"A sangre fría" en entredicho: Capote habría mentido

El crimen que cuenta la obra impactó fuertemente en la sociedad americana y Capote se convirtió con su relato apegado a los hechos en el padre del Nuevo Periodismo.

En 1959, el eco de un terrible crimen resonó de un confín a otro de los Estados Unidos. El trágico destino de una próspera familia de Kansas, que había hecho fortuna gracias a la agricultura, mantenía al país en vilo. Eran la viva imagen del sueño americano y, además, conservadores, buena gente, sin enemigos y no se perdían ni un domingo de misa. Si les había sucedido a ellos, cualquiera podía ser la siguiente víctima de un asesinato múltiple. El pánico se apoderó de muchas familias.

También llamó la atención de Truman Capote, que se desplazó a la pequeña localidad de Holcomb, Kansas, y trabajó duro para ganarse el respeto y la confianza de testigos, amigos, vecinos e incluso los autores del delito. Tras cinco años de investigación, plasmó sus averiguaciones en un libro, a medio camino entre la novela de no ficción y el reportaje novelado. Con A sangre fría Capote grabó su nombre en las páginas de la historia como el fundador del Nuevo Periodismo americano.

Aquello sucedió hace cinco décadas y hasta ahora nadie lo había puesto en duda. Sin embargo, unos documentos que durante largo tiempo han permanecido olvidados en el Kansas Bureau of Investigation (uno de los escenarios y fuentes clave de la obra) y que ahora han sido revelados por el diario The Wall Street Journal, podrían echar por tierra el absoluto e inquebrantable apego a los hechos que hizo únicas las novelas de Capote.

Concretamente, dos capítulos de la novela publicada en 1966 difieren enormemente, según estos papeles, de lo que sucedió en realidad. Y el héroe de la historia, el detective Alvin Dewey, no sale muy bien parado. Fue él quien más fervientemente se empeñó en que Capote tuviera acceso a la investigación en curso en el KBI, quien le entregó documentación privada de la familia e incluso quien le ayudó a instalarse en Holcomb siendo un forastero.

A cambio, parece que pudo colar algún gazapo en A sangre fría para tapar las vergüenzas del KBI, sobre todo retrasos aparentemente inexplicables a la hora de investigar la casa del sospechoso. Si Capote sabía o no de aquellos documentos, que un antiguo agente se llevó a casa en su día, es una incógnita que tal vez nunca podremos resolver.

Opiniones (0)
28 de Febrero de 2017|02:49
1
ERROR
28 de Febrero de 2017|02:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una visita al Observatorio Europeo del Sur
    23 de Febrero de 2017
    Una visita al Observatorio Europeo del Sur
    Retromobile
    21 de Febrero de 2017
    Retromobile