Brasil, tranquilo ante la crisis venezolana

Diplomáticos dijeron que aguardan con "cautela" el desenlace de la situación, y opinaron que la Constitución venezolana da margen a diferentes interpretaciones.

El gobierno brasileño informó hoy que no ve motivos de preocupación por la no comparecencia por problemas de salud del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, a la toma de posesión de un nuevo mandato, que estaba prevista para este jueves.

"No vemos elementos de inestabilidad ni para preocupación. Es una situación excepcional porque hay un jefe de Estado reelecto que se encuentra enfermo y requiere cuidados, pero que debe ser definida por los venezolanos", dijo el vocero de la Cancillería brasileña, embajador Tovar Nunes, en declaraciones que divulga hoy la estatal agencia de noticias ABR.

Anta la imposibilidad de que Chávez asuma oficialmente su nuevo mandato el jueves 10 de enero, fecha establecida por la Constitución, gobierno y oposición divergen sobre la legitimidad de que se prorrogue la toma de posesión, hasta que el mandatario esté en condiciones de hacerlo, tal como defiende el oficialismo.

Para la oposición, ante la imposibilidad de que el presidente electo asuma en la fecha indicada, se debe nombrar temporalmente al presidente del Parlamento como jefe de Estado.

Nunez agregó que el gobierno brasileño aguarda los acontecimientos "día a día", ya que existe la expectativa de que mejore la salud de Chávez, quien se encuentra en estado delicado en La Habana debido a una insuficiencia respiratoria que sufrió tras ser intervenido por un cáncer en la región pélvica.

"No queremos anticipar dificultades que no existen", dijo el embajador, quien aseguró además que la posición del gobierno de Venezuela no está siendo cuestionada por parte de los bloques regionales que integran Brasil y Venezuela, la Unasur y el Mercosur, los cuales no dudan sobre la "plena vigencia democrática" en el país caribeño.

La posición expresada por Nunes no parece ser unánime en el seno del Palacio Itamaraty, sede de la cancillería, según diplomáticos citados hoy por el diario "Folha de Sao Paulo".

Los diplomáticos consultados dijeron al rotativo que aguardan con "cautela" el desenlace de la situación, y opinaron que la Constitución venezolana da margen a diferentes interpretaciones sobre el período máximo en que puede mantenerse apartado el mandatario, antes de que se deba convocar a nuevas elecciones.

En ese sentido divergen en parte con la opinión del Asesor Especial para Asuntos Internacionales de la Presidencia, Marco Aurélio Garcia, quien dijo que la Carta Magna venezolana da un plazo de hasta 180 días para que el presidente electo asuma oficialmente sus funciones.

Garcia dijo además que el gobierno brasileño apoya la posición del oficialismo venezolano respecto a la legitimidad de postergar la toma de posesión, ya que, en este caso, no se altera la "continuidad" del mandato.

"No es el caso de que un nuevo presidente fue electo, y por tanto, (con una prórroga) se extendería el mandato del anterior. Es el mismo presidente que se está sucediendo a sí mismo", dijo García, quien estuvo recientemente en Cuba para interesarse por la salud de Chávez.

Según "Folha", en cambio, "entre bastidores" del gobierno brasileño "hay mucha preocupación con la salud de Chávez", ante las consecuencias políticas que podría generar la postergación de su investidura.

Opiniones (0)
18 de diciembre de 2017 | 18:34
1
ERROR
18 de diciembre de 2017 | 18:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes