mismo sujeto junto con otros camaradas fueran los que se robaron las cosas de los autos cuando quedaron abandonados. No quiero ser pincha mambo pero estamos en la Argentina y con argentinos.
10
inconformista13 de Febrero de 2013|22:54
HEROE TOTAL!!! Mis respetos, espero sea condecorado como se merece. A este tipo de noticias hay que hacerle seguimiento.
9
magito13 de Febrero de 2013|21:55
Este hombre bien se merece un ascenso por su valentia!
8
gs1913 de Febrero de 2013|21:53
Un verdadero HEROE !!!! Mis respetos por tremenda hazaña!!!
7
daniel202013 de Febrero de 2013|20:30
a ver si lo ascienden , es lo menos que pueden hacer, ademas de darle unos diez dias de vacaciones,.
6
delmonte13 de Febrero de 2013|19:26
Un verdadero HEROE, esa noche ... caminando para ofrecer ayuda a quien lo necesitaba, con lluvia intensa y frio que cala los huesos, sin contar los alud que todo el tiempo se deslizaban, y la dificultad de la altura, que todos los que hemos caminado en montaña conocemos (para los que no...te corta el cuerpo). Podria haber perdido su vida. Muchas Gracias por tanta entrega
5
sergear13 de Febrero de 2013|18:49
Capo
4
iigbg13 de Febrero de 2013|17:40
En todo el país, donde uno se encuentra con un Gendarme hombre o mujer, siente una extraña sensación ya perdida (de las otras fuerzas de "seguridad") de sentirse protegido y ante alguien que infunde respeto. Al internalizar con ellos, uno se da cuenta que hay honestidad y humildad, de gente que ama a su fuerza y al país. ¡FELICITACIONES!
3