Deportes

Podría haber problemas en la final de la Champions en Moscú

En Inglaterra hay preocupación por los inconvenientes organizativos que está teniendo la ciudad rusa que el 21 de mayo albergará la final de la copa. No hay más lugar y aún no se sabe si los viajantes necesitarán o no visa.

Moscú recibirá la visita de dos equipos de fútbol ingleses y de casi 50.000 seguidores, por eso en Gran Bretaña reina un ambiente de preocupación por las condiciones de organización de la final de la Liga de Campeones.

Cuando las relaciones diplomáticas entre Londres y Moscú no atraviesan su mejor momento desde la muerte del ex espía ruso Alexandre Litvinenko, envenenado con polonio 210 en Londres en 2006, la Unión Europea de Fútbol (UEFA) pidió a Rusia que simplificara el proceso de obtención del visado.

El alcalde de Moscú, Yuri Luzhkov, anunció que los espectadores que tuvieran entrada no necesitarían visado. Pero esa buena noticia fue desmentida inmediatamente por el ministerio ruso de Relaciones Exteriores, provocando una confusión nada apreciada por los británicos.

Por primera vez, disputarán la final de la máxima competición de clubes de fútbol dos equipos ingleses: el Manchester United, que se clasificó al derrotar el martes por la noche al FC Barcelona, y el Chelsea, que venció al Liverpool.

Antes incluso de las semifinales y de que se garantizara la final 100% inglesa, el Foreign Office recomendó a quienes no hubieran reservado una habitación de hotel que no viajaran por la sencilla razón de que "no hay más".

Una estancia de dos días en Moscú para quienes la hayan reservado con suficiente antelación ronda los 2.500 euros, entre billete de avión, visado y los caros hoteles moscovitas, según la prensa. Para los demás, el precio será simplemente astronómico.

Se asignaron a cada club unas 23.000 entradas. Oficialmente ya no queda ninguna aunque el mercado negro prosperará sin duda rápidamente, por cuenta y riesgo de los hinchas. En algunos sitios rusos, el precio alcanza ya los 7.500 euros y en Gran Bretaña los 2.500.

Los problemas de seguridad podrían aumentar por tratarse de una final totalmente inglesa, sobre todo si es el Liverpool quien se mide al Manchester. Los hinchas de las dos ciudades distantes 50 km se tienen un odio incondicional y, para colmo, tomarán los mismos vuelos desde el aeropuerto de Manchester.

El portavoz de la UEFA, William Gaillard, piensa que no habrá graves problemas de seguridad porque "la policía rusa ha contado en gran medida con la ayuda de la policía inglesa".

Pero ese optimismo no impedirá que en las próximas semanas se reclame en vano el traslado de la final a otro lugar ni las fuertes críticas que suenan ya contra la UEFA y su presidente, Michel Platini, muy impopular en la prensa británica.

 
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|17:38
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|17:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes