Ahora escrachan a vigiladores que se duermen en el trabajo
El grupo “Justicieros anónimos” denunció primero a clientes de la zona roja de Palermo. Ahora, mostró a trabajadores que se duermen. La opinión de un experto.

Los escraches en internet no sólo apuntaron a los clientes de una zona roja de Buenos Aires, sino que ahora le tocó el turno a los vigiladores que se duermen en su trabajo.
 
Según un cable de la agencia NA, el grupo que se autodenomina “justicieros anónimos”, ahora emprendió contra los agentes de seguridad que se quedan dormidos en su trabajo.
 
La semana pasa, este mismo grupo  escrachó a clientes de travestis en la denominada zona roja de Palermo, al subir una foto del automóvil con el número de patente correspondiente.

 

La semana pasa, este mismo grupo  escrachó a clientes de travestis en la denominada zona roja de Palermo, al subir una foto del automóvil con el número de patente correspondiente.
 


La web serenos (serenos.tumblr.com) es el espacio donde ahora se denuncia a los vigiladores que se duermen en el trabajo. Un texto explica: "Serenos - Serenos no es una mera redundancia. Serenos son aquellos personajes nocturnos que cada vez que la noche cae, velan por la seguridad del edificio. Lo curioso es que lo hacen, casualmente, con una impresionante serenidad".

El grupo tomó como nuev blanco a los vigiladores privados.

La frase se acompaña con fotos de guardias, que en muchos casos están con el uniforme, durmiendo mientras cumplen con un servicio.
 
El diario Popular fue el primero que publicó la información sobre este grupo, que escracha a distintas personas, a través de la web.
 
Un delito

La agencia NA consultó al experto en seguridad informática, Daniel Monastersky, director de la organización Identidad Robada, quien comentó que "todo esto demuestra el poder gigantesco que tienen las personas
que se escudan en el anonimato para cometer todo tipo de hechos ilegales, buscando una presunta justicia, cuando en rigor están cometiendo delitos ya tipificados por la legislación actual".

 

Todo esto demuestra el poder gigantesco que tienen las personas
que se escudan en el anonimato para cometer todo tipo de hechos ilegales, buscando una presunta justicia, cuando en rigor están cometiendo delitos ya tipificados por la legislación actual".


"Esto no es un fenómeno argentino, sino planetario. Lo que debe tenerse en cuenta es que vivimos en un mundo que también es digital. Es decir, mucho de lo que ocurre pasa por ahí. Y surgen estas iniciativas de justicieros, que aseguran tener fundamentos para concretar sus 'escraches' o venganzas", precisó el letrado a NA.

Monastersky se refirió al caso específico de los escarches de vigiladores. “Se puede plantear que hay personas que pueden perder sus empleos, ya que a priori las empresas que los contratan tendrían argumentos para echarlos”, dijo el hombre, aunque recalcó que las fotos no son aceptadas en estos casos.

El abogado comentó que "en el mundo se discute acerca de terminar con el anonimato en la web, pero es muy difícil su aplicación completa".
"La realidad es que todos podemos ser víctimas de una invasión a nuestra privacidad", concluyó el experto a NA.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó5/10
Opiniones (0)
28 de Julio de 2014|15:26
1
ERROR
28 de Julio de 2014|15:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"