El Día de los Enamorados y vos: escribí un cuento con MDZ

Participá con un microcuento en este concurso. Los tres mejores ganarán libros y todos serán publicados. Mandanos tu historia de amor. Tenés tiempo hasta el miércoles.

El 14 de febrero, Día de los Enamorados recuerda la muerte de San Valentín, quien en la Roma del siglo III casaba a las parejas bajo el ritual cristiano a escondidas de los ojos romanos. Su figura se popularizó a lo largo de la historia y San Valentín se convirtió en el patrón de quienes se aman.

Te invitamos a celebrar el amor y a inventar un mundo con nosotros. Para eso te proponemos compartir un juego literario: que te animés escribir un cuento breve, un microcuento o un microrrelato, una historia que tenga al sentimiento amoroso como tema.

Envianos tu historia como comentario al pie de esta nota, O al correo de Patricia Rodón, editora de +Cultura: prodon@mdzol.com.

Los tres mejores relatos ganarán atractivos libros y todos serán publicados en +Cultura y las redes sociales de MDZ OnLine. Podés firmarlo con tu nombre o con tu nick, como quieras. El jueves 14 de febrero daremos a conocer a los ganadores, quienes podrán pasar a retirar su premio por el diario.

¿Qué es un cuento breve o un microcuento o microrrelato? Es una construcción literaria narrativa cuya su principal característica, como lo indican sus nombres, es la brevedad de su contenido. También llamado microcuento, minificción, microficción, cuento brevísimo o minicuento tiene como objetivo contar una historia completa con el menor número de palabras posibles.

Por ejemplo, el microcuento más corto que se conoce tiene siete palabras y es del enorme escritor Augusto Monterroso. Se titula El dinosaurio y dice: "Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí".

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó8/10
Opiniones (27)
3 de Diciembre de 2016|14:15
28
ERROR
3 de Diciembre de 2016|14:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. La vislumbró en la plaza. Todo su cuerpo temblaba. No sabía si cruzar la calle y seguirla, o esperar que el destino hiciera de las suyas. Se decidió por lo primero. Corrió como loco entre autos y transeúntes. Tras él, una joven corría llamándolo a los gritos. La alcanzó. Le ladró. Le gimió. Se olieron, se lamieron y menearon los rabos felices. Al mismo tiempo, el destino tejía una nueva trama entre sus dueños.
    27
  2. Un amor de primavera marcó el final de esa flor....
    26
  3. Hoy me acorde de usted. ¡Cómo olvidar sus grandes gestos de ternura! Cómo no recordar sus muslos relucientes después de cada ducha, el pelo que se adhería a su piel, sus pequeños senos en plena postura erecta, los desayunos de cada mañana, los silencios, los miedos, el aura de la ventana, el sabor acre de las discusiones... En fin, usted fue quien me mostró la felicidad en la vida, porque mi vida sin su compañía no vale demasiado. Por eso le suplico a quien esté leyendo estas líneas: si la ven, por favor avísenme; si no la ven, por favor no piensen que es delirio simplemente fue otro intento por encontrarla.
    25
  4. Mientras caminaba como todas las mañanas, taciturno, hacia mi trabajo, las voces de asombro y ¡qué calamidad! me distrajeron de mi dosis diaria de ensoñación. Los ojos de sermón de domingo, los labios finitos de juicio final y los índices inquisidores de las vecinas me obligaron a despegar la mirada de las baldosas que conozco desde siempre. En la pancarta decía ?Carlos, gracias por tantos años de amor. Siempre tuyo. Roberto?. Ese día volví a creer que el amor es más fuerte.
    24
  5. Mientras caminaba como todas las mañanas, taciturno, hacia mi trabajo, las voces de asombro y ¡qué calamidad! me distrajeron de mi dosis diaria de ensoñación. Los ojos de sermón de domingo, los labios finitos de juicio final y los índices inquisidores de las vecinas me obligaron a despegar la mirada de las baldosas que conozco desde siempre. En la pancarta decía ?Carlos, gracias por tantos años de amor. Siempre tuyo. Roberto?. Ese día volví a creer que el amor es más fuerte.
    23
  6. El amor es más fuerte Mientras caminaba como siempre, taciturno, hacia mi trabajo las voces de asombro y ¡qué calamidad! de las vecinas distrajeron mi ensoñación diaria. Las miradas de sermón de domingo, los labios apretados de juicio final y los índices inquisidores, me obligaron a despegar mi rostro de las baldosas que conozco desde siempre. En el pasacalle se leía "Carlos, gracias por tantos años de amor. Siempre tuyo. Roberto". Ese día volví a creer que el amor es más fuerte.
    22
  7. " ..." Fermin constuia su mejor amor , pero él no lo sabía . Verónica igual junto a él , los dos tuvieron su mejor experiencia . El tiempo los separo ,aún no saben porque , ... Debió ser tan absurdo el motivo, que las nuevas sonrrisas borraron todo reclamo cuando ayer se encontraron otra vez , habian pasado 12 años .Aquello que una vez los unió hoy les apareció igual de inmenso soberano y mágico , pero eso es tan grande que hoy eso no entraba juntos con sus hijos, esposa y esposo ... El final... , el final quien sabe no ? se quedaron mirando en silencio construyendo hermosos puntos suspensivos.
    21
  8. Corriò la blanca e impoluta cortina, saliò al balconcito y sintiò que todo daba vueltas: no podìa moverse ni retroceder, se agarrò con fuerza de la baranda? en què piso estaba? mìnimo en un piso trescientos por la altura de los otros edificios y por còmo se veìa la playa, una delgada lìnea clarita, lo demàs era mar de un color intenso, como el del cielo, surcado por algunos vehìculos y constelado por esas pequeñas plataformas plateadas que servìan para cambiar de lìnea?. ya repuesta volviò a la habitaciòn: la nena sonreìa, se ve que la pelìcula que veìa con sus anteojos panoràmicos era una comedia .. tuvo que traerla porque no encontrò a nadie que se la cuidara... sus compañeras de trabajo -amigas no, amigas no tenìa- con quienes recìprocamente podìa contar tenìan distintos problemas, todos entendibles? pero no era un inconveniente mayor? Emilio era cmprensivo y la nena sabìa que cuando le pidieran que se fuera tenìa que subir y bajar en el ascensor hasta recibir la orden que podìa volver a la habitaciòn... sabìa lo que sucedìa en su ausencia, todos los niños de su edad lo sabìan, era algo natural? por suerte a la tarde las asistentes del hotel la llevarìan, junto con otros niños, a la playa. Kaela mirò su inmensa valija -le había costado cerrarla- le pareciò que habìa abusado un poco con la cantidad de ropa pero la tentaciòn era grande: ella era la ùnica en su trabajo que usaba prendas confeccionadas con telas lavables? sus compañeras, que debìan vestirse con ropa descartable, le tenìan un poco de envidia y decìan que habìa tenido suerte al encontrar a un hombre tan rico que podìa permitirle ese lujo y daban por descontado que en esa relaciòn el interès tenìa su peso. Pero no, no era asì, ella lo querìa mucho, sentìa una sensaciòn de bienestar cuando estaba con èl, unos deseos de abrazarlo y ser abrazada? sentìa que el hecho de poder estar juntos una vez a la semana en un hotel le permitìa tocar el cielo con las manos? Emilio era tan cariñoso, tan distinto a los otros hombres, hasta habìa conservado el nombre que delataba sus humildes orígenes? podrìa habèrselo cambiado como hacìan todos pero no, èl era asì de sencillo, ganaba mucho dinero tenìa un pequeño imperio pero nadie lo hubiera sospechado? asì que le perdonarìa haber llevado una valija màs grande que de costumbre porque èl sabìa el placer que significaba para Kaela poder usar las prendas de su abuela...por la escasez de agua, el lavado de ropa no estaba permitido... esta operaciòn solamente se podìa hacer en los hoteles de 7 estrelllas para arriba que contaban con unos lava-secarropas de gran tamaño. Kaela sintiò el leve ruidito de la tarjeta en la ranura y Emilio entrò, con un pequeño bolso, vestido con un anticuado pantalòn pinzado oscuro y una camisa blanca (sabìa que a la playa no iban a ir)... le sonriò y ella sintiò que estaban en la antesala del paraìso ... pensò en que lindo era estar enamorados y se alegrò de que el amor, aunque escaso, no hubiese desaparecido del todo....
    20
  9. El .dieciseis años ....Ella....tan solo quince...Caminan descalzos en la playa ,hundiendose en la arena generosa que ofrece su blandura..Para ellos , el mundo entero esta hecho de arena .Caminan con las manos y las almas unidas . _Me gustan tus ojos _que tienen el color tibio del horizonte _ .Me gusta tu sonrisa ...que se prende a mi carne . _Me gustan tus brazos ..que borran mis dudas y temores . Se acercan ,con sus ricos silencios compartidos ,hasta el borde del mar y de si mismos El mar lame la arena que lo recibe mansamente,Con fuerza viril se deshace en espuma y la cubre cumpliendo con el rito milenario.Lentamente sus bocas se unen , con el afan urgente de beberse sorprendidos , confusos ,acaso en busca de si mismos _Como pueden tus manos vivificar mi cuerpo en ecos infinitos? ¿Cual es este misterio que nos da y nos exige,que nos alegra y nos angustia ,que nos envuelve sin tiempo ni espacio ni frontetra ? O tan solo nos muestra el camino hacia la luz eterna ? Estan tan juntos que proyectan tan solo una sombra en aquel atardecer de rosas y dorados . EL ,ha señalado el sendero y el universo ha movido nuevamente sus fichas .Acaba de iniciar una nueva partida y , como todo inicio, solo esta lleno de renovadas esperanzas.
    19
  10. EL AMOR NO ES COSA DE MACHO. La perra lo abandonó, arrastraba las cadenas que él le colocó. El callejero siempre atento encontró el atractivo que lo incitó a montarla, no hubo amor, fue forzada como muchas y mas luego sólo quedó el dejarse para no sufrir, aunque el comentario es que ella lo disfrutó. Hoy su dueño busca al culpable, a la perra la hace responsable de escapar en busca de un macho. El dueño de esa perra está agotado de ver a las hembras huir de sus manos. Marta se fue hace un año, harta de ser perra, sus senos le exigieron no ser tocados antes de tiempo, la lubricación no era la misma y una frase no era suficiente, ella necesitaba el poema entero. Ni el título de propiedad le sirvió a su dueño para que volviera, Marta no tuvo variedad en el tema y degustó un postre bien preparado, el vecino la ascendió a reina y ella lo coronó sin tanto protocolo. La vecindad ya tiene dictamen: ella puta. El vecino, un manso engatusado. El propietario de la perra preñada y exmarido de Marta es considerado la víctima. De un total de varios, el grueso de los que opinaron eran damas, que no son machos porque sus dueños no lo permiten.
    18
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016