Deportes

El último adiós a la popular "Raulito", un ícono de Boca

Sus restos serán sepultados esta mañana en un cementerio del Parque Pereyra Iraola, tras fallecer ayer a los 74 años. Era la última sobreviviente del trío que conformaron “La Gorda Matosas", para River y Tita Matiussi, para Racing. Mirá un video de "La Raulito" gritando un gol de Boca.

María Esther Duffau, más conocida como "La Raulito", la hincha más representativa de Boca Juniors, será sepultada esta mañana en un cementario del Parque Pereyra Iraola,cerca de La Plata,tras haber fallecido este miércoles a los 74 años y ser sus restos velados desde anoche en el salón principal de la sede de La Bombonera.

"La Raulito" fue para los boquenses un ícono del "hinchismo", como "La Gorda Matosas" para River Plate o Tita Matiussi para Racing Club.

Nació el 26 de julio de 1933 en el barrio porteño de Villa Urquiza y la historia de su vida fue interpretada en una película por Marilina Ross en 1975.

El filme en cuestión se llamó precisamente "La Raulito" y el protagonista masculino fue el actor chileno Lautaro Murúa. Pero su participación cinematográfica había empezado mucho antes, ya que en 1948 fue extra en la película "Pelota de trapo".

"La Raulito" siempre dijo que le hubiera gustado "ser macho y jugar en la primera de Boca como Diego Maradona".

Precisamente el apelativo masculinizado obedeció a su apariencia, casi un mecanisno de defensa para enfrentar la vida como mujer en las calles y los reformatorios que la albergaron. Siempre dijo que pateaba bien "con las dos piernas" y era una "buena cabeceadora".

En los últimos tiempos había sufrido una afección en el fémur de la pierna derecha que la mantenía postrada y la obligaba a desplazarse en silla de ruedas. Hacía bastante tiempo que vivía en el Hospital Rawson y en los últimos días, cuando su enfermedad se agravó, fue trasladada al Argerich.

Poco tiempo atrás, Guillermo Barros Schelotto y Rodrigo Palacio le habían entregado una parcela en el cementerio boquense de Hudson, donde descansarán sus restos.

Ese día, además de confesar que en su niñez era hincha de Argentinos Juniors, casi como recorriendo una parábola "maradoniana", había dicho que quería dar "otra vuelta olímpica, aunque sea en silla de ruedas. Una más en mi vida dedicada a Boca".

Ese deseo no podrá cumplirlo, pero hay una conquista mucho más importante que alcanzó a lo largo de su vida: el reconocimiento perenne y el establecimiento definitivo en el corazón de todos los boquenses.
¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|23:26
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|23:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016